¡Niños y niñas, el circo ha llegado a la Universidad!

Taller Circus en la Facultad de Ciencias de la Educación | MADERO CUBERO
La Escuela Universitaria de Circo 'Circuni' muestra a los maestros el potencial de las técnicas circenses aplicadas en la enseñanza

El circo ha llegado a la Universidad como una experiencia educativa más. Desde hace dos semanas, la Facultad de Ciencias de la Educación de Córdoba desarrolla los talleres Circuni. Las clases de esta Escuela Universitaria de Circo la imparten profesionales que instruyen a los alumnos en las distintas disciplinas circenses: desde el diávolo a los malabares. La finalidad es que los maestros aprendan las técnicas para integrarlas, luego, en el aula con sus propios estudiantes. Circuni es un proyecto pionero en España que supone, además, otro paso para que la Universidad no sea solo un espacio donde se asuman contenidos y se adquieran competencias, sino un ambiente donde se aprenda a ilusionar y motivar a los más pequeños.

“Se trata de incorporar el circo al aprendizaje y la enseñanza en la Universidad”, señala Pepe Ciclo, profesor en este taller y muy conocido en Córdoba por sus espectáculos. “Esto es algo muy novedoso en el Estado español. Y es muy positivo por la cantidad de cosas que le puedes aportar al alumnado que viene”, subraya. El potencial de ese aprovechamiento es tanto académico como personal para el alumnado de Circuni. “Estos conocimientos, utilizados en la educación y en la enseñanza, ofrecen un montón de beneficios tanto motrices como sociales, pues la relación entre los partipantes es muy interesante a nivel cognitivo porque te abre mucho la mente”, termina Pepe Ciclo

El objetivo es que los alumnos, a nivel personal, estén disfrutando de una actividad a la que es muy difícil acceder fuera del ámbito profesional o circense. Mientras, de forma natural y sencilla, a través del juego, aprenden casi sin darse cuenta. “La idea es ir asimilando las diferentes técnicas de circo para su aplicación y posterior adaptación al aula, cada uno en la rama en la que vaya a trabajar; ya sea en la rama de sociales o en educación física”, explica Güilly, otro de los docentes de Circuni.

Estas técnicas de circo pueden servir de herramientas educativas muy potentes para los alumnos de Infantil y Primaria. “Los beneficios son muchísimos porque se trabaja la lateralidad, la coordinación oculomanual y oculopédica, la psicomotricidad en general. También se trabaja en grupo con juegos colaborativos desde un punto de vista que impida la generación de intolerancias en clase”, subraya Güilly.

Circuni demuestra que todo el mundo puede acercarse al circo. Y que el circo sirve para educar a todo el mundo. “No buscamos el virtuosismo, sino la aplicación en el aula y que la gente que viene a este taller se vaya a casa con el conocimiento suficiente para que puedan aprender el mecanismo circense, desglosarlo y enseñarlo en clase”, termina Güilly.

Etiquetas
stats