MARATÓN DE BULOS

¿Cuánta ciencia hay en este bulo contra el cambio climático?

Científicos de la Universidad de Córdoba han desmentido diferentes bulos sobre el cambio climático

Si usted ha oído, pongamos en el bar, en Twitter o en un parlamento autonómico cualquiera, que el cambio climático ha existido siempre, es posible que, aunque le moleste, haya algo de ciencia en ese bulo. ¿La tecnología nos salvará del cambio climático? ¿China tiene la culpa? ¿Los animales y las plantas se adaptan fácilmente a la subida de las temperaturas o la escasez de lluvias?

Coaching, tarot, grafeno y xenofobia: así se mueve el negacionismo antivacunas en Córdoba

Coaching, tarot, grafeno y xenofobia: así se mueve el negacionismo antivacunas en Córdoba

Bueno, si algo tiene el método científico son grises. La ciencia siempre está dispuesta a equivocarse, rectificar y mejorar su diagnóstico. Los bulos, por el contrario, están hechos para convertirse en dogmas, por muy absurdos y simplones que sean. En esta dialéctica, lo inteligente siempre llegará más tarde, con lo que la carrera tiene que regirse por otras reglas distintas.

Por eso mismo, la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación (UCCI) de la Universidad de Córdoba (UCO) ha organizado un maratón de bulos contra el cambio climático dentro de la Semana de la Ciencia. La presentadora del acto, Elena Lázaro, presidenta de la Asociación Española de Comunicación Científica (AEC2), ha tenido a bien presentar el acto como el “primer evento pancartista”. En la práctica, se trataba de despejar algunas dudas sobre una cuestión tan importante y universal como el caos climático.

“Uno de los objetivos de la unidad en todos sus eventos de divulgación es fomentar el pensamiento crítico, así que vamos a contar verdades y mentiras, y a ver qué consensuamos entre todos”, explicaba Lázaro minutos antes de empezar el acto. “En cualquier mentira hay un riesgo para las democracias. La desinformación es un riesgo para la democracia, no sólo en torno al cambio climático, y venimos de vivir una crisis como la del Covid, en la que la desinformación ha circulado peligrosamente por las redes sociales, por las virtuales y también por las reales, porque las mentiras fluyen por muchos canales”, recordaba.

La presidenta de la AEC2, de hecho, defiende que hay que estar tan preparado para enfrentarse a la información, como para abordar la desinformación, y advertía de que “el sentido crítico no es dudar de todo porque sí, es saber analizar, encontrar argumentos y fuentes fiables”. Así que eso mismo han tratado de hacer, jugando y divirtiéndose.

Tres equipos y mucha trola

Para tratar de discernir cuánto hay de verdad y cuánto de mentira en los bulos que han pescado en diversos canales, la Universidad de Córdoba ha retado a tres de sus equipos de investigación. Concretamente, los grupos de Ecología Terrestre, de Dinámica Fluvial e Hidrología y de Evaluación y Restauración de Sistemas Agrícolas y Forestales.

Liderados por Cristina Crespo, Cristina Acosta y Eva Contreras, los tres equipos han competido por confirmar o desmentir la información que circula en torno al tema en el evento, que se ha organizado bajo el irónico nombre “Por el mar las liebres; por el monte las sardinas”, y que se ha celebrado en el Restaurante El Astronauta con un lleno absoluto. Entre el público, además, algún que otro experto en la materia, algún filósofo, profesor y exparlamentario muy vinculado a la divulgación del cambio climático.

La casualidad ha querido, probablemente sin que nadie en el evento fuera consciente, que esta competición de bulos ha coincidido en el mismo día con una concentración antivacunas en la Ciudad de la Justicia de Córdoba, cuyos organizadores podrían perfectamente competir en una maratón de bulos anticientíficos, aunque sin ningún tipo de fines divulgativos.

Etiquetas
stats