Expertos sientan las bases para una nueva estrategia de control y lucha contra la Xylella fastidiosa

Córdoba ha acogido este martes la presentación de los resultados finales del proyecto de investigación Desarrollo de estrategias de erradicación, contención y control de Xylella fastidiosa en España, con el que se sientan las bases para una nueva estrategia integral de control y lucha contra esta amenaza.

La presentación ha contado con la colaboración de la Fundación Caja Rural del Sur y el ceiA3. Se trata de un proyecto de investigación que el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) impulsó y que cristalizó en agosto de 2018 en un contrato de investigación y desarrollo que ha permitido apoyar el trabajo en seis líneas, que tratan de dar una respuesta integral a este problema sanitario, y que se reforzó con el apoyo económico de la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva.

Dicha organización apoyó el trabajo mediante la puesta en marcha de un proyecto paralelo íntegramente enfocado en el olivar, que permitió complementar los fondos destinados por la Agencia Estatal de Investigación (a través del INIA) a esta iniciativa. La interprofesional además canalizó la comunicación entre los investigadores y el sector olivarero/oleícola.

Cuatro años más tarde, las 14 instituciones españolas y tres extranjeras que han desarrollado su labor en seis bloques de trabajo distintos han realizado un primer balance de lo logros alcanzados en un proyecto que, para el sector es estratégico.

Tal y como ha explicado el responsable de I+D+i de la organización, Rafael Sánchez de Puerta, ya se ha visto “lo que una amenaza sanitaria como esta puede llegar a hacer a nuestro olivar”, suponiendo un “gravísimo problema para comarcas enteras”. En este contexto, “como sector no podíamos quedarnos cruzados de brazos” Afortunadamente, nuestro país cuenta con grupos de investigación de primer nivel mundial. Una vez más, hemos demostrado que es posible la colaboración público-privada para dar soluciones a problemas muy concretos del olivar“.

Así, ha subrayado que, aunque la bacteria tan solo se ha detectado en las Islas Baleares, y en zonas muy concretas de Alicante, Madrid y Almería, “no podemos bajar la guardia”, resaltando que “los avances que hoy nos están presentando nos ofrecen estrategias y herramientas que los olivareros y las administraciones podremos implementar en el futuro para tratar de minimizar el riesgo”.

La gerente de la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva Español, Teresa Pérez, ha explicado que este proyecto nació para ponerse al servicio del olivar español después de ver “lo que había ocurrido en países vecinos”, dado que la “preocupación era alta” y “queríamos conocer más sobre la bacteria, los vectores y cómo manejar” la situación si surgiera la enfermedad en el territorio español.

Por su parte, Marisa Tello, del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria de España, se ha mostrado “muy satisfecha” con los resultados del proyecto, pues “los avances han sido espectaculares”, recalcando que se comenzó con un conocimiento “prácticamente nulo de la situación en España”, hasta ahora “se ha avanzado muchísimo”.

La responsable científica del proyecto, Blanca Landa, ha detallado que la investigación se divide de seis paquetes de trabajo. Así, el primero de ellos pone de relieve la necesidad de desarrollar 'análisis de riesgos regionalizados y guías para optimizar los programas de erradicación de Xylella fastidiosa y control de sus vectores potenciales en olivo en España', línea coordinada por el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), que se ha centrado en desarrollar nuevas estrategias de vigilancia y muestreo que permitan detectar la bacteria con igual eficacia que hasta ahora, pero reduciendo la cantidad de recursos necesarios para lograrlo.

HUÉSPEDES DE LA XYLELLA

Igualmente importante es el diagnóstico, estructura genética y gama de huéspedes de las poblaciones de Xylella fastidiosa presentes en los focos epidémicos de España en zonas con cultivo preferente de olivar, una línea coordinada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que ha tratado de detectar la enfermedad de forma “rápida, sensible y precisa”, desarrollando un procedimiento de diagnóstico de alta resolución basado en secuenciación masiva que permite caracterizar la cepa concreta que está infectando las muestras vegetales y de insectos.

También se ha abordado la patogenicidad de aislados tipo de Xylella fastidiosa presentes en España sobre las principales variedades de olivo españolas, estudio coordinado por la Universidad de Girona en el que ha podido constatar la peligrosidad de la bacteria para el olivar. Para desarrollar estos trabajos se han elaborado planes de bioseguridad y biocontención en las instalaciones de las instituciones participantes y se han llevado a cabo nuevos métodos para de inoculación y cuantificación de esta bacteria.

Por su parte, la caracterización del proceso de infección y la respuesta genotipo/fenotipo de las principales variedades de olivo y acebuche presentado respuesta diferencial a Xylella fastidiosa en infecciones naturales de campo ha sido coordinada por el Instituto de Investigaciones Agroambientales y de Economía del Agua de las Islas Baleares (Inegea). Se ha desarrollado un método, mediante la utilización de sensores ópticos, que permite la detección de esta bacteria antes del desarrollo de síntomas, determinándose que temperaturas entre 36-40ºC resultan letales para la bacteria.

VECTORES POTENCIALES

Por otra parte, se ha tratado la biología y ecología de vectores potenciales de Xylella fastidiosa y su papel en la epidemiología y el control de la enfermedad en olivo. En este contexto, se han identificado seis especies de insectos vectores potenciales de Xylella fastidiosa. También se ha comprobado que esos vectores prefieren como plantas hospedadoras a las leguminosas frente a las gramíneas y leñosas como el olivo, almendro o cítricos.

Por último, se han abordado las bases científicas para las acciones de transferencia y comunicación sobre las enfermedades causadas por Xylella fastidiosa en olivo. El Instituto de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica de la Junta de Andalucía (Ifapa), asume la responsabilidad de coordinar y vehicular toda la información del proyecto con otros grupos de investigación internacionales, así como con el sector de los aceites de oliva y otros sectores agrícolas.

Se han publicado 14 trabajos científicos que ya han tenido una repercusión “muy significativa” entre los investigadores que trabajan en el control de Xylella fastidiosa a nivel mundial. También se han enviado más de 40 comunicaciones a congresos de distinta índole y diversas publicaciones de difusión en revistas técnicas.

Córdoba ha acogido este martes la presentación de los resultados finales del proyecto de investigación Desarrollo de estrategias de erradicación, contención y control de Xylella fastidiosa en España, con el que se sientan las bases para una nueva estrategia integral de control y lucha contra esta amenaza.

La presentación ha contado con la colaboración de la Fundación Caja Rural del Sur y el ceiA3. Se trata de un proyecto de investigación que el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) impulsó y que cristalizó en agosto de 2018 en un contrato de investigación y desarrollo que ha permitido apoyar el trabajo en seis líneas, que tratan de dar una respuesta integral a este problema sanitario, y que se reforzó con el apoyo económico de la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva.

Dicha organización apoyó el trabajo mediante la puesta en marcha de un proyecto paralelo íntegramente enfocado en el olivar, que permitió complementar los fondos destinados por la Agencia Estatal de Investigación (a través del INIA) a esta iniciativa. La interprofesional además canalizó la comunicación entre los investigadores y el sector olivarero/oleícola.

Cuatro años más tarde, las 14 instituciones españolas y tres extranjeras que han desarrollado su labor en seis bloques de trabajo distintos han realizado un primer balance de lo logros alcanzados en un proyecto que, para el sector es estratégico.

Tal y como ha explicado el responsable de I+D+i de la organización, Rafael Sánchez de Puerta, ya se ha visto “lo que una amenaza sanitaria como esta puede llegar a hacer a nuestro olivar”, suponiendo un “gravísimo problema para comarcas enteras”. En este contexto, “como sector no podíamos quedarnos cruzados de brazos” Afortunadamente, nuestro país cuenta con grupos de investigación de primer nivel mundial. Una vez más, hemos demostrado que es posible la colaboración público-privada para dar soluciones a problemas muy concretos del olivar“.

Así, ha subrayado que, aunque la bacteria tan solo se ha detectado en las Islas Baleares, y en zonas muy concretas de Alicante, Madrid y Almería, “no podemos bajar la guardia”, resaltando que “los avances que hoy nos están presentando nos ofrecen estrategias y herramientas que los olivareros y las administraciones podremos implementar en el futuro para tratar de minimizar el riesgo”.

La gerente de la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva Español, Teresa Pérez, ha explicado que este proyecto nació para ponerse al servicio del olivar español después de ver “lo que había ocurrido en países vecinos”, dado que la “preocupación era alta” y “queríamos conocer más sobre la bacteria, los vectores y cómo manejar” la situación si surgiera la enfermedad en el territorio español.

Por su parte, Marisa Tello, del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria de España, se ha mostrado “muy satisfecha” con los resultados del proyecto, pues “los avances han sido espectaculares”, recalcando que se comenzó con un conocimiento “prácticamente nulo de la situación en España”, hasta ahora “se ha avanzado muchísimo”.

La responsable científica del proyecto, Blanca Landa, ha detallado que la investigación se divide de seis paquetes de trabajo. Así, el primero de ellos pone de relieve la necesidad de desarrollar 'análisis de riesgos regionalizados y guías para optimizar los programas de erradicación de Xylella fastidiosa y control de sus vectores potenciales en olivo en España', línea coordinada por el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), que se ha centrado en desarrollar nuevas estrategias de vigilancia y muestreo que permitan detectar la bacteria con igual eficacia que hasta ahora, pero reduciendo la cantidad de recursos necesarios para lograrlo.

HUÉSPEDES DE LA XYLELLA

Igualmente importante es el diagnóstico, estructura genética y gama de huéspedes de las poblaciones de Xylella fastidiosa presentes en los focos epidémicos de España en zonas con cultivo preferente de olivar, una línea coordinada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que ha tratado de detectar la enfermedad de forma “rápida, sensible y precisa”, desarrollando un procedimiento de diagnóstico de alta resolución basado en secuenciación masiva que permite caracterizar la cepa concreta que está infectando las muestras vegetales y de insectos.

También se ha abordado la patogenicidad de aislados tipo de Xylella fastidiosa presentes en España sobre las principales variedades de olivo españolas, estudio coordinado por la Universidad de Girona en el que ha podido constatar la peligrosidad de la bacteria para el olivar. Para desarrollar estos trabajos se han elaborado planes de bioseguridad y biocontención en las instalaciones de las instituciones participantes y se han llevado a cabo nuevos métodos para de inoculación y cuantificación de esta bacteria.

Por su parte, la caracterización del proceso de infección y la respuesta genotipo/fenotipo de las principales variedades de olivo y acebuche presentado respuesta diferencial a Xylella fastidiosa en infecciones naturales de campo ha sido coordinada por el Instituto de Investigaciones Agroambientales y de Economía del Agua de las Islas Baleares (Inegea). Se ha desarrollado un método, mediante la utilización de sensores ópticos, que permite la detección de esta bacteria antes del desarrollo de síntomas, determinándose que temperaturas entre 36-40ºC resultan letales para la bacteria.

VECTORES POTENCIALES

Por otra parte, se ha tratado la biología y ecología de vectores potenciales de Xylella fastidiosa y su papel en la epidemiología y el control de la enfermedad en olivo. En este contexto, se han identificado seis especies de insectos vectores potenciales de Xylella fastidiosa. También se ha comprobado que esos vectores prefieren como plantas hospedadoras a las leguminosas frente a las gramíneas y leñosas como el olivo, almendro o cítricos.

Por último, se han abordado las bases científicas para las acciones de transferencia y comunicación sobre las enfermedades causadas por Xylella fastidiosa en olivo. El Instituto de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica de la Junta de Andalucía (Ifapa), asume la responsabilidad de coordinar y vehicular toda la información del proyecto con otros grupos de investigación internacionales, así como con el sector de los aceites de oliva y otros sectores agrícolas.

Se han publicado 14 trabajos científicos que ya han tenido una repercusión “muy significativa” entre los investigadores que trabajan en el control de Xylella fastidiosa a nivel mundial. También se han enviado más de 40 comunicaciones a congresos de distinta índole y diversas publicaciones de difusión en revistas técnicas.

Córdoba ha acogido este martes la presentación de los resultados finales del proyecto de investigación Desarrollo de estrategias de erradicación, contención y control de Xylella fastidiosa en España, con el que se sientan las bases para una nueva estrategia integral de control y lucha contra esta amenaza.

La presentación ha contado con la colaboración de la Fundación Caja Rural del Sur y el ceiA3. Se trata de un proyecto de investigación que el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) impulsó y que cristalizó en agosto de 2018 en un contrato de investigación y desarrollo que ha permitido apoyar el trabajo en seis líneas, que tratan de dar una respuesta integral a este problema sanitario, y que se reforzó con el apoyo económico de la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva.