De patios entre Santiago y San Pedro (VI): Alfonso XII, 29

Casa-patio de Alfonso XII, 29, en la ruta Santiago-San Pedro | ÁLEX GALLEGOS

Sonriente espera tras el zaguán. Actúa como el resto de propietarios y propietarias, al igual que cada cuidadora o cuidador. Permanece tranquilo entre las flores y saluda a quienes acceden al lugar que tanto para él como para su familia es un paraíso lejano del mundanal ruido. Es Jacinto Muñoz, propietario junto con su mujer, Iluminada Zafra, de la casa que en Alfonso XII abre sus puertas cada Mayo Festivo -guía-. Son dueños los dos del número 29 de la calle que conduce directamente, desde Puerta Nueva, a la Basílica Menor de San Pedro. La vivienda es, por tanto, parte de la ruta Santiago-San Pedro del Festival de Patios, en el que interviene el matrimonio que la mora desde más de un lustro atrás.

Situada en uno de los puntos de acceso al amplio casco histórico de Córdoba, la casa tiene su origen en el siglo XVI. Al comienzo, el edificio albergó un hospital y alcanzó hasta la próxima plaza de San Bartolomé. Ya en la centuria pasada, la del XX, pasó a ser hogar de un zapatero que en la planta baja mantuvo abierta su tienda artesanal. Fue muchos años después cuando Jacinto Muñoz e Iluminada Zafra adquirieron el que hoy por hoy es su hogar, cercano también a la parroquia de María Magdalena. Para ambos, lo más importante del patio, que está presente en el Festival en la modalidad de Arquitectura Antigua, es que es familiar. Porque no es una vivienda vecinal ésta que puede ser visitada por quien lo desee desde 2013. “Enseñar nuestro patio es lo que más nos satisface”, indica Muñoz acerca del certamen.

PREGUNTA. ¿Qué significa el patio para usted?

RESPUESTA. Para nosotros (por la familia), es una alegría inmensa. Enseñar nuestro patio es lo que más nos satisface, sin ánimo de lucro de ningún tipo.

P. ¿Por qué decide participar en el Festival?

R. Porque las amigas de mi mujer insistieron. Yo no era muy partidario de abrir el patio, pero sus amigas decían: “Que sí, venga, Jacinto”. Y yo respondía que no soy muy partidario de las aglomeraciones, de abrir el patio. Así que dijimos: vamos a probar un año. Y ya vamos por siete…

P. ¿Qué opinión le merece el Festival de Patios hoy por hoy?

R. Para mí está bien, genial. Es extraordinario. Aunque sea no sea con ánimo de lucro, que siga. Es muy bonito, es una tradición. Por mí, encantado.

P. ¿Qué considera necesario mejorar?

R. Lo suyo sería que las autoridades o el Ayuntamiento se volcase un poco más con nosotros. Que nos ayuden. Aunque tenemos nuestra paga y accésit, un poco más no nos vendría mal.

P. ¿Qué futuro cree que aguarda al Festival de Patios?

R. Yo le auguro un futuro largo y próspero. Estoy muy confiado en el Festival aunque yo no participe, porque no me acaban de encajar las aglomeraciones. Cuando la casa se llena, no me encaja, pero yo le auguro un futuro próspero.

P. ¿Cuál es su recomendación para disfrutar de los patios?

R. Que vengan con tranquilidad (los visitantes), que vengan sin prisa. Esto es para disfrutar rincón por rincón, despacito, viendo… porque cada uno tiene su encanto y sus cositas. Y si tienen dudas, que pregunten. Que se les puede responder, bien, si no, pues nada. Pero, sobre todo, que vengan con tranquilidad, que no tengan prisa. Que no hagan lo de “voy a ver uno, ahora voy corriendo a ver otro”, que vengan sin prisa, que el resto van a verlos tranquilamente.

Etiquetas
stats