Xisco, de nuevo tras la línea enemiga

Xisco, con el Osasuna en El Arcángel la pasada campaña | MADERO CUBERO

Su nombre está ligado a recuerdos imborrables. Porque es uno de los protagonistas de algunos de los momentos más brillantes de la historia reciente del club. Sin ir más lejos, es partícipe del histórico retorno a Primera, después de más de cuatro décadas, de la entidad califal. Éste último es motivo de sobra para permanecer en la memoria colectiva de la afición. No en vano, la imagen de Xisco en el estadio Gran Canaria, ese inolvidable 22 de junio de 2014, es una de las grabadas a fuego entre los más jóvenes y también entre los veteranos seguidores del Córdoba. Un equipo éste del que saliera en verano de 2016 después de, precisamente, cerrar la que probablemente fuera su temporada más completa como blanquiverde. Ahora, igual que la pasada campaña, es integrante de un Osasuna que en apenas dos días pretende borrar la sonrisa a los de José Ramón Sandoval. Y ahí desea estar el balear.

“Estoy recuperado al 100% y preparado para todo lo que viene”, aseguró el delantero el miércoles. Lo hizo en declaraciones a Radio Marca Córdoba, donde dejó claro su deseo de regresar a un once del que salió debido a unas molestias físicas que superó. Eso sí, no le agobia el hecho de vivir los últimos partidos fuera de la alineaciones de Jagoba Arrasate. “Tampoco es algo que me preocupe o me obsesione, vengo de un proceso de dos semanas de parón por lesión”, comentó el ariete, que por segunda temporada consecutiva va a estar tras la línea enemiga ante el Córdoba. Xisco guarda buen recuerdo de su paso por El Arcángel, si bien para el sábado (16:00) piensa tan sólo en lograr la victoria. Sobre todo porque su Osasuna tuvo un comienzo discreto que trata de olvidar.

Sea como fuere, el balear no ocultó que jamás pierde la pista al que fuera su equipo. “Lo sigo bastante, la verdad. Están teniendo un inicio complicado, con muchas cosas extradeportivos, con mucho ruido, y eso no ayuda mucho a la situación del equipo”, afirmó el exblanquiverde. Con todo, consideró que la realidad actual del Córdoba no es ni mucho menos anticipo del final de curso. “Pienso que es engañoso. Queda mucho por delante y esto no es cómo empieza, sino cómo acaba. No va a ser un partido fácil, ni mucho menos, porque el Córdoba tiene armas para hacerle daño a cualquiera”, apuntó en este sentido el punta. Además, entendió que el cuadro califal va a llegar a Pamplona “con esa moral que le dio el otro día ganar 1-0”.

Pese a todo, el delantero sólo piensa en ganar. Y si juega, en ver puerta. Pero no de forma especial porque el rival en este caso fuera su equipo antes. “Tengo ganas de marcar todos los partidos”, comentó. De goles sabe Xisco Jiménez (Santa Ponça, Mallorca, 1986) y lo demostró en el Córdoba. El atacante recaló en el cuadro califal en el mercado invernal de 2013 procedente del Newcastle y anotó ocho dianas en 14 partidos. Fue una explosión ofensiva por su parte, ya que no destacó antes en esta faceta. Terminada la temporada 2012-13 firmó definitivamente por los blanquiverdes, con los que celebró el ascenso a Primera la siguiente campaña en la que hizo otros diez tantos en Liga. El paso por la élite no fue beneficioso para él, que en enero de 2015 puso rumbo a su isla natal para militar, en calidad de cedido, en el Mallorca.

El descenso a Segunda A del Córdoba le abrió la puerta para reivindicar su peso en el vestuario. Junto con Florin y Fidel completó un tridente ofensivo memorable. No sólo marcó cuanto pudo, y fueron ocho goles en Liga y otros tres en play off, sino que ejerció de perfecto enganche y acompañante para el rumano. E incluso actuó en labor creativa. El conjunto blanquiverde no consiguió el retorno a Primera y su contrato acabó, lo que le llevó a emprender una aventura internacional tras la cual fichó por el Osasuna. Ocurrió el verano de 2017, antes de la pasada campaña, en la que marcó en su vuelta a El Arcángel para dar los tres puntos a la escuadra rojilla. El sábado espera su oportunidad después de superar su lesión, y con el deseo de batir a Carlos Abad. A partir de entonces quizá apoye en la intimidad al que fuera su equipo y que en unos días es su rival.

Etiquetas
stats