Un viejo conocido para abrir, al fin, el curso

Zequi, ante el Burela la pasada campaña en Vista Alegre | MADERO CUBERO

Quizá estén todos con los dedos cruzados. Ya es hora de entrar en juego. El vestuario está deseoso de hacerlo desde luego. Sobre todo después de que, con la dosis extra de ilusión por alcanzar su primera Copa de Andalucía, tuviera que aceptar el atraso de su primer partido oficial de la temporada 2020-21. La suspensión temporal de su duelo con el Real Betis por la aparición de dos contagios de Covid-19 en la plantilla del rival pertenece ya, no obstante, al pasado -reciente pero pasado-. Ahora sí que sí le llega el momento de volver a competir en Primera de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) y éste se va a producir en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre. Como invitado, aunque no viene con ánimo de serlo sino de presentarse como un duro adversario, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad tiene a un viejo conocido. Tanto es así que hay ya una historia común con el Burela, al que se enfrentara las tres últimas campañas y ante el que desea repetir el resultado de la más próxima en el tiempo, la anterior.

Dadas las circunstancias resulta difícil encontrar conjuntos con los que comparta una mínima serie de antecedentes. Primero porque apenas cuenta con poco más de siete años de vida. Segundo, por ser ésta tan sólo su segunda experiencia en la elite. Pero se da el hecho de que sí existe algún que otro rival del que ya sabe bien. En este caso porque coincidió con él en sus dos temporadas en Segunda. Se trata, en efecto, del Burela, que ya no tiene el Pescados Rubén por delante. El cuadro gallego visitó hasta en tres ocasiones, antes de hacerlo nuevamente el sábado (19:00), Vista Alegre. Dos de ellas terminaron de mala manera para el Córdoba Patrimonio de la Humanidad y la tercera, que además fue la última, sí dejó un excelente sabor de boca al equipo. Por este motivo, claro está, los blanquiverdes, esta vez a las órdenes de Josan González, esperan mirarse en el espejo de la 2019-20.

El origen de la trayectoria común de los dos clubes arrancó en la campaña 2017-18. Fue entonces cuando el entonces Itea Córdoba CF Futsal se estrenó en Segunda, en lo que ya suponía un hito para la disciplina en la ciudad. Dentro de la tercera jornada de aquel campeonato en la segunda categoría de la LNFS, el Burela causó estragos al conjunto blanquiverde. Los de Miguel Ángel Martínez Maca, entonces técnico local, se encontraban en lógico período de adaptación. Sea como fuere, los lucenses mostraron la complejidad de la división e impusieron un duro castigo a su adversario al ganar por 1-8. La herida la supo cerrar muy bien después el cuadro califal, que incluso aspiró, en su debut en la competición de plata, a disputar un play off para el que sí obtuvo plaza un curso después. En la 2018-19, hubo nuevo choque entre ambos equipos en Vista Alegre y otra vez acabó éste con triunfo visitante. Aunque la diferencia en el tanteador disminuyó notablemente para quedar en un 1-3.

La contienda en aquella ocasión tuvo lugar a tres jornadas del final del campeonato en Segunda, con el Burela como líder incontestable y con el ascenso apalabrado. Por su parte, el todavía Córdoba CF Futsal estaba muy cerca de sellar su billete para la fase de ascenso, que ya se sabe cómo terminó. El histórico salto a Primera del conjunto blanquiverde provocó que la serie de encuentros continuara también en la 2019-20, la anterior campaña. Ya tuvo lugar el cambio de nomenclatura, sin el apoyo del hermano del fútbol pero sí de las instituciones, para llamarse, el club presidido por José García Román, Córdoba Patrimonio de la Humanidad. Curiosamente fue en la considerada mejor liga del mundo donde el cuadro califal obtuvo su primera victoria ante el gallego. Y la consiguió de forma contundente, con un 5-1 que le colocó un poco más lejos de una zona de descenso que nunca pisó y dejó a su adversario más colista si cabe.

Pero no debe entenderse este antecedente como una presunta prueba de que el duelo del sábado en el Palacio Municipal de Deportes es asequible. Sí que es muy relevante al tenerse sobre el papel al Burela como un rival directo en la lucha por la salvación. Lo cierto es que el cuadro gallego sufrió en exceso, de modo un tanto inesperado por sus números la anterior temporada en Segunda y por su potencial, y durante el curso recién iniciado se prevé que lo haga mucho menos. La entidad de la localidad de Lugo, de entrada, se reforzó muy bien para contar con una plantilla más competitiva si cabe. Demostración de ello fue la goleada con que comenzó el campeonato 2020-21, que por si fuera poco la cerró ante uno de los teóricos adversarios a batir. Los burelenses vencieron con claridad y cierta comodidad al Jimbee Cartagena de los cordobeses Solano, Bebé y Andresito. Por 5-2 se impusieron a un conjunto hecho, tras una gran apuesta económica, para estar en la pugna por los títulos.

Etiquetas
stats