¡Otra vez no!

Los cordobesistas, abatidos tras un gol del Lugo | MADERO CUBERO
La candidez defensiva del Córdoba y los tres goles encajados ante el Lugo hacen saltar la alarma | “Tengo recambios”, advirtió un Oltra muy crítico con los suyos

Nadie (o casi) se fue contento de El Arcángel. Los entrenadores calcaron una apreciación: “Duele marcar tres goles y no ganar”. Cada cual, obviamente, con sus matices. Luis César Sampedro acusó directamente al árbitro como culpable del 3-3 final por la señalización de dos penaltis “que no fueron”. Oltra apuntó en otra direccción: su propio equipo. Admitió que tal y como había ido la noche, el punto había que “darlo por bueno”, pero resaltó que en el fenomenal embrollo en que se convirtió el partido tuvo mucho que ver el irregular desempeño defensivo de los suyos. “Si hay que cambiar cosas voy a hacerlo, estoy aquí para tomar decisiones y ya lo hice el año pasado”, dejó dicho en la sala de prensa. Y en ello está. El próximo partido, en El Alcoraz de Huesca, supondrá un nuevo examen para una formación que durante la pretemporada había exhibido un sello de eficacia a la hora de proteger su portería.

Encajar tres goles y, principalmente, el modo en que llegaron, enervó a Oltra y esparció entre el cordobesismo una irritante sensación de dejà vu. En la temporada pasada, el equipo estuvo en la parte alta del ranking de equipos más goleados de la Segunda División. Esa tara la compensó con una extraordinaria producción ofensiva, la mejor de todos los que militaron en la segunda categoría, superior incluso a la de los clubes que terminaron ascendiendo a Primera. Los principales protagonistas de ese poder atacante -Florin, Fidel y Xisco- se marcharon este verano y el club se marcó un nuevo -y necesario- desafío. Había que cerrar el grifo atrás. En la pretemporada enseñó sus progresos en ese sentido y dio una imagen esperanzadora. Marcaba menos pero no recibía. Los problemas de atrás parecían haber encontrado una reparación. El episodio ante el Lugo, sin embargo, hizo que Oltra se lamentara al final por no haber podido “taponar la herida”.

“El primero [de los goles del Lugo] viene por una contra en una acción a balón parado nuestra, sin que tuvieran jugadores arriba y con dos nosotros. El segundo es un rechace con un error en la marca y el tercero en un córner, otra vez a balón parado”, resumió el valenciano. “En pretemporada hemos demostrado una línea de actuación de solidez, de contundencia en la defensa, que tenemos que recuperar. Si no tendré que buscar jugadores que me aporten eso”, advirtió.

En las tres jornadas de Liga, Oltra ha repetido el mismo equipo. Atrás, el polaco Kieszek se ha hecho con la titularidad en detrimento de Razak, que este viernes ni siquiera estuvo en El Arcángel porque tiene compromisos internacionales con su selección. El ex del Estoril ha dejado unos cuantos borrones -el gol encajado en Murcia de córner directo, el primero del Lugo...- pero parece fiable. En los flancos, Antoñito y Domingo Cisma están atornillados. El ex del Albacete aporta buenas subidas al ataque, además. Más dudas despierta el centro de la zaga, donde Deivid y Rodas sufrieron horrores frente al Lugo.

En la segunda unidad están el congoleño Bijimine -puede ser pivote o central-, el también polivalente Caro -lateral o central- y el central Vázquez, fichado del San Fernando de Tercera para el filial de Segunda B y que actuó en varios partidos de la pretemporada con Oltra. ¿Habrá cambio de cromos? Oltra, en cualquier caso, enseñó su perfil más autocrítico: “Es una cuestión mía, de trabajo, son acciones a balón parado. Tenemos que trabajarlas también en el aspecto ofensivo para intentar hacer daño y si no se puede que no te lo hagan a ti. Creo que tenemos que trabajar”, apuntó, no sin antes dejar una advertencia. “Creo en estos jugadores, pero además tengo recambios por si no entran en la dinámica que quiero de contundencia, de agresividad, de tensión”, declaró. El Córdoba necesita recuperar un estilo sostenible para moverse por donde quiere en la clasificación. De momento, no ha perdido en tres jornadas. Aunque sea amarrando puntos en el último suspiro de los partidos.

Etiquetas
stats