Tres podios de Andalucía y dos con sello cordobés

La cordobesa Lourdes Mohedano, con el equipo de rítmica.
Lourdes Mohedano y Felipe Reyes colocan a Córdoba como la provincia andaluza con más metales en los Juegos | La onubense Carolina Marín, oro en badminton, completa la cosecha

Acabaron. Los Juegos Olímpicos de 2016 echaron su cierre en la madrugada de este lunes (en horario peninsular español) y empiezan a formar parte del pasado. Atrás quedan ya las dos semanas y media de pasión gracias al deporte. Y de emoción, que sintió especialmente Andalucía. La comunidad autónoma volvió a disfrutar del sabor de las medallas olímpicas de la mano de tres de sus mayores referentes e importantes deportistas. Aunque pudieron saber a poco, tres preseas tuvieron sello andaluz. Un registro en el que destacó sobremanera Córdoba, que lamentó en el inicio y vibró en el final. En el adiós a Río, Lourdes Mohedano y Felipe Reyes lograron sendos metales y convirtieron a la provincia en la más laureada de la región.

Tanto Lourdes como Felipe mostraron su talento en Brasil, donde la provincia obtuvo las mayores glorias de Andalucía. Ocurrió en el último día, cuando la opción de sumar medallas pasaba únicamente por ellos. No fallaron. La comunidad aportó casi una treintena de atletas a estos Juegos, con Sevilla y Málaga con las más numerosas delegaciones. La representación cordobesa fue de cuatro más dos (con Rafa Lozano como seleccionador de boxeo y Edu Aguilar como integrante del cuerpo técnico del combinado de hockey) e incluyó a Azahara Muñoz, malagueña de nacimiento pero de Doña Mencía de adopción. A pesar de no tener la delegación más amplia sí que contó con el mejor recuento de preseas a nivel andaluz.

El camino hacia el podio lo inició Carolina Marín. La jugadora dos veces campeona del mundo de bádminton (en 2014 y 2015) hizo historia en Río y se convirtió, no sin esfuerzo, en la primera jugadora no asiática en lograr el título olímpico en dicha disciplina. También marcó un hito al otorgar a Huelva su primera medalla en unos Juegos. Sin duda, consiguió un triunfo memorable tras una competición que no lo fue menos por su parte. Pero la onubense no fue la única en regalar un éxito inolvidable. En ésas apareció Lourdes Mohedano (Peñarroya, 1995) y junto a sus compañeras de la selección española devolvió a España al podio en gimnasia rítmica por conjuntos 20 años después. El combinado nacional se hizo con el oro en Atlanta 1996, en el que fue el estreno olímpico de la competición por equipos, y desde entonces no volvió a tocar metal. Gracias a la cordobesa y las demás componentes del conjunto español ese anhelo acabó.

La gimnasta cordobesa, uno de los mayores referentes del deporte cordobés a nivel global, se colgó la plata y pasó a ser, además, la primera medallista femenina de la provincia. Ahí es nada. Es historia. Como lo es también Felipe Reyes, que completó el libro de los recuerdos imborrables para Córdoba en Río. No pudo estar en la final, pero se hizo con un bronce que le coloca como el deportista cordobés con más metales olímpicos -hasta ese domingo estaba igualado a dos con Rafa Lozano-. Su adiós a los Juegos fue como merecía y Andalucía miró de nuevo a Córdoba, que además obtuvo en Brasil su mejor registro en una cita de este tipo. En realidad repitió el dato de Pekín 2008, donde el propio Reyes y Víctor Sojo, con la selección de hockey, consiguieron sendas platas.

Etiquetas
Publicado el
22 de agosto de 2016 - 07:00 h
stats