Del ‘otro’ Traoré, nada: Moha brilla con luz propia

Moha Traoré celebra uno de sus goles con el Córdoba B. | NACHO ZAFRA
El jugador de origen maliense sobresale en el Córdoba B con talento y gol: cuatro le hizo al Conil | Su hermano Adama, perla de la cantera del Barcelona, no encuentra su lugar en el Aston Villa

Habla un perfecto español. Es normal, aunque sea internacional por Malí -en la sub 23 de dicho país-. No en vano, nació en Barcelona. Al igual que quien comparte sangre y talento, que lo hiciera en Hospitalet de Llobregat. Sin embargo, el mejor idioma que conoce es el del fútbol y lo transmite a través de su potencial ofensivo y del gol. Nada más y nada menos que once acumula en su todavía breve etapa en Córdoba. Apenas un puñado de partidos ha sido suficiente para que Moha muestre su calidad y haga ver que brilla con luz propia, que no está a la sombra de nadie. El otro Traoré -como dio por llamarle el pasado curso-, que sin embargo es el mayor de los hermanos, destapa el tarro de las esencias que trata de descubrir en el Aston Villa Adama, una de las últimas grandes perlas de la cantera del Barcelona. Por el momento, siempre teniendo clara la diferencia de categorías, es el primero quien consigue exponerse como un auténtico diamante en bruto cada día más y mejor pulido. Y si no, que se lo pregunten a sus rivales en el Grupo X de Tercera. El Conil puede dar fe de ello.

En efecto, Mohamady Traoré Diarra (1991), es natural de la Ciudad Condal. De ahí que sus primeros pasos en el fútbol los diera en conjuntos de la misma y de su entorno. El atacante pasó por los escalafones inferiores del Espanyol y perteneció a clubes como el Badalona y el Prat. Al mismo tiempo, su hermano Adama contó con un breve período en el Hospitalet -en su localidad natal- y enseguida fue reclutado por el Barcelona para su Masía. El crecimiento de cada uno dentro de los terrenos de juego fue diferente. El hermano menor progresó hasta llegar al filial azulgrana, dentro del cual gozó del rol de actor principal, y llegó a debutar con el primer equipo. Mientras, al hoy futbolista del Córdoba B le tocó probar fortuna en diferentes destinos. El último antes de recalar en la escuadra blanquiverde fue el Elche Ilicitano. Precisamente en el filial del cuadro franjiverde -curiosamente el próximo rival de los califales en Segunda- fue, a pesar de completar una campaña en modo alguna discreta, lo descubrió quien meses después sería su valedor: Emilio Vega.

El director deportivo del Córdoba observó, anotó y actuó. En verano, a su regreso a los despachos de El Arcángel, lo vio claro: Moha significaba talento para el filial. El internacional sub 23 por Malí -de donde son naturales sus padres- recibió desde el anuncio de su fichaje el cartel de jugador importante de cara a un curso en el que el B encaraba un gran reto. Y una profunda reestructuración. Llegó un pelín más tarde, ya que hubo de cumplir con la selección de su país antes de comenzar un nuevo periplo. Un viaje por el territorio fútbol en el que no tardó de extraer de su equipaje el talento que se le presuponía. Rápido, desbordante y con gol, el jugador catalán pero de origen africano dio rienda suelta a sus virtudes, que unidas a las de los compañeros en el equipo que dirige Luis Miguel Carrión componen la fórmula exacta del éxito. Si algo no le falta al segundo conjunto blanquiverde es frescura, calidad, ilusión y ciertas ganas de reivindicación. De todo eso tiene el otro Traoré, el mayor.

Las cifras hablan por sí solas. Porque además de su aportación al juego colectivo, está el número de goles. Son once los que ha marcado ya el atacante. Un registro que en sólo 47 minutos creció como quizá nadie pudiera esperar. Ése fue el tiempo que necesitó Moha para sentenciar al Conil con cuatro tantos. Todo un póker que bastó y sobró al Córdoba B para reforzar su condición de líder y asegurarse el título de campeón de invierno en el Grupo X de Tercera. Fue la explosión definitiva del hispano-maliense, que lógicamente empieza a estar bajo el foco aquí y allá. Encontró el camino que buscaba y en el mismo logra brillar por sí mismo. Las dificultades ahora son, cosas del fútbol, para quien en realidad es el otro Traoré entre el cordobesismo. A Adama, todo un talento de futuro, no le termina de marchar bien en la Premier League, a la que puso rumbo en verano. El atacante firmó por el Aston Villa, si bien se guardó una opción de recompra durante tres años el Barcelona. Por el momento, aparece de manera esporádica en el primer conjunto villano -donde coincide con el ex califal Crespo, por cierto-. Con todo, ya sabe lo que es marcar: se estrenó con gol ante Notts County en partido de la Curling Cup. De ahí que en la actualidad, no exista sombra alguna para el futbolista del filial blanquiverde, que además lo demuestra con la salsa del fútbol: el gol.

Etiquetas
stats