Tranquilos, que no pasa (casi) nada

Los jugadores reciben la charla de Cándido en el entrenamiento de este jueves en la Ciudad Deportiva | LARREA

Si el cordobesismo anda medio enloquecido por el proceso de compraventa del club, pónganse en la piel de los futbolistas. Y, además, en medio del mercado de invierno. Colistas de la Liga, para mayor inquietud. Y con un partido en el horizonte cercano ante el Cádiz, el equipo más en forma de Segunda División. En ésas que llegó Cándido Cardoso, asesor deportivo de Carlos González, para intentar llevar al grupo un poco de calma. Si lo consiguió o no es un asunto que quedará para ellos. El caso es que apareció en la Ciudad Deportiva en la última sesión de entrenamiento a puerta abierta de la semana y allí, a la vista del público -escaso- y medios que acudieron, entró en el terreno de juego y habló en un corro con los jugadores de un Córdoba CF que vive unos días extrañísimos y difíciles de gestionar en lo emocional. Que se lo cuenten si no a Jorge Romero, el entrenador -tercero del curso vigente-, que observa -y sufre- desde la primera linea de la trinchera unos tiempos durísimos.

Aunque todos los focos estén puestos en las negociaciones de venta del club -que podría acelerarse en las próximas horas-, lo cierto es que este fin de semana hay partido. Y de los complejos. El equipo, después de la derrota en El Molinón, aborda el inicio de la segunda vuelta con 16 puntos en el casillero y el desafío de protagonizar un milagro deportivo sin apenas precedentes en la historia de la Segunda División. Con el mercado de fichajes en ebullición -otros rivales ya están incorporando refuerzos, pero el Córdoba no puede hacerlo por su situación de límite salarial rebasado-, Romero prepara el duelo en Cádiz con algunos condicionantes.

En el entrenamiento se registró la ausencia de Sergio Aguza, que según informó el club sufre un fuerte dolor en el psoas de su pierna derecha. Tampoco estuvo disponible Sasa Jovanovic, que se retiró en el último partido y que padece una gonalgia (dolor en la rodilla), según el parte médico. El extremo serbio realizó ejercicios específicos al margen de un grupo que vive los acontecimientos con inquietud. Uno de los capitanes, el montoreño Javi Lara, expresó a través de su perfil de Twitter su deseo de “estabilidad y tranquilidad”, algo necesario y que “con todo lo que está pasando alrededor del club brilla por su ausencia”.

Etiquetas
stats