“Estamos trabajando para que los jugadores estén en la mejor forma posible”

Rubén Betanzos, en un entrenamiento del Córdoba | CÓRDOBA CF

Resulta innecesario recordar la difícil realidad actual. Más que nada porque cada día está presente este hecho. La situación es compleja a todos niveles en todo el mundo y en España lo es particularmente con la segunda emergencia sanitaria más notoria en este momento. Todo es distinto por culpa de la pandemia de Covid-19, que entre otras cuestiones provoca la paralización global del deporte. Un asunto éste que, como al resto de clubes, afecta a un Córdoba que no sabe aún qué va a suceder en adelante con su competición. En este período, es esencial para sus jugadores no sólo quedarse en casa -como todos los demás- sino mantener en la medida de lo posible su forma física. De ello se encarga el preparador blanquiverde, Rubén Betanzos, que afronta un trabajo complicado por ser a distancia desde sólo unos días después de su llegada a la entidad de la mano de Juan Sabas, entrenador del cuadro califal.

PREGUNTA. ¿Cómo está siendo la preparación física de los jugadores a distancia?

RESPUESTA. La preparación física a lo largo de este confinamiento, o en la distancia, está siendo algo más complicada, por supuesto, que hacerlo en la realidad cuando estamos día a día con los jugadores, que es mucho más fácil realizar ese trabajo. No obstante, estamos poniendo muchos medios para tener el máximo control posible sobre la plantilla. Por un lado, estamos trabajando de manera individual con cada jugador, de modo que le enviamos semanalmente una programación específica para cada una de las necesidades. Estamos llevando clases presenciales por vídeo conferencia, en las que dirijo una sesión ya sea de fuerza o de trabajo más aeróbico y veo y corrijo a los jugadores en su trabajo. Y estamos llevando a cabo controles de salto y más en el plano médico y nutricional, controles de peso. Estamos trabajando para que los jugadores estén en la mejor forma posible o pierdan la menor posible de cara a un posible reinicio de la competición.

P. ¿Es un hándicap que no conociese bien del todo a la plantilla después de sólo tres entrenamientos físicos?

R. Es cierto que no conocer a la plantilla, o no conocerla de manera personal porque en el mundo del fútbol nos conocemos todos más o menos... Es cierto que hemos tenido sólo tres sesiones con ellos. Había jugadores que conocía de etapas anteriores, otros que conocía por compañeros y había otros que no conocía de nada pero hemos intentado suplir esa falta de conocimiento con muchas reuniones con parte del área médica, de área de salud, con Víctor (Salas), con los fisios, con los médicos… Al final todos hemos puesto nuestro granito de arena a la hora de conocer a la plantilla, su historial clínico, sus problemas, sus virtudes. E incluso he estado en contacto telefónico con los jugadores para conocer sus necesidades. Es cierto que llevábamos pocos entrenamientos pero al final esto es un proceso de tener tiempo con ellos y ahora lo estoy teniendo con ellos, aunque no sea físicamente, para conocerlos a nivel psicomotriz para intentar adaptar sus entrenamientos lo más posible a sus necesidades.

P. ¿Hacen, por tanto, conexiones virtuales para estar más encima?

R. Sí, estamos llevando a cabo sesiones presenciales a lo largo de la semana. En función de la semana estamos haciendo más o menos pero siempre hay, mínimo, unas tres o cuatro sesiones presenciales. En ellas trabajamos lo que toque ese día para que ellos sientan esa compañía en el entrenamiento. Porque los jugadores de fútbol al final no están acostumbrados a entrenar solos. Entonces, se echa mucho de menos esa compañía. Y sobre todo para corregir, insistir y persistir en todo aquello que se les envíe. Ellos lo hacen de manera autónoma pero trabajamos también de manera on line para resolverle las dudas y corregir. Incluso en el plano de la readaptación, Víctor (Salas) está haciendo sesiones individuales con jugadores que lo necesiten.

P. Se habla de hacer una pretemporada, entre comillas, antes de volver a la competición. ¿Cómo se trabajaría en ese escenario?

R. En cuanto a este período de pretemporada lo que hay es mucha incertidumbre. Realmente no sabemos adónde vamos. Normalmente, en el fútbol, cuando acabamos una temporada hay un período transitorio en el que sabemos cuándo vamos a empezar, qué tiempo tenemos para preparar, etcétera. Pero ahora nos encontramos en un escenario en el que no conocemos adónde vamos. O sea, no sabemos qué va a pasar. Estamos un poco a la expectativa. Es cierto que se habla de hacer una pequeña pretemporada de unos 15 días pero no sabemos con certeza. Entonces, lo que nosotros trabajamos desde esta área es que sus jugadores pierdan su forma lo menos posible de cara a un posible regreso. Luego será la Federación la que nos indique qué tiempo tenemos para volver a competir. Por supuesto, considero necesario un pequeño período de adaptación porque al final no es lo mismo entrenar en tu casa que en un campo. De momento no podemos imaginar un escenario que no existe. Es muy complicado, así que intentamos adaptarnos a lo que conocemos ahora que es semana a semana.

P. ¿En qué está haciendo especial hincapié estos días?

R. Estos días estamos intentando adaptar al máximo posible el trabajo a cada jugador, en función de las necesidades de cada jugador y de las limitaciones que estamos encontrando. Cada uno en su casa no tiene el mismo espacio para entrenar o no tiene las mismas posibilidades. Lo que estamos intentando es adaptar su trabajo de manera especial, sobre todo haciendo un buen trabajo de fuerza, de core y mezclando también pautas de aeróbico y anaeróbico para que cuando todo esto pase y podamos volvamos a los entrenamientos el jugador vuelva lo menos desadaptado posible. Siempre va a venir un poco desadaptado, es normal porque al final son muchos días sin competir, sin tocar un balón, sin poder correr, pero estamos tratando de controlar al máximo esa incertidumbre.

P. ¿Preocupan las lesiones cuando se vuelva al trabajo, sobre todo, al tener una plantilla veterana?

R. La verdad es que sí. Es cierto que nos preocupan bastante. Pero no creo que sea sólo el Córdoba sino a todos los equipos a todos los niveles. Cuando se produce un proceso de desadaptación y tenemos que volver al entrenamiento a los partidos sin un período suficiente de adaptación el riesgo de lesión sube exponencialmente. ¿Qué quiere decir esto? Que vamos a tener muchas más posibilidades de lesionarnos. Una de las cosas que más nos preocupan a nivel de rendimiento y salud es que cuando volvamos a la competición tenemos que disminuir lo máximo posible ese índice de lesión para que no nos ocurran lesiones que mermen al equipo y a los jugadores en sí. Vamos a intentar evitarlo en la medida de lo posible con nuestro trabajo y esfuerzo.

P. ¿Cómo están los jugadores? ¿Qué le transmiten?

R. Los jugadores nos transmiten tranquilidad, por un lado, y ganas de volver, por otro. Al final es una situación especial en la que la salud de muchas personas está en juego y por supuesto es lo principal. Por otro lado, son gente activa generalmente y no están acostumbrados a estar en casa, a no entrenar… Tienen una rutina de entrenamiento muy marcada, muy metódica y este cambio radical, a nivel personal, les afecta. Así que cuando vuelves y te metes en casa, cualquier deportista, te subes por las paredes porque no estás acostumbrado a estar sin ese acto energético tan alto. Ellos lo que me transmiten es muchas ganas de que esto pase, que todo el mundo esté bien y volver cuanto antes a la normalidad y disfrutar con lo que sabemos. Tranquilidad, paciencia y, sobre todo, que pase esto a nivel de salud.

P. ¿Cómo está el cuerpo técnico?

R. Nosotros estamos bien. Estamos tranquilos. Como todo el mundo, deseando que esto pase y se supere esta pandemia porque la salud es lo primero. Y por otro lado deseando volver al trabajo diario como todas las personas porque al final nosotros somos privilegiados y trabajamos en lo que nos gusta y apasiona. Entonces, estamos deseando volver. Pero, por supuesto, cuando sea seguro y saludable y cuando todo el mundo haya superado esta grave pandemia. Nosotros estamos en contacto diario. A diario hablo con el míster, con el segundo, con Víctor (Salas) y todo el equipo médico, trabajamos codo con codo para mejorar la situación de nuestros jugadores, del club y, por qué no, la situación social. Nosotros estamos dispuestos a ayudar a todos, al club, y deseando volver a la normalidad cuanto antes.

Etiquetas
stats