El 'top 10' de superventas del Córdoba

Andrés, Guardiola, Aguado, Galán y Jovanovic, traspasados en esta temporada por el Córdoba.

Unos 16 millones en los últimos ocho años. Esa es la cifra de ingresos del Córdoba por traspasos de jugadores en las etapas de gestión de Carlos González (2011-18) y Jesús León (18-19), dos dirigentes de perfiles distintos pero unidos por una irrebatible realidad: las ventas son imprescindibles para cuadrar las cuentas. Para bien o para mal. El traspaso de Andrés Martín al Rayo Vallecano ha sido la última operación del club blanquiverde, que ha respirado hondo después de asegurarse la entrada de 2'5 millones al contado -más futuras primas por rendimiento y porcentaje de futura venta- que le han dado la vida. En el curso recién terminado, el Córdoba realizó cinco ventas por un montante que ha rondado los 7'5 millones de euros. El equipo descendió a Segunda B, pero logró salvar el balance económico según las cuentas que expuso el presidente y máximo accionista en su última comparecencia ante los medios.

Desde la temporada 2011-12, la SAD ha tenido en los traspasos de jugadores una fuente de ingresos permanente. La venta de Florin Andone al Deportivo de La Coruña marcó el cénit: por el traspaso del rumano recibió 4’5 millones de euros. Se trata de un récord en la historia de las operaciones económicas del Córdoba. En los últimos meses, los puestos altos del ranking de ventas blanquiverdes han encontrado nuevos protagonistas en Andrés Martín (Rayo) y en el dúo Sergi Guardiola-Álvaro Aguado, vendido en pack al Real Valladolid por 5 millones de euros, aunque dejando en el camino 1'5 para el Getafe por seis meses de cesión de Guardiola. Según las cifras de venta marcadas en el portal especializado Transfermarkt.co y las desveladas por los clubes, este es el top de ventas del Córdoba.

Florin Andone, al Deportivo (4’7 millones de euros)

Un negocio redondo. Llegó gratis en verano de 2014 después de que el Villarreal le descartara tras un año de préstamo al Atlético Baleares, de Segunda B. El Córdoba lo fichó para el filial. La crisis del primer equipo le abrió las puertas. Se ganó a pulso un puesto y la titularidad en Primera División, donde fue el autor del gol más rápido en la historia del club y el artífice de la única victoria de toda la temporada en casa ante el Granada. Fue reclutado por la selección absoluta de su país y jugó la Eurocopa. En enero de 2016 se le presentó una ampliación de contrato y un aumento de sueldo, además de una cláusula de rescisión de 10 millones de euros. Florin Andone era ya uno de los delanteros más cotizados del panorama nacional. Marcó 21 goles en Segunda y el equipo, con Oltra, jugó las semifinales del play off siendo eliminado en la prórroga por el Girona. “Si el Córdoba hubiera subido a Primera, me hubiese quedado”, llegó a confesar. No fue el caso. El Deportivo de La Coruña pagó 4’7 millones por él.  El Córdoba se reservó un porcentaje sobre un futuro traspaso, por lo que la cantidad total se elevó en torno a un millón de euros más. Tras dos cursos en Primera, el club gallego lo vendió por 6 millones al Brighton inglés, donde tiene contrato hasta 2023.

Guardiola y Aguado, al Valladolid (3'5 millones de euros)

La venta de Sergi Guardiola y Aguado representa el eje de toda la operativa de salvación económica del club blanquiverde. El traspaso del delantero y del mediocentro al Real Valladolid hasta 2023 por un montante económico de unos cinco millones -León no ha especificado la cantidad que corresponde a cada uno- puso fin a una operación que tuvo todas las trazas de un culebrón eterno.

La cesión de Guardiola al Getafe fue un pésimo negocio, aunque acabó siendo -pese a tener que pagar 1'5 millones al club madrileño por una cesión de seis meses- una tabla de salvación para la entidad blanquiverde, que ha podido sacar tajada económica de su mejor activo al final de la pasada temporada. El jumillano, que marcó 22 goles en Segunda con el Córdoba, marcó un gol que salvó la categoría para el Valladolid después de haber pasado sin impacto deportivo en el Getafe, que puso reticencias a su salida para llevarse un buen pellizco.

Álvaro Aguado fue ya presentado en el Pucela después de haber estado cedido en el Córdoba desde enero -cuando se oficializó el pase- hasta junio. Aguado fue creciendo de manera exponencial nada más firmar por el Córdoba procedente del Real Jaén. En un principio su destino iba a ser el filial para la 2017-18, aunque sus buenas actuaciones -19 encuentros consecutivos como titular con Jorge Romero y José María García Cuadrado- le brindaron la opción de promocionar. Fue Romero, una vez destituido Juan Merino, quien le concedió la oportunidad el 20 de diciembre de 2017 en un recordado choque contra el Reus (5-0). Desde entonces, Sandoval le apadrinó para progresar y el mediocentro se convirtió en una pieza cotizada. En octubre de 2018 renovó por dos cursos más -tenía vínculo hasta 2020 y lo llevó hasta 2022-, pero la mala dinámica del Córdoba también le afectó. Su despedida como blanquiverde se produjo el 28 de abril de 2019, concretamente en la goleada por 0-3 del Real Zaragoza.

Fede Vico, al Anderlecht (1’5 millones)

El niño maravilla de la cantera del Córdoba se convirtió en uno de los ídolos locales por su precocidad -debutó con 16 en el primer equipo a las órdenes de Lucas Alcaraz- y sus presencias en las selecciones inferiores de España. Antes de cumplir los 20 ya tenía un bagaje de partidos como profesional importante en Segunda División. Después de renovar su contrato con el Córdoba, entró en el mercado. El Anderlecht belga pagó por él 1’5 millones y le hizo un contrato de cinco temporadas. En el histórico club de Bruselas no llegó a hacerse un sitio en la primera plantilla y ha afrontado varias cesiones. La primera, al Oostende. La segunda, al Córdoba CF, que le repatrió para disputar la primera temporada de los blanquiverdes en Primera División después de 42 años. Tras regresar a tierras belgas y no entrar en los planes volvió a ser cedido, en esta ocasión al Albacete Balompié. Con los manchegos vivió un descenso a Segunda B.

Su carrera se recompuso tras pasar por el Lugo, donde se asentó en Segunda y logró llamar la atención del Leganés, de Primera, que lo fichó para cederlo al Granada. Con el equipo nazarí ha cuajado un fenomenal campeonato y ha sido referencial en el ascenso a Primera División. El club andaluz ejecutó una cláusula de compra y el cordobés está de nuevo en la élite.

Javi Hervás, al Sevilla (1’2 millones)

El mayor traspaso de la historia blanquiverde en su momento y un caso paradigmático del sentido del negocio y la oportunidad que ha impregnado la política del club. En seis meses, Javi Hervás pasó de jugar en Tercera a ser la estrella de la Segunda División española. El club salía de un ERE que provocó la marcha de jugadores y un recién llegado Paco Jémez recurrió al producto local. El impacto de Hervás fue tremendo en la Liga 11-12, siendo uno de los pilares de un equipo que hizo su mejor clasificación en 40 años y disputó el play off de ascenso a Primera. Unos meses antes, el mediocentro cordobés ya había sido vendido al Sevilla por 1’2 millones. En Nervión no triunfó. Después de cesiones al Hércules y el Sabadell se desvinculó del club hispalense para fichar por el Brisbane Roar australiano. Después de tres meses en el Zeljeznicar bosnio, fichó dos temporadas por el Mirandés. Tras pasar por el Mérida, a sus 30 años ha encontrado su sitio en el Honka finlandés, donde lleva temporada y media.

Borja García, al Real Madrid (1 millón)

Una apuesta personal de Carlos González. Llegó libre desde el Rayo Vallecano y dejó el sello de su calidad en una temporada excepcional con el Córdoba en la 11-12. Marcó 17 goles a las órdenes de Paco Jémez y se revalorizó. En plena pretemporada del año siguiente, el Córdoba anunció que lo traspasaba al Real Madrid para jugar en el filial de Segunda por una cantidad que pudo rondar el millón de euros. En la casa blanca no prosperó lo deseado y terminó volviendo al Córdoba, cedido, para jugar en Primera División. Al regreso al Madrid fue descartado y fichó por el Girona, donde ha sido un jugador clave en el ascenso y la etapa de los catalanes en la Primera División. Tiene allí contrato hasta 2022.

Javi Galán, al Huesca (1 millón)

Otro buen negocio del Córdoba, que traspasó al extremo a la Sociedad Deportiva Huesca por una cantidad en torno al millón de euros y, además, se reserva un porcentaje del 20 por ciento de los derechos del jugador de Badajoz. Galán tomó rumbo a El Alcoraz, donde debutó en la Primera División, tras cerrar su etapa en un Córdoba en el que se estrenó y consolidó como futbolista profesional. En el Huesca, que terminó descendiendo a Segunda, tiene un contrato que se extiende hasta 2022.

Galán, de 24 años, disputó en su última temporada blanquiverde 20 partidos de Liga 1/2/3 y 2 de Copa del Rey, anotando un gol en esta última competición. Fue una pieza importante tanto para Sandoval como para Curro Torres, que le alinearon como carrilero zurdo. El jugador llegó al club blanquiverde en verano de 2015, procedente del Badajoz, para incorporarse al equipo filial. Ha defendido la blanquiverde en Tercera, en Segunda B y en Segunda División. Debutó en la LFP saliendo como titular en Reus con Carrión en el banquillo y desde entonces no paró. Con el Córdoba disputó un total de 106 partidos oficiales, 22 de ellos con el filial, aportando cinco goles.

Crespo, al Aston Villa (800.000 euros)

Fue uno de los fichajes para el proyecto de Primera División en la 14-15. El defensa sevillano llegó cedido por el Bolonia y fue de los más destacados dentro del desastre general del curso en la élite. El jugador no quería jugar en Segunda con los blanquiverdes y su equipo italiano tampoco deseaba su vuelta. En una operación de lo más peculiar, los clubes se pusieron de acuerdo y el Córdoba compró sus derechos. Unos meses después, con el jugador en rebeldía, lo vendió por una cantidad superior al Aston Villa inglés. En la Premier no cuajó Crespo, que volvió a España para disputar la segunda vuelta con el Rayo Vallecano de Jémez. El equipo descendió a Segunda y él confirmó su fichaje por el Paok griego, en el que sigue jugando a sus 32 años.

Fernández, al Zaragoza (500.000 euros)

El lateral derecho fue otro de los que se reivindicó con Paco Jémez, aunque ya había contado para Lucas Alcaraz, junto a Juan Fuentes en el otro flanco de la defensa. El zurdo se fue gratis al Espanyol, al no aceptar la oferta de renovación en el Córdoba. Fernández sí renovó poco antes de salir en el mercado invernal de la 12-13 con destino al Zaragoza, por entonces en Primera División. Con los maños vivió un descenso y siguió en Segunda, aunque fue cedido al Real Oviedo. Tras salir del Tartiere volvió al Córdoba con un contrato hasta 2021. Lleva dos temporadas como capitán y podría ser uno de los pocos supervivientes del descenso en el próximo curso en Segunda B.

Fidel, al Almería (500.000 euros)

Fue uno de los pilares en el ataque del Córdoba en años de Primera y en el retorno a Segunda. En su última temporada hizo 11 goles. Con un año más de contrato, no escondió sus deseos de cambiar de aires. El Almería le presentó una oferta económica que mejoraba con mucho su sueldo en el Córdoba y en El Arcángel le abrieron la puerta, previo pago de 500.000 euros por parte del club rojiblanco. Tras una irregular etapa en el cuadro andaluz fue fichado por la Unión Deportiva Las Palmas, donde tiene firmado contrato hasta 2021.

Jovanovic, al Al-Fateh (500.000 euros)

El club blanquiverde se deshizo vía traspaso de Sasa Jovanovic, al que vendió por 550.000 dólares -con una parte para el Mladost, su club de procedencia- al Al-Fateh de Arabia Saudí. Sasa Jovanovic (Lazarevac, Serbia, 1991) recaló en el Córdoba en verano de 2017. Su fichaje fue el penúltimo para la anterior temporada, en la que disputó un total de 31 encuentros de Liga. En estos partidos anotó tres dianas. La campaña 18-19 la arrancó como uno de los jugadores llamados a ser importantes en el cuadro califal, más si cabe después de los problemas que tuvo para reforzarse. Su periplo terminó con otros 18 duelos ligueros disputados y otros tres tantos.

Etiquetas
stats