La sonrisa de los novatos

El goleador Novaes, con el costarricense Sebas Castro | LOF

Salieron al rescate cuando estaba todo perdido. Con un marcador feísimo y el equipo atascado, Martín Monreal miró al banquillo y llamó a Gabriel Novaes, que se estrenó en partido oficial como cordobesista en el Estadio de La Constitución de Yecla. Cinco minutos después de pisar el césped, el ariete brasileño celebró su primera diana. "Estoy muy contento por mi primer gol con la camiseta del Córdoba", expresó en un atropellado castellano a través de los canales oficiales del club.

Luego llegaría lo de Xavi Molina. Un suceso casi paranormal, que le hizo usar ante los medios un tono medio jocoso. "No soy un tío que meta muchos goles, así que cuando lo hago me vuelvo un poco loco", indicó el tarraconense, que lució su primera titularidad. "Hay que seguir y trabajar desde mañana, porque esto no para", dijo el jugador, que desde su atalaya como veterano trató de desdramatizar -para bien o para mal- un resultado que no es más que una escala en el camino.

"Nos hubiera gustado llevarnos los tres puntos, pero tal y como se ha puesto el partido hay que valorar que el equipo ha tenido casta, coraje y lo que tiene que tener", dijo el exjugador del Nástic, que puso el acento en "sumar", que es "lo que hay que hacer". Además, recalcó las buenas "sensaciones" con el equipo cuando estaba por detrás en el marcador, ya que "supo reaccionar". "Hay que pensar en el próximo partido en casa y ya está", subrayó.

Xavi Molina aprovechó la ocasión para elogiar a sus compañeros, que "me lo pusieron muy fácil", dijo. "Me han acogido muy bien, es una familia. Intentaré ayudar al grupo", expresó el futbolista catalán, de 33 años, que junto a Djetei fue el último en incorporarse al proyecto del Córdoba en el último día del mercado veraniego.

Etiquetas
Publicado el
16 de septiembre de 2019 - 02:05 h