Sombras del parejo inicio de Córdoba B y Lucena

Un futbolista del Córdoba B pugna con un rival. | TONI BLANCO
El comienzo de curso arroja un balance idéntico de blanquiverdes y celestes, que miran de cerca la zona baja de la tabla

Un triunfo, un empate y dos derrotas. Ése es el balance que comparten Córdoba B y Lucena en el inicio de un campeonato con más sombras que luces. Aunque en cada caso el relato cambia, los dos representantes cordobeses del Grupo IV de Segunda B viven un comienzo muy parejo. El arranque es tan semejante entre uno y otro que incluso cada jornada coinciden en el resultado. La diferencia se encuentra en detalles como los goles encajados o la forma en que los partidos alcanzan su desenlace. En ese sentido, el filial blanquiverde perdió sin haber visto puerta, mientras el conjunto celeste lo hizo después de dejar escapar sendas ventajas. Los dos equipos cayeron siempre lejos de casa. Al calor de hogar desperdiciaron una renta favorable en la primera fecha de la temporada para acabar empatando y obtuvieron en la tercera una victoria por la mínima, con un idéntico 1-0 final en el tanteador. Es así como en estos momentos, con cuatro puntos, se encuentran en una pelea de la que no quieren participar. Porque los aracelitanos están sólo una posición por encima de la promoción de permanencia, cuya plaza ocupa precisamente el vecino de la capital.

Aun así, no hay lugar aún al nerviosismo, pues la campaña está recién comenzada y las dos escuadras cuentan con plantillas completamente renovadas. En ese proceso de readaptación, es el Córdoba B el que sufrió el primer varapalo importante del nuevo ejercicio liguero. Los de José Antonio Romero cerraron la última jornada con un mal partido en La Condomina, algo que acarreó una goleada (3-0) por parte del UCAM Murcia, que dirige el ex blanquiverde Eloy Jiménez. El conjunto universitario, por cierto, también superó al Lucena dos semanas antes y es colíder del grupo junto con el Real Jaén -ambos equipos suman ocho puntos-. Los califales también se midieron a otro rival que alguna fecha antes lo fue del cuadro que dirige Juan Arsenal: el Granada B. Fue el filial nazarí la primera víctima, y hasta el momento única, de los blanquiverdes. En el tercer encuentro de la temporada, un gol de Florín otorgó el triunfo a un equipo que cuenta con tres puntos más que el pasado curso a estas alturas. Con todo, el tanto es una cuenta pendiente, pues apenas anotaron dos los pupilos de Romero, mientras encajaron cinco.

En lo que a puntos se refiere, también mejora el Lucena respecto del anterior ejercicio, en que al paso por la cuarta jornada sumaba tres. Sin embargo, no es suficiente para evitar una posición no deseada. La situación de los celestes, a pesar de ser similar a la del segundo equipo califal, es la que es después de haber desaprovechado tres rentas favorables en el marcador en sendos partidos. Ése es el matiz diferenciador entre la trayectoria inicial de un conjunto y otro. Los de Juan Arsenal se adelantaron en el tanteador siempre, no sólo cuando se impusieron en la tercera jornada por 1-0 a La Hoya Lorca. En el inicio de campaña, los aracelitanos vieron cómo se esfumaba su primera victoria en el último suspiro tras tomar ventaja por dos veces ante el Granada B. Los rojiblancos anotaron en el 94 y torcieron una sonrisa que desapareció en las dos salidas de los lucentinos a Murcia -ante el UCAM- y Melilla. En ambos casos, por cierto, el choque terminó con 2-1 en el tanteador. En el contador de goles, cuenta con cinco a favor y seis en contra.

Etiquetas
stats