Semana importante a la espera de refuerzos

Josan González instruye a sus jugadores en un entrenamiento | ÁLEX GALLEGOS

Borrón y cuenta nueva. No queda otra cuando hay tanto en juego. La permanencia se alcanza partido a partido a lo largo de la temporada, esta vez más extensa de lo que es habitual. Así, cada derrota ha de servir tan sólo de acicate para retomar el pulso a la competición de la mejor manera posible en el siguiente choque. Es el deber que en esta ocasión vuelve a tener el Córdoba Patrimonio de la Humanidad después de ceder de forma clara ante el Viña Albali Valdepeñas (7-4). Primero porque encara un difícil encuentro ante uno de los rivales más potentes de Primera de Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS). Y segundo porque se trata, a la vez y paradójicamente, de otro duelo de especial relevancia en su lucha por la continuidad en la máxima categoría. Recibe en unos días -el sábado, aún sin hora fijada- a un irregular Jaén con el que hoy por hoy iguala a puntos en la clasificación -aunque con más citas disputadas-. De ahí que ésta sea una semana importante para el conjunto blanquiverde, que por otro lado espera refuerzos: aguarda la llegada de Lucas Perin.

El inicio de estos días es duro, claro está. Nunca es fácil asumir un resultado como el sufrido el sábado en tierras ciudadrealeñas. Pero no existe más remedio que, después de una caída y como siempre, levantarse para afrontar con las máximas garantías el próximo encuentro. Más si cabe cuando éste se presenta, sólo por ahora, como directo en la pelea por sobrevivir en la considerada mejor liga del mundo. Tal circunstancia no debe provocar una falsa perspectiva ni en la plantilla califal ni en el entorno del club. No en vano, el adversario no deja de ser uno de los laureados en los últimos tiempos en el fútbol sala patrio. También uno de los que se sitúan a la estela de los conocidos como tres grandes: Barça, Movistar Inter y ElPozo Murcia Costa Cálida. Pese a todo, lo cierto es que el Jaén de Dani Rodríguez no vive su campeonato más brillante. Este apunte tiene un matiz: cuenta con hasta cuatro partidos aplazados en una temporada marcada por la pandemia de Covid-19.

Los de la capital del Santo Reino avanzan este curso de modo muy irregular. Igual son capaces de mostrar debilidad para sucumbir con cierta facilidad que ofrecen detalles de su incuestionable calidad para obtener resultados importantes como una victoria en la pista del Palma Futsal. El caso es que el Jaén se encuentra a estas alturas en una discreta decimocuarta posición, igualado a puntos no sólo con el Córdoba Patrimonio de la Humanidad -que le adelanta en una plaza- sino con el play out, que ocupa ahora el Industrias Santa Coloma. Por este motivo el duelo tiene una trascendencia diferente a la que hubiera podido tener por ejemplo la pasada campaña, en la que el cuadro de La Salobreja no tuvo opción de pisar el parqué de Vista Alegre por la suspensión y posterior cancelación del campeonato con motivo de la propagación del coronavirus. Por si fuera poco, otro dato es revelador en este sentido: el cuadro califal cuenta con dos partidos más -ya disputados quiere decir- y una derrota esta vez significa perder una cierta ventaja.

Así, la presente semana vuelve a resultar especialmente relevante para un Córdoba Patrimonio de la Humanidad que, por otro lado, espera tener un nuevo efectivo desde el miércoles. Éste no es otro que Lucas Perin, el segundo de los fichajes realizados por el club presidido por José García Román en el mercado de invierno. El brasileño tenía prevista su llegada a Córdoba durante la jornada de este lunes, según anunció la propia entidad el pasado sábado. Sin embargo, la problemática, no sólo en el apartado meteorológico sino en el plano de transportes, causada por la borrasca Filomena hizo que no pudiera completar el viaje como había fijado. “Cancelado, debido al temporal que azota a toda la Península, el vuelo que debía traer a España a Lucas Perin, al que se le espera el próximo miércoles”, informó el conjunto blanquiverde el domingo. Ésta es una de las incorporaciones que han de conceder al cuadro califal la oportunidad de dar un salto de calidad de cara a conseguir la permanencia en Primera de LNFS. El jugador hispanoamericano tiene 22 años y va a ocupar ficha sub 23, con la que viene a sumar recursos como ala pívot -esto es en ataque-. Su contratación es una apuesta de futuro en Vista Alegre pues se trata del primer contrato de más de un año -más allá  la cesión por campaña y media de Kazuya Shimizu- por estos lares. Firma hasta 2023.

Con todo, dada la necesaria adaptación a la ciudad y sobre todo, y mucho antes, a la práctica de trabajo del equipo dirigido por Josan González, parece difícil que debute ante el Jaén. O que goce de bastantes minutos, al menos. En cualquier caso, no es su llegada la única que espera el Córdoba Patrimonio de la Humanidad, que también se hizo con los servicios de Caio César. Igualmente, es brasileño pero esta vez de cara a ofrecer más posibilidades en la parcela defensiva del cuadro califal. Aunque no falta en ataque al ser ala cierre. El suyo fue en realidad el primer fichaje que cerró la entidad en un mercado invernal que se abrió con posterioridad. Ya veterano, el iberoamericano registra una interesante hoja de servicios, en la que destacan una Superliga rusa y una UEFA Champions League. El club prevé que su integración al grupo no tarde mucho más en producirse, en relación a Lucas Perin, aunque no estima fecha todavía.

Etiquetas
stats