Sasa Markovic, la sonrisa serbia y el gen ganador

Markovic, antes de pasar por el quirófano | @cordobacfsad
El jugador blanquiverde es intervenido de una rotura de ligamentos de la rodilla izquierda | Sus compañeros le dedicaron el triunfo ante el Girona en el arranque del 'play off'

“Muchas gracias para todos. ¡Vamos Córdoba!”. En un vídeo de apenas cuatro segundos, Sasa Markovic lanzaba a través de la web oficial del club un grito de apoyo a sus compañeros antes de la cita más trascendente de la temporada. Unas horas antes, en el mismo escenario en el que los blanquiverdes posaban con unas camisetas en las que se leía Ánimo Sasa, el futbolista serbio se había destrozado la rodilla en una acción fortuita. Era el último entrenamiento antes del play off. Oltra tuvo que tachar, contra su voluntad, su nombre de la lista de convocados y, seguramente, del once inicial. Se borraron todas las sonrisas menos, paradójicamente, la del propio Sasa, cuyo espíritu luchador quedó expuesto ante la adversidad. Los doctores Pineda y Bejarano se han encargado de operar al futbolista de una lesión delicada, una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda, cuyo periodo de recuperación no sería en principio inferior a los seis meses. Comienza un nuevo partido para Sasa.

Markovic nació en Brus, una villa de algo menos de 5.000 habitantes a 250 kilómetros de Belgrado. Allí creció con el deporte como plataforma de unos valores clásicos en la antigua Yugoslavia: el talento sin sacrificio no es nada. Y las exigencias llegan a ser brutales. Boza Maljkovic, paisano del futbolista del Córdoba y legendario entrenador de baloncesto, lo deja claro en Jot Down: “En España se comete un error y todo el mundo te dice 'no pasa nada', 'mañana será otro día'... Aquí te matan”. Así es deporte en las repúblicas de los Balcanes, cuna inagotable de jugadores profesionales de alto nivel en distintas modalidades.

El polivalente jugador, capaz de desenvolverse como pivote o punta, llegó al histórico Partizán y logró ser internacional sub 19 y sub 21 con Serbia. A los 24 decidió que era un buen momento para dar un cambio. Vino a España y fichó por el Córdoba, un recién descendido de Primera División, donde se acopló de manera rápida. Ha jugado 34 partidos, ha marcado 3 goles y tiene contrato en vigor hasta junio de 2017. Ahora le toca ver desde fuera el desenlace de un campeonato del que depende su porvenir profesional. Un ascenso a la élite cumpliría el sueño de Sasa, aunque no del modo en que hubiera deseado.

Etiquetas
stats