Un rompecabezas en la línea de medios

Aguza, junto a Quim Araujo en la celebración de la permanencia | ÁLEX GALLEGOS

Aunque la calma predomine, el trabajo es incesante. En los despachos no son pocas las tareas por hacer, principalmente en lo que se refiere a la confección de la plantilla del curso venidero. Una labor ésta en la que se encuentra metido de lleno el director general deportivo, Luis Oliver, que tiene sobre la mesa diversos temas por solucionar. Él es el encargado de dar forma al Córdoba de la campaña 2018-19, para la que son muchos los nombres que suenan desde días atrás. Pero no se trata sólo de fichajes sino también de renovaciones o situaciones contractuales por resolver. Principalmente en el centro del campo, una parcela en la que han de ser más intensas si caben las labores por parte del club, ya que son varias las incógnitas existentes. La continuidad de Edu Ramos y Aguza, por ejemplo, o también la de Álvaro Aguado están en el aire. Del mismo modo, la entidad pretende dar una vuelta a la vinculación de Javi Lara en cuanto a sus emolumentos.

En efecto, la línea de medios es a día de hoy una especie de rompecabezas. Porque de lo que suceda con algunos futbolistas va a depender lo que ocurra con otros. Dicho de otro modo, las llegadas están supeditadas, en principio, a las salidas. La intención del Córdoba en la actualidad es la de realizar el menor número posible de cambios. No sólo en la medular, pero sí especialmente. Un hecho éste que va en consonancia con lo que pasó en verano de 2017. Entonces las permutas fueron escasas. Salieron Luso, cuyo contrato terminó, y Borja Domínguez. Sólo Álex Vallejo cruzó la puerta en sentido contrario, de entrada. De esta forma, en lo relacionado con los mediocentros, el club apostó por mantener lo que ya tenía, que no era poco. Así, renovó a Javi Lara y Sergio Aguza, a éste último de aquellas maneras, y contó de nuevo con Carlos Caballero y Markovic, que gozaban de más tiempo de vínculo. Además decidió impulsar a Esteve al primer equipo.

El pasado mercado de invierno la situación varió sin embargo. El madrileño y el serbio abandonaron la disciplina blanquiverde y el catalán fue relegado al filial. En aquellas semanas ya se había hecho con un hueco en el primer equipo Álvaro Aguado y con el cambio de propiedad se reclutó a Quim Araujo y Bambock, si bien este último no pudo debutar al no haber opción de obtener ficha para él. Lo cierto es que en esta ocasión la realidad puede diferir de la vivida un año atrás. De entrada, el Córdoba tiene que sellar la continuidad de Edu Ramos y Aguza. Ésta es su idea, para la que comienza a dar sus primeros pasos en forma de contactos iniciales. Pero sin propuesta en firme todavía para los dos futbolistas. Debe estar atento el conjunto califal, sobre todo en el caso del jugador de Churriana, cuya temporada hizo que atrajera a diversos clubes de Segunda A. Entre ellos el Málaga y el Sporting, este último según informó el diario La Nueva España.

Dos temporadas después, Edu Ramos tiene un rol muy distinto al de su llegada. Tiene un peso específico dentro del equipo y la entidad califal no oculta que desea que siga. Pero ha de renovar, y en este aspecto debe pugnar con rivales en teoría con mayor potencial. También Aguza entra en los planes, y de igual forma está pendiente de recibir oferta para prolongar su vinculación. Mientras, Luis Oliver se mueve con rapidez para contar con alternativas. La más clara es la de Giovanni Zarfino, jugador uruguayo que destaca esta campaña con el Extremadura. Los pacenses están a un partido de volver a Segunda A, para lo que tienen que certificar el valor de su triunfo sobre el Cartagena este domingo (1-0) en el choque de vuelta de su final por el ascenso. La estrecha ligazón que hoy por hoy existe entre el Francisco de la Hera y El Arcángel puede convertirse en particular puente aéreo sin aviones desde Almendralejo hasta Córdoba.

Relevante es también el caso de Álvaro Aguado, quien en realidad tiene dos años más de contrato y no uno. Aunque cobra como si fuera futbolista del filial. El presidente del Córdoba, Jesús León, aseveró días atrás que la intención es no dejar escapar al joven futbolista. Ni siquiera cuando son entidades de Primera, como el Leganés, las que se interesan por él. Tiene una cláusula de seis millones, dijo el mandatario, y quien quiera contar con sus servicios debe pasar por caja. Pero claro, el Córdoba tiene que ofrecer condiciones mejores al jiennense, con el que, según el club, hay entendimiento. Esta semana se espera un encuentro más consistente con su representante. Importante es además, y por otro lado, el asunto de la relación con Javi Lara. El montoreño tiene un año más de contrato -más otro opcional- y la el cuadro califal no duda en que quiere que lo cumpla, pero con una rebaja de sus emolumentos. La pretensión es, por tanto, lograr un acuerdo para que el centrocampista reduzca su ficha, algo que no ve con buenos ojos. A no ser que el opcional pase a ser un segundo curso en firme.

Las incógnitas se han de resolver poco a poco, pero sin perder tiempo. No las hay en torno a Álex Vallejo, por cierto. Y en principio tampoco en el caso de Quim Araujo. Sí existen sobre la situación de Bambock, que firmó hasta final de temporada pero con la posibilidad de continuar la siguiente. El hecho de no haber podido participar con el equipo de Sandoval puede suponer su definitiva salida. En bandas, mientras, Javi Galán y Jovanovic poseen contrato en vigor y no se vislumbra que no cumplan. Así, es Jaime Romero -que vuelve de cesión- el único que por el momento tiene papeletas de salir. En este sentido, toca esperar también posicionamiento con Alfaro y saber si Bruno Montelongo, que vivió una etapa idéntica a la de Bambock, entra en los planes. No lo parece desde luego.

Etiquetas
stats