Rodillas en césped después de 12 años

Owusu lamenta una ocasión perdida ante el Sevilla Atlético | LOF

Más de una década después recuerda lo que supone perder en Segunda B. Este dato se produce también, por supuesto, como consecuencia del regreso a la categoría, en la que no militara desde entonces. Doce años, cinco meses y dos días es en concreto el tiempo transcurrido desde que el Córdoba sufriera su última derrota en la división de bronce. Así, el conjunto blanquiverde vuelve a clavar las rodillas en el césped tras caer ante el Sevilla Atlético en el estadio Jesús Navas. Un tropiezo éste que además resulta doloroso por la forma y por lo que puede suponer al final de la jornada. El play off, que en mayo de 2007 estuviera a punto de escaparse en el último momento, se va a alejar con toda seguridad durante una semana.

El cuadro califal parte esta temporada como uno de los mayores aspirantes al ascenso a Segunda A. Dicho rol sin embargo no asegura que el camino sea sencillo. Comienza a ser fácil de comprobar. También es el que tuvo en la campaña 2006-07, la última en que compitió en el Grupo IV de Segunda B. Entonces, el Córdoba partía con un papel más protagónica si cabe debido al potencial de su plantilla, con difícil parangón entre los otros 79 equipos del campeonato. Esta circunstancia se demostró durante el curso, si bien lejos de El Arcángel no quedaba tan claro. El conjunto blanquiverde no había perdido en su feudo en toda la liga regular hasta que lo hizo en el duelo con que ponía punto final al ciclo. Fue ante el Melilla al comienzo de la Feria (1-2).

Aquella derrota dejó al equipo de Pepe Escalante, para todos los demás claramente el rival a batir, al borde del drama. Éste no tuvo lugar, por fortuna, pese a que en la fecha última del campeonato del Grupo IV también cayó. Los califales acudieron a El Puerto de Santa María sabedores de que una derrota podía dar al traste con todo el trabajo y el con el objetivo. No pudieron evitar el tropiezo pero otro ajeno les permitió acceder al play off como cuartos clasificados. El 26 de mayo de 2007 el Córdoba cedió por 1-0 ante el Portuense en una tarde de intensa lluvia y que quedó como la última en que se perdió en Segunda B. Porque en lucha por el retorno a Segunda A se cerró con tres empates y una victoria que resultaron suficientes para sellar con éxito el curso.

La estadística, con doce campañas en el fútbol profesional -incluido uno en Primera- de por medio, pretendía el conjunto blanquiverde que se prolongara bastante más de lo que al final lo hizo. Escapó de la derrota ante el Recreativo Granada y después ante el Yeclano, adversario que acarició más que ningún otro la posibilidad de poner a sus pies al principal favorito al ascenso. También se evadió ante el Badajoz y sin embargo cedió cuando menos previsible parecía. El Córdoba se adelantó al Sevilla Atlético este sábado y aunque el cuadro hispalense le empató supo manejar el choque. La falta de claridad en ataque, no sólo en materia de acierto sino a la hora de generar ocasiones, le impidió rematar la faena.

Y dejó el marcador abierto, que fue lo peor. El Sevilla Atlético tuvo una sola opción de marcar en la segunda parte y la aprovechó. Si bien el gol de Mena fue inapelable no es menos irrefutable que el futbolista del filial nervionense gozó de una libertad plena para ejecutar su disparo. Su tanto conllevó la primera derrota del Córdoba no sólo esta temporada sino en Segunda B después de más de una década. El dato curioso en esta historia es la presencia de un futbolista en ambas ocasiones: Javi Flores estuvo tanto en la caída ante el Portuense como en la sufrida el sábado en la vecina capital andaluza. El de Fátima fue uno de los partícipes de aquel ascenso a Segunda A en la 2006-07 y este verano regresó para tratar de serlo también en la 2019-20. De entrada, estos días debe ejercer de líder para reanimar a la plantilla y huir de la crisis deportiva que parece vislumbrarse.

Etiquetas
stats