El retorno decisivo de Willy Ledesma

Córdoba - Getafe (1-0) de Copa del Rey | ÁLEX GALLEGOS

Cuando volver es sinónimo de triunfo. El retorno de la confianza, de la plenitud física y un pellizco de suerte. Todo ello, con trabajo, lo ha conseguido Willy Ledesma. El ariete extremeño volvió de una lesión este martes ante el Getafe en la segunda ronda de la Copa del Rey y, de nuevo, fue decisivo para que el Córdoba CF saliera victorioso del envite ante un Primera División. Sin embargo, no es la primera vez que se coloca la capa de héroe tras algunos encuentros de inactividad o intranscendencia.

Su perfil, algo distinto al de Piovaccari, es el del obrero del gol. Su presión incansable durante todos sus minutos de juego en el encuentro son su sello de identidad. Sin embargo, en el último tramo del mandato de Juan Sabas, el de Torremejía no terminaba de ser regular, con solo un tanto anotado en la victoria por 1-3 ante el Yeclano. Pero la llegada de Pablo Alfaro igualó las tornas. Que arribe un nuevo técnico es sinónimo de buena noticia para los que no suelen jugar, aunque deben trabajar duro para ganarse un puesto. Y Willy Ledesma lo aprovechó. De hecho, fue el delantero centro elegido por el técnico maño para su debut ante el Real Murcia en el Enrique Roca. La conexión con Thierry Moutinho fue vital para que los tres puntos viajaran a Córdoba, pues el suizo puso un centro medido a la testa del 7 blanquiverde, que solo tuvo que peinar para anotar su segundo gol con la camiseta cordobesista y, a posteriori, dar el triunfo a su equipo.

No obstante, en ese mismo choque, el pacense se lesionó muscularmente y Piovaccari se convertía en la única opción ofensiva de los cordobesistas hasta su recuperación. De hecho, el italiano fue de la partida en los siguientes compromisos, incluido el de Copa del Rey ante el Albacete (1-0). Eso sí, tras inaugurar 2021, Pablo Alfaro ya pudo contar con un Willy a pleno rendimiento y salió ante el Getafe. La afición tuvo un dejà vu cuando Moutinho cogió el balón en la banda izquierda y se perfiló hacia el interior. En el punto de penalti aguardaba Willy, que intuyó la mirada del extremo para cabecear hacia portería otro centro. Misma jugada que en Murcia, mismo resultado. La repetición de la fórmula fue todo un éxito, tanto para el propio Ledesma como para el equipo, que pasaría a la siguiente ronda gracias al solitario tanto del ex del Extremadura (1-0).

Si los delanteros vivieran literalmente de las rachas, se estaría hablando de un muerto que vuelve a la vida. La reciprocidad en la confianza entre Pablo Alfaro y Willy Ledesma es total dada la aportación del ariete en la faceta goleadora. De hecho, está a punto de igualar a Piovaccari como máximo artillero en la temporada del Córdoba -con 4 dianas-. Tras las continuas lesiones de Alberto Salido y ante la más que posible llegada de un delantero centro más para hacer competencia, Willy se vuelve a sumar a la causa blanquiverde en pos del ansiado ascenso e incluso invita a una ronda más de copas en el bar de El Arcángel.

Etiquetas
stats