La rentabilidad del gol de Sergi Guardiola

Sergi Guardiola celebra el gol de la permanencia del Valladolid | LALIGA

Al menos va a encontrar un respiro económico. Es lo establecido en principio después del acuerdo que las dos entidades cerraran el pasado mes de enero. El que es único hecho positivo que dejara el domingo es consecuencia precisamente de ese traspaso. Es el de Sergi Guardiola al Real Valladolid, una operación que meses después genera una nueva opción de ingreso para el Córdoba. En concreto, son 600.000 euros los que ha de abonar el conjunto pucelano después de alcanzar la permanencia en Primera, un hito que hiciera posible el propio delantero con un gol en la penúltima jornada de la máxima categoría en Vallecas ante el Rayo. Su diana el domingo no sólo se traduce por tanto en la salvación del equipo del José Zorrilla, sino también en una entrada importante de dinero para el cuadro califal. Tan buena circunstancia, sin embargo, sucede al descenso de los blanquiverdes a Segunda B.

Más rentabilidad no pueden tener los goles de Sergi Guardiola para el Córdoba. Está claro. La tuvieron cuando vistió su elástica la pasada campaña y ahora, de manera puntual, también. El club que preside Jesús León cerró con el Valladolid en el mercado invernal la compraventa del ariete por una cifra superior a los cuatro millones de euros. A esta cantidad se añadían otras en materia de variables. Entre ellas se encontraba la continuidad del conjunto castellano-leonés en Primera, lo que significaría directamente un ingreso extra de 600.000 euros. Es la suma que en no demasiado tiempo deben recibir en El Arcángel. En teoría, este dinero va a llegar a tiempo para solventar los problemas de liquidez que atraviesa la escuadra blanquiverde. No en vano, según apuntó Diario Córdoba, el pago ha de efectuarse antes del 15 de junio.

El protagonismo de Sergi Guardiola fue máximo el domingo, cuando se olvidó de su gris período en el Getafe como salvador de su actual club. En la entidad madrileña militó cedido durante la primera parte de la temporada, una operación ésta que acabó por incrementar los problemas del Córdoba en materia financiera y respecto del límite salarial. En enero se consiguió dar solución a este asunto y el balear partió rumbo al José Zorrilla. Con el Valladolid había marcado dos tantos hasta el pasado domingo, en que se erigió en héroe para la hinchada pucelana. Tras adelantarse en el marcador, el cuadro blanquivioleta se vio empatado por el Rayo en Vallecas, resultado que venía a dificultar la salvación para los de Sergio González. Sin embargo, a diez del final surgió el delantero para anotar.

Su diana otorgó a la postre los tres puntos y la permanencia al Valladolid, que festejó de especial forma en torno a un hombre que ya el curso anterior fue gran partícipe de otra salvación. Fue la del propio Córdoba, con el que explotó a nivel goleador en Segunda A y en el fútbol profesional. Si bien arrancó con el papel de teórico suplente, el delantero se ganó a pulso su rol como referente ofensivo del equipo. Así, cerró la campaña con 22 goles. Tal cifra anotadora le permitió ser uno de los más grandes partícipes de la épica continuidad del cuadro califal en la división de plata. Sus dianas resultaban rentables entonces, no tanto como hubiera podido suceder debido a la muy negativa trayectoria del conjunto blanquiverde, en forma de puntos. Esta vez lo es a modo de ingreso extra.

Etiquetas
stats