Punto final: la compraventa se rompe

Carlos González muestra la documentación a los periodistas | ÁLEX GALLEGOS

Todo sigue igual en El Arcángel. La compraventa del Córdoba se rompe de manera definitiva. Y no hay vuelta atrás. Así lo ha anunciado este viernes el todavía dueño de la sociedad (SAD), que lo va a ser también más allá del 22 de enero. En una rueda de prensa ofrecida en el salón de actos del estadio, Carlos González ha explicado los motivos por los que da por zanjada la operación con Jesús León y Luis Oliver. En este sentido, además de comunicar que Azaveco se mantendrá como entidad propietaria, el máximo accionista blanquiverde distribuyó documentación sobre el proceso abortado. Este periodo de permanencia con el timón del CCF será hasta junio, fecha en la que el empresario tinerfeño tiene intención de iniciar -o retomar- un proceso de venta que cristalice en su marcha definitiva del club.

González, sonriente y mordaz -“perdonen que esté yo aquí y no haya venido mi padre”, dijo lanzando una puya a Oliver, quien se presentó en la frustrada negociación como portavoz de una sociedad cuyo propietario es su hijo-, ofreció su imagen clásica. Aunque llevaba muchísimo tiempo sin comparecer ante medios locales, el empresario fue fiel a su estilo. Blandió documentación para explicar que, simple y llanamente, le habían intentado engañar. “Lo lamento muchísimo sobre todo por Jesús León, que me parece una persona que quiere ser presidente y que ha luchado por ello, pero se ha equivocado de compañero de viaje. Le dije que si el señor Oliver entraba en la sociedad, Azaveco pediría garantías complementarias. Eso se lo advertimos a Jesús León, porque quería darle un revulsivo al club y entendimos que podía hacerlo. Nosotros cerramos ahora el proceso de venta y en junio hablamos”, explicó Carlos González, quien puso el acento en una cuestión: “Creo que Jesús León es el mejor presidente que puede tener el Córdoba, pero ahora no puede ser”. La puerta permanece abierta, aunque tendrá que ser sin la compañía de Luis Oliver, una figura que ha terminado rompiendo el proceso.

¿Tiene ya decidido que venderá en junio? “Completamente firme. No podemos estar en un vodevil. No hablé con nadie cuando yo vine, ni con empleados, ni con jugadores, ni con entrenadores futuros… Entré por el garaje y salí por el mismo sitio. Hice la rueda de prensa con Paco Jémez y Luna Eslava. Esa es mi forma de actuar. Otros hablan sin haber hecho nada”, ha explicado González, quien ha recalcado que “Azaveco mirará quiénes son los futuros máximos accionistas del Córdoba CF” y que León “es el mejor”, aunque “con otros compañeros”. Insistió, además, en que su intención de vender y marcharse -“porque entiendo que nuestra presencia hace daño al club, aunque no lo pretendamos”, dijo- se refleja en el precio de venta. “Este verano, el Albacete se vendió por 22 millones de euros y no creo que sea más que el Córdoba. Pero el club es de la ciudad y no podemos consentir esto”, arguyó para justificar el final de las conversaciones y el mantenimiento de una situación que generará -de hecho, ya lo está haciendo- un ambiente caliente.

El mercado de fichajes: “Los que están lo tienen que sacar”

González puso en duda con un tono irónico las declaraciones de Oliver anunciando que tenía fichajes realizados. “Puedo decir que tengo un mail de la Liga diciendo que nadie ha depositado dinero ni garantías en favor del Córdoba CF para realizar fichajes. No sé cómo han podido perder fichajes, porque no podían hacerlos”, indicó, al tiempo que expuso que es “imposible” para el club realizar refuerzos en el mercado invernal por tener agotado el limite salarial. “Nosotros confiamos plenamente en nuestra plantilla. No tenemos ninguna duda de que nos van a sacar de esto”, ha explicado.

Los únicos resquicios para tener liquidez para fichajes estarían en los beneficios derivados de una venta de Florin Andone por parte del Deportivo -el club blanquiverde tiene derecho al treinta por ciento de la operación- o el traspaso de Sergi Guardiola, el principal activo en este momento, que tiene una cláusula de rescisión de seis millones de euros. “Nadie los va a poner, porque los clubes entienden que Sergi no está en venta, pero es que no lo vamos a vender ahora por nada. ¿Cómo vamos a hacer eso?”, indicó.

También reveló González en el frío salón de actos del estadio que el presidente del Deportivo le quiso comprar los derechos de Florin, el treinta por ciento, porque tenían un club inglés que les pagaba 12 millones. “Él nos ofreció dos millones, a mí personalmente, y a nosotros nos correspondían 3’6. Yo podría haber dicho que sí. El club inglés estaba esperando. Si hago eso, con lo que ustedes me quieren, ya dirían que González se llevó el dinero. Así que no acepté la oferta y el Deportivo desestimó la venta. Yo entendí que no era bueno para el Córdoba CF”, expresó.

Sí ha admitido que “ha habido cuatro ofertas de cesión de jugadores nuestros, pero de aquí no se mueve nadie en el mercado de invierno. Los jugadores del Córdoba, estos, son los que nos tienen que sacar de esta situación”, ha dicho.

No escucha otras ofertas: “¿A Garrido? No”

Además de la de León y Oliver, el Córdoba recibió otra oferta de compra por parte del expresidente del Albacete. González admitió que existió, pero no la tuvo en cuenta. “Yo conozco al señor Garrido hace mucho tiempo, porque estaba en una lista electoral con el señor Onieva para el Real Madrid. Pero ya sabe él que no”, expuso, antes de insistir en que su candidato ideal a la poltrona blanquiverde es precisamente el comprador al que acababa de rechazar “y no por culpa suya”. “Sigo diciendo que Jesús León es el mejor presidente para el Córdoba, no tengo ninguna duda, pero ha tenido un compañero de viaje que no hace bien ni al Córdoba, ni a Jesús León ni a Azaveco. Es mi opinión, que puedo estar equivocado, pero pregunten en el mundo del fútbol si estoy muy equivocado”, ha manifestado.

Sobre el clima que este desenlace puede crear entre el cordobesismo, González se mostró cauto y con un punto de resignación. “Yo he hecho lo que ellos querían. Ponerlo en venta y a la persona que ellos querían. Yo no puedo tener esto en un vodevil. Ellos reaccionarán como tengan que reaccionar y yo los respetaré como los he respetado siempre”, dijo. A propósito de las opciones de salvación del equipo, declaró que no se puede hablar sobre hipótesis falsas ni dar nada por hecho. “Si mi abuela tuviese ruedas sería un Pegaso. Que está difícil, desde luego, pero creo que lo vamos a conseguir. Eso no se valora ahora. Y si por desgracia ocurre, pues seguiremos luchando. No estoy aquí por especular. Vuelvo a repetir: el Albacete este verano 22 millones y el Córdoba, ahora, por 8’5”.

El mandatario terminó su intervención tirando de realismo. “Lo que no se puede es vivir permanentemente en el engaño. Vamos a acabar los que estamos. Eso es lo que tiene que saber la afición. No vamos a fichar a nadie. No somos como otros, que dicen que en un día se les van tres jugadores cuando ni siquiera habían presentado avales. ¿En 24 horas hacen todo ese papeleo? El banco, el aval, presentarlo a la Liga… Muy rápido todo, ¿no? Además, las garantías que presentaban era el porcentaje de la venta de Florin y ahí quien tiene que avalar es la empresa propietaria y no el Córdoba”.

Luego se levantó, se despidió y agradeció la atención. Los empleados del Departamento de Comunicación distribuyeron toda la documentación: el acta notarial de la parte compradora, el acta de la vendedora, el contrato de arras firmado el 20 de diciembre, la prueba de entrega de notificación a Prasa, el burofax enviado por Azaveco a Aglomerados Córdoba, el contrato de préstamos de Aglomerados Córdoba, el documento del Consejo Superior de Deportes, el pagaré y la documentación de la LFP sobre el “no aval”. “Aquí están todos los papeles. Que me digan ahora quién miente”, dijo González en la puerta de salida de El Arcángel, un recinto en el que aguarda una segunda vuelta de campeonato repleta de sensaciónes al límite.

Etiquetas
stats