Alfonso Cabello suma un bronce en los Juegos Paralímpicos

Alfonso Cabello, a la izquierda, con el bronce en velocidad por equipos

Es insaciable. Lo demuestra en cada competición en que está presente. Cuando sale a la pista siempre procura situarse entre los mejores. Y rara vez no lo consigue. De ahí que sea frecuente el añadido de una página de éxito a su historia, que es la de uno de los mejores deportistas cordobeses y españoles de todos los tiempos. Así es Alfonso Cabello, un referente convertido en leyenda viva. Un mito nacido en La Rambla que en la madrugada de este sábado suma otra medalla a su palmarés al colgarse el bronce, junto con Ricardo Ten y Pablo Jaramillo, en la prueba de velocidad por equipos en los Juegos Paralímpicos de Tokio. Se trata del segundo metal del ciclista en Tokio y del quinto en una cita de esta envergadura.

A diferencia del pasado jueves, cuando Alfonso Cabello se proclamó campeón en su modalidad predilecta, la de contrarreloj en 1.000 metros -o kilómetro como se conoce mayoritariamente-, la competición arrancó esta vez a hora intempestiva en España. En torno a las 3:30 arrancó el concurso de las selecciones en el velódromo de Izu, donde la delegación patria buscaba repetir la consecución de presea con que saldó su paso por Río de Janeiro 2016. No iba a ser sencillo, pero los componentes del combinado dieron el máximo para hacerlo. Eso sí, con escasas opciones de pugnar por el oro por el potencial de China y Gran Bretaña, que batieron sucesivamente tanto el récord del mundo como el paralímpico -que normalmente tiene un registro superior-.

La actuación de la tripleta española fue notable, pero especialmente determinante fue la del ciclista de La Rambla. Ya en la carrera de semifinal, con diez equipos en lista de salida, obtuvo el mejor tiempo del combinado nacional. A modo de puntualización, la prueba de velocidad por equipos se desarrolla con una distancia de 750 metros, con 250 para cada uno de los tres corredores que componen un conjunto. Los deportistas tienen diferente categoría, ya que se reúne en esta competición a todas desde el C1 al C5, que es la clase de Alfonso Cabello. En cualquier caso, España estuvo lejos tanto de China como de Francia, que rodaron en tiempos sobresalientes. El cuadro asiático se hizo con la victoria en la serie clasificatoria con un crono de 48.051 que supuso una nueva plusmarca paralímpica y del mundo.

Con Gran Bertaña en un registro de 48.524, España sólo pudo -como si fuera poco- lograr una plaza para la carrera por el bronce. Accedió a la misma con un apunte de 49.571, que fue el último dato que estuvo por debajo de los 50 segundos. Francia se postuló para el podio al acabar en 50.344. Tocaba esperar a partir de ese momento a las 5:12 -hora peninsular- para saber si la tripleta nacional finalizaba en el tercer lugar o no. Y con ello, si Alfonso Cabello se hacía con su segundo metal en dos días. Los galos no lo pusieron nada fácil pues hasta la tercera vuelta manejaron mejor crono que la tripleta formada por el rambleño, Ricardo Ten y Pablo Jaramillo. Fue ahí donde tuvo un papel fundamental el cordobés, que rebajó su tiempo en la serie para otorgar la presea a la delegación patria.

España concluyó con una marca de 49.209, mientras que Francia quedó con otra de 49.567. Así, la tripleta nacional repitió el bronce que había obtenido cinco años atrás en Río de Janeiro. A todo esto, Gran Bretaña ganó el pulso con China por el oro y dio otro doble récord, paralímpico y mundial, con un registro de 47:579. De vuelta al propio Alfonso Cabello, el pistard reeditó su éxito de la anterior edición del evento deportivo más importante a nivel planetario. Aunque lo hizo con mejor balance si cabe, ya que en Brasil saldó su participación con dos terceras posiciones y esta vez abrió con el oro en kilómetro, que además fue histórico por la forma de conseguirlo. Sea como fuere, el ciclista de La Rambla alcanzó ya la envidiable y admirable cifra de cinco preseas en los Juegos Paralímpicos. A todas las mencionadas ha de sumarse otro primer puesto, en su prueba predilecta por supuesto, hace casi diez años. Porque en Londres 2012 comenzó su aventura en el Olimpo para los atletas adaptados y ejemplo de superación con el triunfo en la competición de contrarreloj en 1.000 metros.

Etiquetas
Publicado el
28 de agosto de 2021 - 09:03 h