Pedro Ríos, el padre de familia que tiene para todos

Pedro Rios pugna con un rival | MADERO CUBERO
El extremo jerezano es una pieza clave en el éxito del Córdoba, con el que ha firmado dos goles y ha servido varios a sus compañeros

La escena se viene calcando al final de cada partido en El Arcángel. Mientras los compañeros se abrazan o corren enloquecidos hacia los fondos del estadio bajo la banda sonora de los cánticos de victoria, él lanza besos hacia un lugar muy concreto de la tribuna. Allí están su mujer y sus hijos, que ya saben que papá ha vuelto a ganar. Pedro Ríos (Jerez, 1981) cumplirá 34 años el próximo diciembre y es plenamente consciente de que sus días de fútbol de élite se van consumiendo. Pero aún guarda unos cuantos y en el Córdoba están disfrutando de su talento maduro.

“No te puedo decir que me encuentre mal. Con la confianza de los compañeros, del cuerpo técnico y de la afición todo va bien y es más fácil. El equipo está funcionando y cada uno tratamos de sumar lo que podemos dar”, explicaba el jerezano en la sala de prensa de El Arcángel tras la victoria ante el Numancia. Los sorianos llegaron con el cartel de invictos, pero el Córdoba los destrozó con otra lección de fútbol práctico y esfuerzo colectivo. Ríos marcó el gol del empate (1-1) y sirvió a Florin el que selló el triunfo (3-2). “Hicimos algo muy complicado, que era remontar un resultado adverso. En la segunda parte estuvimos un poco dormidos, pero tenemos reacción y poderío para ganar a cualquiera”, acertó a explicar mientras su hijo pequeño reclamaba su atención.

“A mí me gusta llevar hasta el final las jugadas, agotar todas las posibilidades de remate”, expuso sobre el gol que marcó al Numancia. Iba en carrera, atento al desenlace de la acción de Xisco, cuyo remate superó el alcance del meta Munir, pero acabó estrellándose en el poste. Y allí estaba Pedro Ríos, que celebró el tanto abrazándose a la mascota, Koki. Es su segunda diana del curso. La primera la logró en La Romareda y valió tres puntos ante el Zaragoza (0-1). De sus botas nacieron también otros goles decisivos. Un saque de córner generó el gol ganador de Florin a la Ponferradina (1-0) y el bote de una falta este domingo permitió de nuevo al internacional rumano rubricar el triunfo ante el Numancia (3-2). También fue de Ríos el pase que Jean Paul Pineda, tras controlar a la perfección, convirtió en el 1-2 en el Anxo Carro de Lugo.

Al Córdoba le va de escándalo y Ríos tiene mucho que ver en este proceso. “Esto tiene que dar muchas vueltas todavía, pero estamos consiguiendo buenas sensaciones y sobre todo los resultados. Tenemos las cosas muy claras, pero cada partido es un mundo”, dice el veterano extremo, que confesó haber sentido algo especial en El Arcángel. “La gente ha estado del diez. Ya me dijeron los compañeros que esta gente, con poquito que les das, mira cómo responden. Ellos han sido partícipes y han empujado para el segundo y el tercer gol”, reconoció.

A día de hoy, Pedro Ríos es uno de los ejes sobre los que pivota un Córdoba enrachado. Cinco victorias en seis partidos, 16 puntos sobre 18 posibles, colíder en puesto de ascenso directo a Primera. “Paso a paso”, dice el jerezano, un futbolista que tiene enamorado a Oltra por su rendimiento en el césped y su ética de trabajo. Los aficionados corearán el nombre de otros compañeros más jóvenes que quieren hacer carrera en este negocio. Pedro ya lo ha vivido todo. Y, como suele hacer, se saldrá del foco y tomará el camino de vuelta a casa con la sonrisa del que sabe la verdad del fútbol.

Etiquetas
stats