¿Quién puede parar al Itea?

Dani Aranda celebra un gol del Itea Automatismos en Vista Alegre.

Los planes van saliendo. Con paciencia y sin fanfarrias, el Itea Automatismos -máximo representante de Córdoba capital en fútbol sala masculino- sigue dando pasos al frente. Algunos, con aire marcial; otros, a trompicones. Así es el deporte. Si lo que se sufre se disfruta más, el equipo cordobés tiene razones para montar una buena fiesta. Antonio García, uno de los mejores especialistas en el trabajo en los banquillos, llegó este verano con un desafío personal. Sustituyó a otro clásico de la dirección, Antonio Arellano, que había logrado asentar al equipo en la Segunda B. Ahora tocaba avanzar. Y de momento se han metido en el carril bueno. Van segundos en el grupo y el próximo fin de semana tendrán un examen de alto calibre: reciben al Energía Cerro Reyes.

El arranque del campeonato resultó de difícil digestión. Visitó el Itea al Stilo Textil de Villa del Río, uno de sus vecinos provinciales junto al Lucena y el Calderería Manzano de Bujalance. El resultado, 6-5, propagó una sensación frustrante que todos se juramentaron para disipar lo más pronto posible. Y la reacción no tardó. Sumaron consecutivamente triunfos ante el Sima Peligros FS, Real Betis Nazareno, Sporting Constitución y UD Coineña. Algunas de esas victorias las conquistaron con espectaculares remontadas o con acciones en los últimos instantes. Con partidos de los que normalmente se etiquetan como épicos, el Itea logró un punto de motivación creciente. En la pasada jornada confirmaron su progresión ante un complicado rival, El Palo Pedregalejo, al que endosaron una paliza (3-8) en la cancha de la barriada malagueña.

Con un balance de cinco partidos ganados y uno perdido, los cordobeses están imponiendo un estilo valiente, alejado de la especulación. Aceptan el cuerpo a cuerpo y sus encuentros son de los más vistosos que se pueden ver en la categoría. Reciben más goles que nadie entre los primeros clasificados (24), pero marcan más. Han firmado 35 en seis partidos, a casi media docena por cita. En la próxima jornada medirán su fuerzas con un líder que ha vencido a todos los que se le han cruzado por el camino.

“Lo importante es el colectivo. El equipo cree en sí mismo por encima de todo. Es la única manera de alcanzar el objetivo propuesto”, apuntaba Gori, uno de sus referentes en ataque. Llevaba cuatro jornadas consecutivas viendo puerta y en la última semana se quedó en blanco. Dio lo mismo. Su compañero Cristóbal se lució con un hat-trick y David Leal, Dani Aranda y Manu Leal (2) se aliaron con él para redondear un brutal 3-8. Así se las gasta el Itea Automatismos.

Etiquetas
stats