Pablo Alfaro: “Los equipos que estén arriba tienen que ser fiables”

Pablo Alfaro conversa con Djak Traoré en un entrenamiento | ÁLEX GALLEGOS

A por el último compromiso liguero del año. En un 2020 marcado por el coronavirus y todas las consecuencias que lleva a cuestas, los equipos quieren finalizar este aciago final de la década con el mejor de los sabores. En el caso del Córdoba CF, que hizo valer el estreno de su nuevo entrenador con una victoria en el Enrique Roca ante el Real Murcia, le quedará el próximo choque ante el CD Ejido 2012 y el compromiso copero ante el Albacete Balompié. Para dichos choques, por cierto, el equipo blanquiverde no contará con el principal protagonista ante el cuadro pimentonero, Willy, por una lesión muscular.

Ante tal situación, Pablo Alfaro fue claro. “Me oiréis muy poquito llorar las ausencias, prefiero alabar las presencias”, afirmó sobre la baja del delantero extremeño, sobre el que añade que “perdemos a una de nuestras referencias arriba y poder no disfrutar de él, de su fútbol y de lo que hizo el otro día en Murcia. Si no está Willy tendrá que salir otro compañero que lo hará exactamente igual e igualar todo lo que dio al equipo el domingo”. Piovaccari y el inédito Alberto Salido podrían tomar protagonismo en el duelo ante El Ejido. Tampoco contará el maño con Miguel De las Cuevas, en pleno proceso de recuperación. “Vamos a tener que ser cautos con él (Willy), tiene una lesión menos importante de lo que pensábamos. Quedan dos partidos antes de Navidad, es muy probable que no podamos contar con ninguno de los dos”, aseveró el entrenador cordobesista sobre sus altas antes de final de año.

Con los que sí podrá contar, si no existe percance en estos días, serán Alain Oyarzun y Moutinho, con diversas molestias a lo largo de la semana, ante las que incluso ensayó el doble lateral en el perfil zurdo. “Ya han entrenado con el equipo, han hecho la sesión completa, si no pasa nada extraño, lo normal es que estén en condiciones de poder competir”, explicó Alfaro tras una semana en la que “hemos podido tener una semana limpia de trabajo, ir incorporando conceptos, de seguir manteniendo todo lo bueno que tenía y que sea un Córdoba capaz de transmitir ese vigor y ganas de ilusión por vencer”.

El visitante y la vuelta a cierta normalidad

Sobre el rival, dirigido por el también zaragozano Tito García Sanjuán, su paisano se deshizo en elogios hacia él y hacia su equipo, el CD El Ejido 2012, en el que está en la cuerda floja. “Es un entrenador con una capacidad más que sobrada que ha demostrado, le deseo lo mejor excepto este domingo. Es un equipo que tiene unas características muy definidas, que cuando tiene la pelota sabe qué hacer, es organizado, aunque ahora no tenga una buena racha de resultados, la temporada la empezó muy bien: un recién ascendido que consigue prácticamente sacar todos los puntos habla del trabajo que se ha hecho y de la capacidad del equipo. En cualquier momento despiertan y no queremos que sea aquí en Córdoba”, detalló Alfaro. En relación al vital triunfo a domicilio ante el Real Murcia, Pablo Alfaro explicó que “el equipo supo estar ordenado, supo ser valiente en la presión y se nos desbordó con muy poquita facilidad”, aunque no escondió que “con balón nos faltó y eso no lo voy a negar cuando lo vea, nos faltó fluidez, movilidad, el equipo se tiene que ir desenganchando en eso”. La clave, por encima todo, es que “los equipos que estén arriba tienen que ser fiables y esa fiabilidad nos la tenemos que ir ganando poco a poco. El hecho de mantener la puerta a cero también es importante. Hay que mejorar mucho”.

Las últimas actualizaciones de las restricciones aplicadas al territorio andaluz permitirán al Córdoba poder recibir aficionados en sus gradas 48 días después del Córdoba CF - UCAM Murcia de principios de noviembre. Aunque ya se pudo ver en Murcia, parece ser el turno de Andalucía, con lo que ello supone, concretamente, para el equipo blanquiverde. “El aficionado tiene ganas de coger su rutina, de coger su almohadilla, venir al Arcángel, a sentarse y disfrutar o sufrir con su equipo, esperemos que disfruten más que sufran, pero que ya nos veamos las caras todos”, manifestó Pablo Alfaro, a lo que añadió una metáfora sobre la realidad del coronavirus relacionada con el balompié. “El fútbol es una empresa que transmite emociones, estamos para emocionar a la gente. Nos ven desde la tele y está muy bien, pero estás más enlatado. Ojalá el próximo partido sean más de 400 y poquito a poco, sin desguarnecernos de este virus, que está esperando cualquier momento para poder atacar, que volvamos a nuestras vidas que tanto echamos de menos”, expresó el entrenador maño.

De su equipo, para acompañar de nuevo a la afición cordobesista en su feudo, “espero que salgamos con la ilusión de vencer y de hacer un partido lo más completo posible que podamos. Si con todo eso conseguimos dar una pequeña alegría o una alegría grande a todos nuestros aficionados en el último partido de liga en el Nuevo Arcángel, con las 400 espectadores que vengan a vernos. Este año 2020 ha sido muy malo y tengo ganas de terminarlo bien, hay gente que lo está pasando muy mal, y esa alegría podérsela brindar”, finalizó un Pablo Alfaro que podrá tener a pocos pero fieles cordobesistas en su estreno en el banquillo de local del Arcángel.

Etiquetas
stats