La nueva fórmula blanquiverde: cinco fases para fichar

Presentación de los nuevos miembros del área técnica del Córdoba | MADERO CUBERO

Si en algún punto se ha reforzado el Córdoba en los últimos meses, ese ha sido claramente el de la parcela deportiva, que lleva trabajando desde su llegada a comienzos de año en busca de construir una nueva filosofía de club, con la mirada puesta en un proyecto de futuro y con especial atención sobre la cantera. Así lo ratificó el propio Miguel Valenzuela, director general deportivo del club, quien se ha situado al frente de la estructura deportiva de la entidad. Una organización “moderna y profesionalizada”, tal y como apuntara hace unos días el consejero Adrián Fernández. Así, Valenzuela, que cuenta con una dilatada experiencia en las categorías inferiores del Real Betis, detalló a través de una rueda de prensa telemática la metodología de trabajo que ha puesto en marcha con su nuevo equipo desde su llegada a El Arcángel. 

En este sentido, la nueva fórmula de captación, evaluación e incorporación de talento a la disciplina blanquiverde consta de cinco fases, en las que tendrá una función específica cada uno de los miembros del área técnica. Cabe recordar que, además de Valenzuela, el resto del organigrama lo componen Juanito (director deportivo), David Ortega y Rafael Herrerías (directores de cantera) y Rafael Sánchez (secretaría técnica y scouting). Eso sí, dentro de la nueva metodología tendrán igualmente un papel muy importante cada uno de los técnicos de la entidad, a los que se les asignará una categoría en busca que generar “especialistas en categorías”, tal y como reconoció Valenzuela, quien afirmó además que “ser infalible no es posible, pero con una metodología de trabajo las posibilidades de equivocarse son menores, de eso se trata”. 

De este modo, la fórmula se divide en cinco etapas. En una temporada normal, la primera correspondería a los meses que van desde julio/agosto hasta enero, en los cuales se analizan todos los jugadores. Eso sí, dado que los mencionados integrantes aterrizaron en el club durante el mercado de invierno, el director general deportivo aclaró que “en enero hicimos una auditoría, en febrero empezamos a trabajar en nuestra base de datos y este curso empezamos a rellenar esa base de datos. Estamos trabajando en Tercera División, los grupos de Segunda B y la Segunda A, además de la segunda portuguesa, francesa e italiana y algo de las ligas del centro de Europa”. Asimismo, recordó que, a día de hoy, “tenemos unos 2.600 jugadores evaluados en nuestra base de datos, por lo que nos quedan aproximadamente un 20% o un 25% de futbolistas. Por tanto, ya hemos analizado aproximadamente el 80% de todos los jugadores de Segunda y Segunda División B”.

En dicha fase inicial, cada técnico ofrece una nota global de cada jugador analizado, añadiendo comentarios, aspectos técnicos y físicos, lo cual da lugar a que finalmente cada uno disponga de entre 6 y 9 jugadores seleccionados por cada posición. Una información que “es un bien del club”, ya que “si nos vamos, o me voy yo, quedará todo el trabajo para el club”, subrayó Valenzuela. La fase dos correspondería a los meses de enero a abril, y es en la que se encuentra la entidad a día de hoy. Ahí ya habría una selección definida en cada puesto y la tarea pasaría ahora a un cruce de datos, es decir, que los informes emitidos los analizará otro técnico distinto para tener una segunda valoración. En este caso se añadiría además un seguimiento del futbolista según determinadas circunstancias, tales como la diferencia entre jugar como local o visitante. 

La fase tres, que iría de abril a junio, supondría la selección definitiva. En esta ocasión hay que comenzar añadir nuevos aspectos, tales como conocer al jugador en un entrenamiento (de ser posible) o su rol dentro del vestuario. Asimismo, se introduce el Big Data, por ejemplo, para saber si un mediocentro recuperador de verdad roba suficientes balones por encuentro. A continuación tendría lugar el protocolo de contracción, que correspondería a los meses que van de mayo a agosto. Será entonces cuando se produzca el contacto con el jugador y su representante, se define la propuesta económica, la cual se transmite al consejo de administración y éste se encarga de la contratación definitiva.

Finamente, desde agosto y durante el resto de la temporada se desarrollaría la quinta fase, que albergaría la facilitación del proceso de adaptación, es decir, un asesoramiento al jugador de la idiosincrasia del club, la ciudad, la afición, los medios de comunicación; y gestión y ayuda de situación familiares. “Solo queremos que el jugador tenga una preocupación, prepararse y jugar bien al fútbol, y un jugador feliz rinde mejor”, ya que “el objetivo del Córdoba es ascender y el nivel de exigencia es altísimo desde el minuto uno”, apostilló Valenzuela. 

Etiquetas
stats