El nombre es lo de menos: angustia maña en El Arcángel

El defensa cordobés y ahora zaragocista Fernández, en su etapa de blanquiverde.

La Segunda División no entiende de nombres ni de rangos. Ni de contratos altos ni urgencias históricas. Que se lo cuenten al Zaragoza, que el próximo domingo (12:00, Canal Plus) visita El Arcángel con una buena dosis de angustia encima. Tiene 47 puntos y está a cuatro del descenso a falta de cinco jornadas. Dado que resulta impredecible lo que hagan los que vienen detrás (ahí ninguno se rinde), el conjunto aragonés se ha marcado el reto de sumar tres en Córdoba y dar un paso decisivo para la supervivencia. No le acompaña su estado de forma (sólo ha ganado dos veces en las últimas diez jornadas) ni tampoco las estadísticas históricas le hacen un guiño.

En Segunda División ha visitado el recinto ribereño en tres ocasiones. Nunca sumó nada. Cayó en la 77-78 (2-1), en la 2002-03 (2-1) y en la 2008-09 (1-0). En Primera División se produjeron los siete enfrentamientos restantes, durante la edad de oro blanquiverde en los años 60. El balance en ese periodo fue de cuatro victorias cordobesas, un empate y dos derrotas. Prácticamente en todos los cruces se daba una circunstancia: el Córdoba braceaba para no hundirse en la clasificación y el Zaragoza pugnaba por el ascenso -en Segunda- o los puestos nobles. Esta vez es distinto. Los anfitriones, inmersos en una racha sensacional (seis jornadas sin perder, con cuatro victorias), suman 53 puntos y dependen de sí mismos para jugar el play off de ascenso a Primera. El Zaragoza, sin lograr poner fin a su turbia marcha deportiva, suma además a su volcánico estado los rumores de venta de la propiedad a un grupo de empresarios aragoneses. Los conflictos son contínuos entre los muros de La Romareda durante la etapa de Agapito Iglesias en la presidencia. La anunciada marcha del entrenador Víctor Muñoz pese a tener un año más de contrato y la filtración de los jugadores y técnicos que no seguirán añade picante a un curso deportivo muy duro en Zaragoza.

En las filas blanquillas llegará un viejo conocido de la parroquia local, el defensa José Manuel Fernández, que fue traspasado en el mercado invernal de la 12-13 a un Zaragoza de Primera División. El cordobés padeció el descenso a la categoría de plata y ahora es uno de los asiduos en el once de Víctor Muñoz después del ostracismo al que le sometió el anterior técnico, Paco Herrera, que apenas contó con él. El nombre del lateral derecho exblanquiverde, que tiene contrato con el Zaragoza hasta 2018, sonó como posible refuerzo en calidad de cedido el pasado mes de diciembre. Sin embargo, la operación no llegó nunca a hacerse real. Los más veteranos recordarán también al ariete Moisés, que llega formando parte del staff técnico aragonés y estuvo en el Córdoba en la campaña 2002-03. Suyos fueron dos goles, uno de ellos en el último minuto, que doblegaron al Zaragoza en El Arcángel y ayudaron a la sufrida permanencia de los cordobesistas en Segunda.

Etiquetas
stats