No todo puede ser orgullo

.

Las costumbres a veces no son buenas. Buen ejemplo de ello es la que, sin quererlo, ha adoptado el Córdoba. Aunque sólo han transcurrido cinco jornadas, desde el inicio de la temporada parece decidido el conjunto blanquiverde a dar la cara únicamente cuando recibe un golpe -o un par, como ocurrió en Yecla-. Ha sido cuando ha tenido el marcador en contra cuando el equipo de Enrique Martín se ha activado en casi todos los partidos. Su arma secreta en esos instantes es un orgullo que no lo puede todo ni todo lo puede ser. Este sábado arrancó muy pronto por debajo en el marcador, ya que el Badajoz cobró ventaja al primer minuto desde el punto de penalti. Después, mucha insistencia sin premio. O no al menos con el que habría gustado. Owusu pudo rescatar al menos un punto en un encuentro que debería servir de aviso.

Al terreno de juego saltó el conjunto blanquiverde con novedades respecto del anterior duelo. No sorprendieron los regresos al once de Jesús Álvaro y Javi Flores, sí lo hizo la inclusión de Djetei. El retorno del lateral era previsible y el del jugador de Fátima lo había anunciado Enrique Martín. Tampoco resultaba extraño que el central camerunés tuviera la ocasión de debutar pero sí que lo hiciera en detrimento de Ángel Moreno. La salida del joven zaguero de la alineación fue precisamente lo que llamó la atención de este último cambio por parte del navarro. El caso es que el técnico califal se mantuvo fiel al esquema diseñado en pretemporada pese a que en las últimas jornadas pareció no convencerle demasiado el juego del equipo.

La verdad es que poco importaron unas circunstancias y otras pues el Córdoba repitió el aciago inicio de encuentro que vivió ante el Recreativo Granada. Después de que el árbitro diera permiso para que el balón echara a rodar el Badajoz salió con velocidad en busca de la portería defendida por Isaac Becerra. La acción terminó con un penalti de Djetei a los 19 segundos. Fue Gorka Santamaría quien se encargó de ejecutarlo y adelantar a los albinegros, este sábado de rosa. De nuevo tocaba remontar. Aunque en esta ocasión había un factor en contra de importancia: el rival llegaba con apenas un gol encajado en las primeras cuatro fechas del campeonato. De su seguridad atrás dio buena cuenta el cuadro extremeño a lo largo de la primera parte con un sistema de dos pivotes por detrás de la línea de enganche con el punta.

Funcionó el planteamiento de Nafti, ya que el conjunto blanquiverde se veía incapaz de romper el muro y cercar el área visitante. Mientras, los pacenses aparecieron otra vez en ataque en el minuto 7. Lo hicieron con un disparo de Adilson desde la media luna que se marchó fuera por muy poco. No había entrado bien al duelo el equipo de Enrique Martín, que poco a poco obtuvo cierto control de la situación. Eso sí, el cuadro califal volvió a optar por un fútbol más directo que de combinación. Si bien aparentaba estar mejor no conseguía el Córdoba percutir con acierto. Así, hubo que esperar a que en el 12 Javi Flores efectuara un lanzamiento de falta que no remató Chus Herrero por muy poco tras intervenir la zaga extremeña. Esta jugada despertó a los locales, que en el 14 insistieron por mediación de Owusu. Atrapó Kike Royo.

Precisamente el africano destacó con sus acciones individuales, tal y como ocurrió ante el Murcia. Tras un intento frustrado de Héber Pena de hacer el 0-2 el ghanés se las ingenió para cuando todo parecía perdido iniciar una acción que acabó con una media chilena de José Antonio González que se fue por encima del marco pacense. Ya en el 25 los mismos jugadores protagonizaron otra jugada ofensiva. El segundo rozó el gol tras pase en profundidad del primero. A partir de este instante, el Córdoba procuró buscar la puerta de Kike Royo mientras el Badajoz se limitaba a mantener la compostura y guardar el resultado. Pero los blanquiverdes no lograban generar tiros ni oportunidades claras. De esta forma, el duelo alcanzó su tiempo de descanso con el inquietante 0-1 en el tanteador. Por cierto, que el colegiado decidió señalar el final de la primera parte casi un minuto antes de llegar al 45.

No le quedaba otra al Córdoba que salir a por todas en la reanudación. Sin embargo, el retorno de vestuarios no resultó positivo. El cuadro califal regresó al encuentro fuera de sitio y sufriente. Tal era la desubicación que en el 46 pudo incrementar su ventaja el Badajoz. Héber Pena probó a Isaac Becerra, que no pudo atrapar y concedió a Gorka Santamaría la opción de anotar. El atacante albinegro estaba en fuera de juego y por fortuna el electrónico no se movió pero el equipo de Enrique Martín estaba aturdido. El ambiente además se enrareció con las protestas a Jesús León. En medio del temporal Adilson pudo abrir la herida con un potente disparo que murió en la madera.

Comenzó a reinar la preocupación en el banquillo local, si bien poco después los blanquiverdes se rehicieron y enseguida encontraron premio. Con el paso de los minutos retomó el control de la contienda y fue así cómo se dejó ver por el área extremeña. En el 57, fue Owusu quien hizo acto de presencia. El ghanés perdió el balón pero no bajó los brazos y pugnó. Lo recuperó y ganó línea de fondo para sacar un disparo escorado que tras tocar en Candelas entró en la portería defendida por Kike Royo. El tanto provocó que El Arcángel se viniera arriba y por inercia también la escuadra cordobesista.

Había tiempo suficiente para revivir la remontada ante el Recreativo Granada. Ésta la pudo firmar ya en el 67 el propio Owusu, casi siempre presente con el Córdoba abierto al ataque. El ghanés buscó su segundo y el de su equipo con un disparo cruzado en el 67 que se marchó fuera por escasos centímetros. Existía confianza en dar la vuelta a la compleja situación generada al comienzo del partido. Pero el Badajoz llevó el duelo a una especie de correcalles que impidió continuar con el ritmo en materia ofensiva. De esta forma hubo que aguardar hasta el 80 para que de nuevo Owusu acariciara el 1-2. Fue con otro remate cruzado, que salió más cerca si cabe del palo de la meta de los extremeños.

Tras esta ocasión el Córdoba dio un definitivo paso adelante en busca del triunfo. Con el aliento de la afición volcó el campo sobre la portería visitante, en que merodeó casi de continuado durante el último cuarto de hora -diez minutos más el añadido-. Pero por mucho que insistió, el conjunto blanquiverde no consiguió remachar con un tanto postrero que permitiera vivir otro final de éxtasis. Fue de esta forma cómo el Badajoz robó al equipo de Enrique Martín sus primeros dos puntos de El Arcángel en lo que va de temporada. También se dio de esta manera una lección importante: no todo puede ser orgullo. El cuadro califal parece necesitar un golpe para activarse y no siempre se va a repetir lo que sucedió en la jornada inaugural o la pasada semana en Yecla.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA CF, 1: Isaac Becerra, Fernández, Djetei, Xavi Molina, Chus Herrero (Ángel Moreno, 70’), Jesús Álvaro, Imanol García, Javi Flores, José Antonio González (Moyano, 58’), Juanto Ortuño (Gabriel Novaes, 64’) y Owusu.

CD BADAJOZ, 1: Kike Royo, Toni Abad, Pablo Vázquez, César Morgado, Candelas, Sergi Maestre, Caballero, Adilson (Dani Segovia, 86'), Álex Corredera, Héber Pena (Chris Ramos, 67’) y Gorka Santamaría (Guzmán, 73’).

ÁRBITRO: Muñoz Piedra (Comité Madrileño). Mostró cartulina amarilla a los locales Djetei y Jesús Álvaro; y a los visitantes Caballero, Toni Abad, Álex Corredera y Candelas.

GOLES: 0-1 (1’) Gorka Santamaría, de penalti. 1-1 (56’) Owusu.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la quinta jornada del campeonato de Liga en el Grupo IV de Segunda B, disputado en El Arcángel ante 9.410 espectadores.

Etiquetas
stats