No fight, no life: 'Calorro' Ramos y su sueño francés

Nacho 'Calorro' Ramos, listo para el combate.
El púgil viaja por tercera vez a Bourges para disputar un combate oficial | En España no existe el boxeo para discapacitados

A quien más y a quien menos, los ojos le hacen chiribitas y le asoma una sonrisa pícara cuando le hablan del mes de mayo en Córdoba. A Nacho 'Calorro' Ramos, sin embargo, la simple mención del mes de las flores le altera el pulso y sus pupilas destilan fuego. Mayo es el mes del combate. De su combate. Es boxeador y discapacitado. En España, la segunda condición invalida la primera. No se organizan competiciones oficiales y se mira para otro lado porque se entiende, y así lo dice 'Calorro' cada vez que tiene oportunidad, que personas como él no pueden boxear. ¿Que no? Este fin de semana, en la localidad de Bourges, Ramos lo vuelve a hacer. Con 29 años, sabe que no puede perder el tiempo. Ha tenido un año para juntar, a través de todas las vías posibles -veladas benéficas de amigos, donaciones particulares, venta de papeletas...-, el dinero suficiente para hacer el viaje junto a su entrenador, Gregorio 'Aspirina' Pérez, uno de los nombres de referencia en el boxeo cordobés. Y ya están en Francia.

Es la tercera vez que 'Calorro' Ramos acude al Handi-Boxe Gilbert Joie, un campeonato de boxeo para discapacitados que se organiza en Francia, donde su federación nacional coloca en el mismo rango de oficialidad a todos los púgiles. En las dos ocasiones anteriores no logró ser campeón, aunque siempre fue mejorando sus actuaciones. Acabó cuarto en su estreno. El año pasado, subcampeón. Esta vez quiere dar un paso más. Criado en Barcelona y residente en Valenzuela, desde donde se desplaza diariamente para seguir sus entrenamientos en Fepamic y en el Vital Wellness, Nacho Ramos sueña con un título. Ya tiene uno de carácter sentimental: fue el primer boxeador español discapacitado -tiene un 88% de discapacidad, con atrofia en los brazos- que compitió en un campeonato oficial. Ahora, otros siguen su ejemplo. Un púgil catalán también acude al certamen francés, que se ha convertido desde hace tres años en la cita que da sentido al duro trabajo diario de este boxeador de raza. A pesar de padecer una enfermedad rara -la artogriposis degenerativa, que debilita los músculos y las articulaciones-, Nacho Ramos ha seguido un exigente plan de preparación física y técnica que le ha colocado en su mejor momento. Quiere pelear y lo hace donde se lo permiten. Si hay que ir, se va. Ya está acostumbrado a que no se lo pongan fácil.

Etiquetas
stats