No por esperado es menos doloroso

.

Era uno de esos días para disfrutar y competir al mismo tiempo. No todas las semanas se visita un feudo histórico como el Palacio de los Deportes de Murcia. Pero las circunstancias quisieron que no se pudiera completar ni lo uno, ni lo otro. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad dio una verdadera gesta de esfuerzo físico, aunque dos lesiones (ambos porteros) acabaron dejando un sabor agrio, en un duelo que con el paso de los minutos fue decidiéndose cada vez más en favor de ElPozo Murcia, rival que llegaba a la cita en racha y que seguirá así, a costa de un cuadro cordobés que tropezó por un contundente 5-1. 

No pecó de ansiedad el cuadro blanquiverde en el inicio, pese al rival y lo que supone jugar en una pista así. Más bien todo lo contrario, los de Maca supieron entrar paulatinamente en el encuentro, acomodándose a sus propias ideas y, al mismo tiempo, sabiendo apaciguar las del contrario. Una puesta en escena que contó además con la novedad de Nono en portería, y de Shimizu en el puesto de pívot. Ambos regresaban de sus respectivas lesiones y fueron protagonistas en el primer tiempo. De hecho, el internacional japonés firmó la primera del partido al minuto de juego, con un disparo por bajo tras un robo en media pista de Pablo del Moral. Era la carta de presentación del equipo en Murcia, y del propio jugador ante su ex equipo. A partir de ahí tocaba jugar la partida.

Y en ese lance demostró ElPozo la razón por la que es uno de los grandes del campeonato (y de la propia historia del fútbol sala nacional). La primera oportunidad realmente clara la tuvo minutos después Marcel, con un disparo raso que repelió de manera fenomenal Nono, sacando un pie salvador a la esquina. Pero era solo un aviso, pues si esa oportunidad estuvo cerca de colarse, la que no erró llegó justo en la siguiente jugada. El brasileño aprovechó un magnifico balón colgado tras saque de banda para impactar una volea fortísima, y que tuvo además la mala fortuna de contactar con el cuerpo de Jesús Rodríguez, lo que hizo desviar un poco la trayectoria. El 1-0 ya lucía en el marcador.

Desde ese instante, el juego aumentó en ritmo y, por momentos, se transformó en un intercambio de golpes continuo; primero con un intento de Felipe Valerio para los locales, mientras que el capitán Manu Leal pudo empatar segundos después. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad gozó entonces de sus minutos de mayor verticalidad, y la más franca llegó tras una gran triangulación al contraataque, en la que Koseky cede de forma excelente para Dani Fernández, aunque éste no logra acertar a puerta vacía. Los cordobeses estaban perdonando las ocasiones de las que disponían y, por si fuera poco, la intensidad conllevó que se fuesen cargando de faltas, hasta el punto de que, a falta de ocho minutos, el bonus ya brillaba en su contra. Con ese problema también debía lidiar el equipo de Maca, una vez más. Pero al menos estaba logrando incomodar a los de Diego Giustozzi, que no es poco.

De este modo, el cuadro visitante trató de ralentizar la intensidad por los problemas con las faltas. Sin embargo, los constantes errores por parte de ambos permitían poder salir al contraataque con cierta asiduidad, aunque ninguno encontró claridad real de cara al gol. El primer tiempo transcurrió con pocos avisos más. Fueron minutos de fogueo.

Sin embargo, ElPozo, pese al letargo en el que se adentró en los últimos compases del primer tiempo, sacó a relucir su talento en una chispa de inspiración, pues pudo ampliar la renta a escasos segundos del descanso. Pero no fue así y una mínima ventaja iluminaba el electrónico (1-0), así como las esperanzas de los cordobeses. No cabía duda que los de Maca se lo estaban dejando todo en la pista. Esfuerzo enorme de los visitantes, teniendo en cuenta lo que llevan acumulado -y lo que resta aún-. Faltaba por ver si iban a ser capaces de mantener la intensidad.

Pero el tiempo de asueto sentó mejor a los locales, con una salida en tromba del conjunto charcutero, que buscó en la reanudación sentenciar de forma definitiva el choque. Pero Nono estaba bajo palos. El guardameta luqueño mostró su mejor nivel, convirtiéndose en una pesadilla constante ante las acometidas de los murcianos. Eso sí, el punto culmen de esa sexta marcha se reflejó en una contra de Marcel. El ala se lanzó en solitario ante Nono, aunque su disparo impactó en el travesaño. Pero no acabó ahí la jugada, ya que el propio jugador recogió el rechace y volvió a disparar, encontrándose ahora con el cuerpo del meta. Y a la tercera llegó la vencida, pues nada pudo hacer el de Luque frente al golpeo inalcanzable de Paradynski.

Al Córdoba le faltaba puntería en la finalización. Acumulaba ocasiones sin acierto. Primero Manu Leal y seguidamente Zequi incomodaron a Fabio, aunque sus disparos no alcanzaron el fondo de la red. Por contra, la mejor noticia aparecía de nuevo bajo palos, con un Nono excelso y que le sacaba de forma extraordinaria un balón de los pies a Leo Santana, cuando el brasileño se dirigía en solitario hacia el tercero. Sin embargo, los problemas no dejarían de aumentar.

El mencionado portero tuvo que retirarse de la pisa, tras un fortuito golpe en la mano. Le tocaba debutar en el partido a Cristian Ramos, guardameta habitual del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, pero que salió frío y en la primera contra de los murcianos tuvo que recoger el balón de su portería tras gol de Paradynski. Ese tanto parecía dejar sentenciado el duelo, pero Córdoba no estaba dispuesto a darse por vencido antes de tiempo. Un robo de Pablo del Moral en la cercanía del área local acabó con un pase al punto de penalti para Cristian Cárdenas, que ahora sí inauguró el marcador para los suyos. Distanciada estrechada y una vida extra en clave blanquiverde, que se vio truncada tras un contraataque de Alberto García que acabó en el cuarto del partido.

Y los problemas se hicieron ya insoportables. Cristian, minutos después de su ingreso en pista, tuvo que marcharse en camilla con notables gestos de dolor tras un mal giro de su rodilla derecha. Nono -también lesionado- se veía obligado a volver a la batalla. Maca salió entonces a por todas con el juego de cinco, en busca de una heroica que se antojaba realmente difícil. Y más con Fede bajo palos. El guardameta salvó a su equipo de sufrir más de lo esperado en el tramo final. Y del riesgo llegó el quinto, obra de Parandynski que anotó a puerta vacía. Así, entre agrias sensaciones y un final cargado de incertidumbre en diversos frentes, se puso fin a una jornada para olvidar. 

FICHA TÉCNICA

ELPOZO MURCIA FS, 5: Fede, Valerio, Marcel, Darío, Paradynski, Altamirano, Pol Pacheco, Alberto García, Andresito, Álex y Leo Santana.

CÓRDOBA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, 1: Nono, Pablo del Moral, César, Dani Fernández, Shimizu, Javi Sánchez, Koseky, Zequi, Manu Leal, Jesús Rodríguez, Cristian Cárdenas y Cristian Ramos.

ÁRBITROS: Bernabéu Haro y González Ruano (Comité Valenciano). Mostraron cartulina amarilla al visitante Dani Fernández. Los porteros locales Nono y Cristian Ramos tuvieron que retirarse lesionados.

GOLES: 1-0 (4′) Marcel. 2-0 (23′) Paradynski. 3-0 (29′) Paradynski. 3-1 (30′) Cristian Cárdenas. 4-1 (34′) Alberto García. 5-1 (36′) Paradynski.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vigésima jornada del campeonato nacional de Liga de Primera, disputado en el Palacio de Deportes de Murcia.

Etiquetas
stats