¿Cómo no va a doler?

Javi Lara habla con Rodas en el Tenerife -Córdoba (2-0) en el Heliodoro Rodríguez López | LOF

Se fue del Córdoba en las vísperas del cincuentenario, en un curso 2004-05 en el que se buscaba la Primera División y se terminó en Segunda B. Ahora ha vuelto en plena madurez, con un bagaje profesional detrás y la ambición de vivir sensaciones distintas en el club de su tierra. Doce años después, Javi Lara se vistió con la camiseta del primer equipo para estrenarse en el Heliodoro Rodríguez López de Tenerife, que fue su hogar en los últimos meses del curso pasado. El retorno le reportó un trago agrio. Carrió le sacó en el campo a falta de media hora supliendo a Borja Domínguez. El marcador era de empate a cero y el grupo amasaba razonables razones de salir de allí con algún punto, aunque el partido no estaba siendo ni mucho menos brillante.

El Córdoba perdió por 2-0. Encajó el primero de un modo raro y fue incapaz de recomponer la figura. La fragilidad anímica volvió a salir a relucir en el momento menos apropiado. “Creo que el equipo ha dado la cara tanto en la primera parte como en la segunda, pero las dinámicas a veces son difíciles de salir de ellas, y hemos visto en un gol que no sé cómo explicarlo. Es difícil de evitar, un rebote, un gol en contra y luego nos lanzamos a por el empate y ellos tienen gente rápida. En una falta creo que era a favor nuestra sobre Pedro Ríos, el árbitro no lo ha considerado y a la contra nos ha costado otro gol y ya sí que era muy difícil”. Así explicó el partido Javi Lara en la zona mixta, donde se hacen las autopsias a las derrotas de manera apresurada y tirando de tópicos.

“Creo que cuando quieres ser protagonista y tener el balón al final estás más cerca de ganar que de perder, y creo que el equipo lo ha intentado en todo momento. Tener el balón, crear ocasiones... Creo que el rival ha creado la que nosotros hemos originado por nuestras pérdidas, pero eso es ley del fútbol. Nos hemos podido adelantar en una falta, no ha sido así y luego ellos en otra, en un rebote, se han puesto por delante”, insistió el montoreño, que no escondió que el estado del vestuario es complicado. “Normal, a todo al que le guste su profesión y que la sufre, se le hace muy dura una derrota”, admitió.

¿Qué hacer? No queda otra que levantar la cabeza y seguir. “Por suerte el fútbol tiene estas cosas, que pronto te da otra oportunidad, y el domingo jugamos en nuestro campo, que no hay otro mejor para jugar al fútbol y nos lo tenemos que tomar así”, ha manifestado después de su debut como profesional en el Córdoba, el equipo en el que se forjó y al que ha vuelto para llevarlo, como mínimo, a un lugar mejor del que se encuentra ahora.

Etiquetas
stats