La mirada a Hoevelaken de los talentos del filial

Bijimine, Javi Galán y Fran Serrano en un entrenamiento. | MADERO CUBERO
Varios son los jugadores del Córdoba B con opciones de acudir al ‘stage’ del primer equipo tras su gran campaña | Oltra contó en 2015 en Campoamor con Sillero, Fran Serrano y Abel

El inicio de la pretemporada queda lejano para el Córdoba. Su regreso al trabajo está fechado para el 14 de julio, siete días antes de comenzar su estancia preparatoria en Países Bajos. Si bien tiene tiempo por delante, José Luis Oltra tiene, a buen seguro, anotados los nombres de los jugadores del filial con opciones de acudir a Hoevelaken, lugar de concentración del conjunto blanquiverde. No son pocos los que pueden gozar de la oportunidad, toda vez que el segundo equipo completara un curso memorable, que cerró con el ascenso a Segunda B. Futbolistas como Bijimine o Abel Moreno, que tuvieron su espacio en Segunda A la pasada campaña, Sillero, Fran Serrano, Moha Traoré o Javi Galán cuentan para terminar de configurar la expedición del cuadro califal a tierras neerlandesas allá por el 21 de julio. Todos llamaron a la puerta y el técnico escuchará.

La participación de canteranos o jugadores del B es norma cada verano. No sólo en el Córdoba, que en los últimos años trató de otorgar un lugar a los jóvenes talentos en su stage. En ese sentido, es probable que su presencia dentro del grupo resulte más numerosa este verano respecto al de 2015. El motivo, el brillante campeonato que realizó el segundo conjunto blanquiverde. El pasado año fueron tres los chavales que acudieron al Hotel Golf Campoamor, próximo a Orihuela. Sillero, Fran Serrano y Abel Moreno fueron los elegidos para compartir con los integrantes de la primera plantilla una semana de trabajo en tierras levantinas. De los tres, sólo el sevillano tuvo ocasión de participar con el cuadro califal en Segunda A. Lo hizo además de manera muy habitual en la etapa central del campeonato de Liga. Curiosamente, el central, que debutó hace dos temporadas en Primera, no gozó de dicha oportunidad, que sí tuvo Bijimine.

De cara al stage de este año, cerca de Utrecht, las opciones son mayores para Oltra. Con toda probabilidad, Sillero repetirá y el propio Bijimine estará presente. El defensa cuenta con confianza dentro de la entidad y con experiencia en el primer equipo, tanto a nivel de entrenamientos -en los que fue un habitual a lo largo de la campaña- como competitivo. Posee muchas papeletas para ser uno de los jóvenes que pongan rumbo a tierras neerlandesas. El resto de fichas dependerá, sólo en cierto modo, del estado del plantel en lo que su confección se refiere. Lo cierto es que otros como Javi Galán, muy del gusto del preparador valenciano, o Moha Traoré, quien se estrenó con el primer conjunto blanquiverde en Segunda A, hicieron méritos más que suficientes para mantener la aspiración de vivir la concentración en Hoevelaken. A esos nombres también se puede añadir el de Quiles, que junto con estos dos últimos y Sebas Moyano, aportó poderío ofensivo a la escuadra de Carrión.

La situación del canterano es diferente. El atacante, que fue uno de las piezas clave del Córdoba B el pasado curso, sufrió una grave lesión justo antes del play off de ascenso a Segunda B. Sebas se rompió el menisco externo de su rodilla izquierda y hubo pasar por quirófano. Entonces, no se precisó tiempo de recuperación, pero en este tipo de casos suele ser de unas ocho semanas. Dos meses que se cumplirán con la pretemporada del primer equipo recién iniciada. Habrá que ver si su estado permite que Oltra pueda pensar en él. Del mismo modo, tocará resolver la incógnita en torno a Fran Serrano y Abel Moreno de cara al stage en Países Bajos. Sea como fuere, las opciones son diversas para el técnico y cosa distinta es, claro está, el trabajo en Córdoba, donde a buen seguro serán más de los que viajen los que participen con la primera plantilla.

Etiquetas
stats