Meriem Ezbida busca nuevo desafío

Meriem Ezbida, en un partido con el Atlético Guardés | ATLÉTICO GUARDÉS

Toca a su final la trayectoria de Meriem Ezbida en el balonmano gallego. La cordobesa se marcha del Atlético Guardés tras dos años en el club de A Guarda, que manifestó en su texto de despedida que “le agradecemos su trabajo, esfuerzo e implicación desde el primer día que puso un pie en A Sangriña y le deseamos, de corazón, toda la suerte del mundo en sus futuros proyectos”. La cancerbera dejó muy buenas sensaciones en el Atlético Guardés pero, según asegura a CORDÓPOLIS, es el momento de marcharse.

Tras haber jugado competición europea y haber albergado algo de protagonismo en el equipo, Meriem Ezbida ha tomado una decisión muy meditada y “basada en lo que creo que es mejor para mí como deportista con proyección únicamente”. Aun así, la jugadora califa asegura que su marcha del cuadro pontevedrés es “agridulce, primero por no haber podido finalizar la temporada y que la despedida con la afición haya sido vía redes sociales”. La canterana de Adesal se muestra satisfecha por su estancia en el club gallego, señalando que “estoy muy agradecida de lo vivido aquí”.

En su carta de despedida publicada por el propio Atlético Guardés, la jugadora cordobesa se mostró muy emocionada tras toda su experiencia en el pueblo de A Guarda. “Me has dado tantas cosas. He vivido dos vestuarios maravillosos, con cada compañera que pasó a ser amiga y llevo siempre conmigo. Me diste Europa, me diste sueños, remontadas imposibles. Me diste el vértigo de verte el número 1 en la clasificación. Me diste la mejor afición del mundo y sentir que jugábamos con 8 en casa. Me diste un pueblo y la sensación de hogar”, confesaba en el comunicado.

Tras esta decisión, no se conoce club de destino para Ezbida. La hispano-marroquí asevera que “en cuanto al año que viene, no puedo decir nada, más allá de que el club donde esté siempre tendrá de mí toda mi implicación, disciplina e ilusión como deportista y persona”. La portera, que sigue manteniendo su rutina de entrenamiento al aire libre tras la desescalada, aguardará unos meses hasta poder decidir su futuro. “Sé que suena a tópico, pero es mi objetivo en todas las facetas de mi vida, ser mejor persona, jugadora de balonmano y fisioterapeuta que el año anterior. Mejorar mi físico, mi técnica, mejorar como portera para aportar más a mi equipo, mejorar como compañera…”, manifestaba Meriem Ezbida hace poco menos de dos meses en una entrevista a CORDÓPOLIS.. Un futuro brillante le aguarda y no serán pocos los clubes que quieran echarle el guante a la cancerbera centenaria con Adesal.

Etiquetas
stats