La Media Maratón en cinco apuntes

Corredores en el Puente Romano en la Media Maratón de 2018 | ÁLEX GALLEGOS

Una vez más son más de 8.000 los atletas inscritos -en concreto, 8.021-. Van cuatro desde que se alcanzara esa cifra. Cierto es que la participación decrece respecto de las dos últimas ocasiones pero no lo es menos que la prueba mantiene su atractivo. Es de hecho la más importante y emblemática de la provincia desde hace años -y alguna que otra década-. La Media Maratón de Córdoba regresa de nuevo como un evento de primer nivel, condición con la que alcanza el domingo su trigésimo quinta edición. Tan largo trayecto hace que sean muchos y diversos los detalles significativos que quedan registrados para la posteridad. Ahí sobresalen los actuales récords, que continúan tras más de tres lustros, o destaca el hecho de que ningún cordobés vence desde 1989.

Dos mejores marcas imbatibles

Numerosos son como consecuencia directa del largo recorrido de la carrera. Cada vez son más, como resulta lógico. Pero dos son los nombres con más especial presencia en la Media Maratón. Son los de quienes en su día lograron sendos récords. Más que nada porque ambos son todavía los más rápidos aun cuando se sucedieron 16 años desde que los consiguieron. Fue en 2003 cuando Benson Cherono obtuvo la que aún a día de hoy es la mejor marca de la prueba. Cruzó la línea de meta en 1:01:42. Esa edición, la vigésimo tercera, fue también la misma en que Beborath Mengich se alzó como la mujer más veloz de todos los tiempos en Córdoba: concluyó con un crono de 1:12:41. Más de tres lustros después, en efecto, ambos registros siguen vigentes.

Los más laureados

El palmarés es extenso con motivo de la veteranía de la prueba, pero también en cifra de vencedores. Porque sólo unos cuantos elegidos fueron capaces de subir a lo más alto del podio en más de una ocasión. Así, en categoría masculina la Media tuvo hasta ahora un total de 27 triunfadores. En la femenina el número decrece hasta las 21. En este último caso, como resultado de la indiscutible hegemonía de Carmen Mingorance, que se impuso en siete ediciones de la carrera. La atleta se estrenó como campeona en 1986, en la segunda cita, y cerró su ciclo una década después, en 1996. Mientras, Almoazir Abdelkader fue el que más repitió como líder con cuatro victorias, todas de manera consecutiva, entre 1992 y 1995.

Los últimos campeones cordobeses

Curiosamente, la multiplicidad de vencedores no significa que sea amplia la lista de cordobeses que consiguieron subir al primer cajón del podio en los 34 años anteriores de la carrera. Tanto es así que para encontrar al último campeón masculino de la tierra hay que viajar tres décadas atrás. Porque fue el 26 de noviembre de 1989 cuando un atleta local logró imponerse. Fue Diego Sánchez y desde entonces ningún otro lo hizo. A esto ayudó muy mucho la presencia de corredores de origen magrebí. Diferente es la situación en la categoría femenina, que tuvo a su más reciente ganadora cordobesa en Inma Cantero. Fue la mejor en 2013 y repitió un año después (2014).

Meta en un escenario único

Más allá de la competición, y mucho más del palmarés, la Media Maratón de Córdoba tiene de unos años a esta parte un sello definitivamente identificativo. Ése no es otro que el escenario en el que se desarrolla la carrera en algunos de sus tramos. Toda la ciudad forma parte del recorrido, por lo que también se accede al centro con paso por calles como Cruz Conde o la plaza de las Tendillas. Pero sin duda alguna sobresalen dos lugares. El primero es el Puente Romano, que aparece como punto de emoción máxima al ser el acceso a la meta. Una meta que se sitúa en la Puerta del Puente. De esta forma se otorga a la prueba un carácter diferenciador del que año tras año, desde que se tomó esta decisión, se presume entre organizadores, afición y atletas. La fiesta del atletismo se celebra en un escenario único.

Cuatro años por encima de los 8.000 participantes

Aunque esta vez el dato es menor que en los dos últimos años, la prueba consigue de nuevo un importante dato. Éste no es otro que el de su elevada participación, cifrado en más de 8.000 atletas desde 2016. Fue entonces cuando por primera vez se alcanzó el número en una serie de récords que continuó hasta llegar a los 8.750 en la anterior edición. En esta ocasión son 8.021, que distan mucho de los que corrieron en el inicio de la Media Maratón de Córdoba. Porque en 1985 la cita contó con 514 corredores en la salida y 409 en la meta. Si uno acude a 2009, hace una década, fueron poco más de 3.000 (3.008) los inscritos. El impulso se empezó a dar en 2014, cuando se saltó de los 4.000 a los 6.000 deportistas.

Etiquetas
stats