Mal día para las despedidas

FOTO: MADERO CUBERO
El Córdoba cae por 1 a 2 ante el Mirandés, que certifica su permanencia, y dice adiós a la temporada en El Arcángel ofreciendo una mala imagen

La indignación dio paso a los aplausos hacia el rival. Para que dicha circunstancia se diese, el conjunto local, con la misma falta de actitud que desde hace dos meses, regaló el partido a un Mirandés que incluso mereció más. La temporada deportiva ha concluido en la capital de los califas con una nueva derrota blanquiverde. El Córdoba CF, que de los últimos veinticuatro puntos únicamente ha obtenido siete, abandona la liga con abandono. Los hombres de Esnáider, carentes de compromiso, hicieron pasar un nuevo mal trago a una afición que reincidió en la salida de la presidencia y del propio míster argentino. Mal día para las despedidas, sin duda. Porque el fin de ciclo parece haber llegado. De los catorce jugadores que participaron en el choque, al menos nueve no estarán la próxima campaña. De entre los sonantes, Seoane, Fuentes, Xisco, López Garay, Dubarbier, Joselu, López Silva, Rennella o Fede Vico. Aunque, eso sí, aún falta la confirmación de lo que parece más que un secreto a voces.

El partido comenzó con dos sorpresas sobre el tapete por parte del Córdoba. Esnáider dio entrada a Miquel, el juvenil que debutó en Segunda División, y a Mikel Saizar. Por decisión técnica se quedaron fuera de la lista Gaspar y Paulinho, que tiene pinta de no entrar en los planes de técnico en el futuro. La contienda comenzó con un continúo empuje del rival, manteniendo siempre a raya a un Córdoba atrás que no tuvo posesión de la pelota.

En esas, Joselu en el minuto seis metió el miedo en el cuerpo a los de Pouso cuando estuvo a punto de rematar un centro de Dubabier que llegó por la banda izquierda. El más activo de los rojillos, Alain, presionando siempre con criterio, diluyó la salida del balón de los blanquiverdes. Transcurridos los diez primeros minutos, Mújica, tras un saque de banda chutó con potencia un balón que salió a apenas tres dedos de la cruceta zurda de Saizar. Dos minutos después, Muneta, en una jugada personal donde dejó atrás a dos defensores, tiró desde el borde del área provocando que el esférico saliera a dos metros del palo zurdo.

En el dieciséis, tras una pérdida de balón, una constante a lo largo del partido por parte de los cordobesistas, Goiría subió un balón y se tiró a la piscina dentro del área sin que el árbitro advirtiera nada. El Córdoba intentó el toque de balón, pero no pudo. Sosos los de Esnáider, de nuevo Joselu intentó poner algo de rito saliendo desde atrás en una prolongación que estuvo acompañada de una pared con Abel. Al final, nada.

El Córdoba, al que pareció quemarle el balón, dejó que el Mirandés controlara con mayor intensidad la contienda. Los rojillos provocaron los primeros cánticos en contra de la presidencia cordobesista con un dominio más que notorio. Sin ocasiones durante varios minutos, el Córdoba se activó momentáneamente para intentar meter al Mirandés en su campo. La propuesta duró poco. Los de Pouso, que defendieron con contundencia, consiguieron el primer tanto del partido a raíz de un descomunal error defensivo donde los blanquiverdes cedieron el balón a un Alain que cedió para que Mújica por bajo traspasara la línea enemiga.

Con pitos de “Esnáider vete ya” en la grada, Dubarbier intentó una subida por su carril topándose con la defensa. El Mirandés, que hizo méritos para más, cerró una primera mitad con la sensación de que los locales apenas estaban capacitados de superar su franja defensiva.

Los últimos cuarenta y cinco minutos del campeonato 2012-2013 arrancaron sin cambios en ambos bandos. El conjunto visitante, tan impulsado como de inicio, tardó poco en sentenciar un encuentro que acabó resultando soporífero para el aficionado cordobés. En el minuto cuatro, tras otro error defensivo, Alain cruzó un balón por bajo que se encontró por obra y gracia de la zaga blanquiverde.

Esnáider, en un intento a la desesperada de maquillar el resultado, dio entrada a Rennella por un Joselu que se despidió como llegó, sin decir nada sobre el campo. En el minuto doce se pidió penalti sobre Muneta, que el colegiado no vio y en el diecisiete entró Fede Vico. Minuto para el recuerdo, sin duda. Porque el jugador, que jugará el europeo Sub-19, pudo despedirse así del equipo de su tierra.

La entrada del canterano activó a los cordobesistas que con un viejo conocido en frente (Díaz de Cerio, que entró por Goiría) parecía mover con mayor criterio el balón. Díaz de Cerio, tras un pase de Muneta, a punto estuvo de marcar en una ocasión doble, topándose con Saizar, que envió a córner. Acto seguido, a un cuarto de hora del final, también la tuvo, obteniendo el mismo resultado.

Mújica, uno de los mejores del conjunto visitante, también pudo rubricar el tercero hasta en dos ocasiones, pero se topó con un inspirado por minutos guardameta. Díaz de Cerio, lesionado, salió del campo para dar paso a Morán antes de que, a ocho para el final, el propio Mújica, tras otro error de Armando, estuviera a punto de marcar.

Parecía estar más cerca el tercero del Mirandés que el primero del Córdoba, pero en una contra orquestada desde el centro del campo y dirigida hacia la  banda derecha, Pedro colocó a la perfección un balón en la cabeza de Xisco, que sumó para los blanquiverdes.

Concediendo algo de emoción al descenso, los de Esnáider no pudieron igualar el marcador, provocando la permanencia a una semana del final de Liga de un Mirandés que suma por primera vez en su historia dos años consecutivos en Segunda. El partido, de cara a la afición, un monumento a la falta de compromiso, a la apatía y desidia. Culpa tiene Esnaíder, sí, pero mucha menos que quienes se han empeñado en cerrar una campaña insulsa donde también hubo sus momentos de historia. Todo pase por aquella eliminatoria ante el Barça. Mal día para las despedidas. Una lástima concluir así. Cosas del fútbol. Como la vida misma.

FICHA 1-2

CÓRDOBA: Saizar, Seoane, Armando, Fuentes, Dubarbier, López Garai, Joselu (Rennella, minuto 53) , Abel Gómez (Fede Vico, minuto 62), Miquel, López Silva (Pedro, 73), y Xisco.

MIRANDÉS: Goitia Iribas, Corral, Aitor, Koi, Ruper, Agustín, Muneta (Mikel Martins, minuto 88), Mújica, Alain, y Goiría (Díaz de Cerio, minuto 65; sustituido en el 79 por Luis Morán).

GOLES: 0-2

0-1, Mújica (minuto 35); 0-2, Alain (minuto 49); y 1-2, Xisco (minuto 87).

ÁRBITRO:  Juan Martínez Munuera (valenciano). Amonestó a Díaz de Cerio (minuto 68); y Fuentes (minuto 83)

INCIDENCIAS: Jornada 41 de Liga. Estadio El Arcángel. 5.314 aficionados. Terreno de juego en buenas condiciones. Tarde calurosa.

Etiquetas
stats