Lista de propósitos: ganar fuera y salir del descenso

Curro Torres y su segundo, Soto, en la Ciudad Deportiva | TONI BLANCO

O cambia o lo tiene crudo. Ya sea por buscar el placer o por huir del dolor, el Córdoba tiene muy perfilada su lista de propósitos para el recién nacido 2019. Está obligado a variar porque en algo hay consenso: así no puede seguir. En lo deportivo -en lo demás es otro cantar- se le plantea un escenario con posibilidades reales de arrancarse dos rémoras: la primera, ganar fuera de casa; la segunda, salir de los puestos de descenso. Conseguir ese doble reto daría una nueva dimensión al Córdoba en unas fechas clave.

Lo de vencer lejos de El Arcángel se ha convertido en una obsesión para el conjunto blanquiverde, que a día de hoy es el peor de toda la categoría como visitante. No ha ganado ni un solo partido antes del parón navideño -lo que significa su peor balance en la última década- y únicamente ha cazado tres puntos. Menos que ningún otro vecino de la Liga 1/2/3. Sus números son horribles: en nueve partidos, empató en Gijón (0-0), Zaragoza (0-0) y Reus (1-1). El resto de los choques los saldó con derrotas: Albacete (3-0), Málaga (3-0), Granada (4-2), Osasuna (3-1), Mallorca (3-0) y Lugo (2-1).

¿Un dato positivo? Lo hay. Dos tercios de la cosecha como forastero los ha logrado el Córdoba en la etapa de Curro Torres en el banquillo: en tres salidas puntuó dos veces y la única derrota fue por un gol de margen. En el periodo de Sandoval se coleccionaron palizas y solo hubo alegría en el 0-0 de El Molinón. La sangría defensiva se ha detenido -exceptuando la noche negra de la Copa en Getafe (5-1)- y el equipo actúa más cohesionado, concediendo menos situaciones de riesgo en su porteria.

El primer partido del año será el Día de Reyes en Tarragona. Ante el Nástic (domingo 6, 18:00 horas), el conjunto de Curro Torres se pondrá a prueba frente a un adversario directísimo. El cuadro catalán es el colista de Segunda con 13 puntos, cuatro menos que el Córdoba. Ya cambió de entrenador -su jefe es el carismático Enrique Martín- pero no ha terminado de arrancar. En su hogar anda poco fino: se ha quedado con 8 puntos de 27 en juego (dos victorias, dos empates y cinco derrotas). Es, además, el segundo equipo más goleado (15; solo el Córdoba, con 16, le supera en este ranking negativo). Su última alegría como anfitrión se la proporcionó Albentosa con un gol en el descuento que significó la victoria ante el Oviedo (2-1), allá por el mes de octubre.

El asunto de abandonar los cuatro últimos puestos sería un exorcismo para el Córdoba, que es inquilino fijo de la zona de descenso desde la jornada segunda. Los blanquiverdes abrieron la Liga con dos partidos en casa: Numancia (3-3) y Oviedo (2-4). A partir de ahí no hubo manera de enderezar el rumbo. En la jornada 3, el equipo ya era colista, un puesto que ocupó en un total de cinco jornadas de las 19 que se llevan disputadas. El rotundo triunfo ante Las Palmas (4-1) colocó a los de Curro Torres en disposición de salir del pozo. Tienen por delante dos jornadas cruciales: la visita al Nástic y la llegada a El Arcángel -domingo, 13 de enero, 12:00 horas- del Rayo Majadahonda.

Etiquetas
stats