Jugadores y jugadoras de fútbol sala plantean no jugar sin test de Covid-19 semanales

Jesús Rodríguez, ante el Viña Albali en Vista Alegre | JUAN HUERTAS

Otra china en el zapato, como se suele decir y si se permite la licencia. La temporada 2020-21 no va a resultar sencilla en cualquiera de las disciplinas. Como lo que resta de año y al menos el comienzo del siguiente tampoco van a ser fáciles a nivel global, sin que importe el ámbito social. El motivo es de sobra conocido: el Covid-19 continúa muy presente y condiciona la vida en todos los aspectos. Un hecho éste que se puede comprobar en circunstancias tales como la difícil situación generada en determinadas localidades por el segundo brote de la pandemia o, en lo que respecta al deporte, con la confirmación de contagios en muy diferentes clubes. De ahí que haya constantes cambios en competiciones e incluso se produzcan posicionamientos contrarios al inicio de campeonatos. Precisamente en este último sentido se sitúan las asociaciones de jugadores y jugadoras de fútbol sala de España, que llegan a plantear la posibilidad de no arrancar las ligas sin pruebas semanales.

La postura de los y las deportistas de la disciplina se ha conocido este martes a través de un comunicado conjunto en el que se exige, a grandes rasgos, la adopción de una serie de medidas que garantice el normal desarrollo de los torneos. En el texto se señala que “desde principios del mes de agosto los jugadores y jugadoras de Primera y Segunda División de fútbol sala masculino y femenino, y posteriormente los de Segunda División B y Tercera, han solicitado al Consejo Superior de Deportes (CSD), Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y clubes la realización de test periódicos que garanticen su integridad física frente al Covid-19”, exponen las mencionadas asociaciones al respecto.

“Muy a nuestro pesar, ni el protocolo del CSD ni el reforzado de la RFEF obligan a realizar test Covid-19 con regularidad, quedando su realización a la espera de un acuerdo entre jugadores, jugadoras y clubes donde estos se comprometan a realizar los test durante la temporada en sus diferentes competiciones”, siguen los colectivos en su comunicado. Las citadas asociaciones indican que “la evolución de la pandemia ha puesto de manifiesto en las últimas semanas que es imprescindible la realización de test periódicos para poder disputar la competición con unas mínimas garantías de sanidad, control y seguimiento”. “Prueba de ello es que ya habido positivos por Covid-19 entre deportistas y cuerpos técnicos sin haber comenzado la competición”, añaden.

Un ejemplo de esta última afirmación se encuentra precisamente en el primer rival del Córdoba Patrimonio de la Humanidad en el campeonato de Primera de Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) en la 2020-21. El Real Betis sufre dos contagios en su plantel, se ve obligado a suspender sus entrenamientos y dicha situación deja en el aire la disputa del encuentro entre ambas escuadras el próximo sábado. Además, el escrito expresa la teórica facilidad económica de las pruebas en relación a tiempos anteriores. “Paralelamente, el precio de los test se ha ido reduciendo hasta alcanzar un precio en torno a los cinco euros, lo que facilitaría que un mayor número de clubes puedan asumirlos”, expresan jugadores y jugadoras en su nota.

“Como asociaciones de jugadores y jugadoras de fútbol sala consideramos que los protocolos publicados no garantizan, como llevamos expresando tiempo atrás, las garantías mínimas para proteger la salud de los jugadores y jugadoras”, resumen en definitiva los colectivos. “Es por ello por lo que queremos manifestar públicamente que la gran mayoría de los jugadores y las jugadoras de fútbol sala tienen la firme voluntad de no iniciar la competición si todos los clubes de la misma categoría junto con la Real Federación Española de Fútbol y las asociaciones de jugadores y jugadoras no acuerdan la realización periódica de test rápidos y colaboran para que sean una realidad”, concluyen las organizaciones que suscriben.

Etiquetas
stats