José María Alcántara, un salvador dentro y fuera de la pista

.

Entrenar en un deporte y dedicarte al mundo de la medicina pueden ser dos profesiones muy diferentes entre sí, pero tienen algo parecido que es la vocación. Para dirigir a un equipo de baloncesto te tiene que gustar mucho este deporte, lo mismo que para atender a un paciente. “Hace ya 25 años que soy enfermero, prácticamente el mismo tiempo que llevo entrenando baloncesto”, afirma a CORDÓPOLIS un José María Alcántara que ha estado al mando del Adeba de la Liga Nacional N1 (antigua Primera Nacional) durante muchas campañas, pero que ha decidido darse un descanso. “Este año casualmente decidí tomarme una temporada de respiro y ha dado la casualidad de que está ocurriendo esto”, explica.

El trabajo de enfermero es muy duro. Y más ahora, pero su comportamiento e importancia es tan esencial en la actualidad, como lo era el mes pasado. Porque haya una pandemia ahora, la figura de los sanitarios no debe cobrar importancia, sino que debe mantenerla siempre. “Como profesional en este ámbito se perciben las muestras de cariño porque te sientes valorado”, pero “nosotros siempre hemos hecho esto ya que siempre hemos sido enfermeros”, asegura un Alcántara que tiene claro que está situación es complicada y una incógnita. “La pandemia es desconocida y nueva, además de existir ese miedo en el aire provocado por no saber cómo actuar”, cuenta.

Por otro lado, el actual puesto de José María Alcántara está en la primera línea de infección, ya que la atención primaria es “la entrada de la ciudadanía cuando vienen al centro de salud”. Además, la complicación para actuar aumenta debido a numerosos factores. “Es duro porque tienes que trabajar en situaciones de riesgo vital o decidir en apenas tiempo”, pero “somos capaces de desenvolvernos bien”, apunta un enfermero que también es persona y le afecta no poder ver a sus seres más queridos. “Lo peor que llevo en este momento es no poder visitar a mis padres, ya que tengo que aislarme cuando salgo de trabajar”, por lo que “esto es muy duro”.

Aunque se haya tomado un pequeño descanso esta temporada, Alcántara sigue inmerso en el mundo del baloncesto. “Me dedicaba a ver más partidos y si me pongo en la piel de un entrenador ahora mismo es muy duro parar e intentar de nuevo coger el ritmo”, explica un José María que aboga por una 'mini' pretemporada para iniciar el tramo final del campeonato con la mayor de las garantías. No obstante, el pensamiento del ex entrenador no cambia en las últimas semanas. “Estamos centrados exclusivamente en la enfermería para que todo esto pase. No me paro a pensar en el baloncesto”, apunta.

La labor de un enfermero, además de atender a los pacientes, consiste en aconsejar a los ciudadanos de qué hacer para tratar dicha enfermedad. Por ello, Alcántara insiste en que las personas “no deben salir de casa y hacer caso a lo que se les diga”. Unas consideraciones que deben ir ligadas a la utilización de “mascarillas y guantes”. Por último, el ex entrenador pide un último esfuerzo a la población. “Hay que poner todos nuestro granito de arena para que se solucione”, afirma un profesional que hace no mucho 'salvaba' al Adeba en la pista, pero ahora no tiene otro objetivo que devolver la salud a todos.

Etiquetas
stats