Jorge García no se rinde: un cordobés histórico en la LEB

Jorge García, durante un partido en la LEB Oro.
El ala pívot, a sus 39 años, firma por el San Pablo de Burgos para sumar su temporada 22 en las dos máximas categorías del baloncesto | Tiene el récord de ascensos a ACB y va a por más

Hace unas semanas estuvo en su tierra para recibir un homenaje por parte de la Delegación Cordobesa de la FAB, que reconoció una trayectoria ejemplar tanto por su longevidad como por los resultados conseguidos. Jorge García Navea (Córdoba, 1977) es el jugador que más ascensos a la Liga ACB ha conseguido en la historia de las competiciones profesionales en España. En siete ocasiones ha festejado el éxito deportivo, aunque en tres de ellas -con el Autocid Burgos- no pudo culminar la hazaña con el acceso efectivo a la élite. Cosas de la crisis. Jugó en su momento en el Cajasur, máximo representante cordobés en la segunda división española. Disputó un play off de ascenso a la ACB hace dos décadas. De aquella edad de oro -que lo era, aunque pocos lo apreciaban entonces- apenas queda un recuerdo que revive cada vez que Jorge, como cada verano, anuncia que sigue un año más. No se rinde. Tiene a la vista nuevos récords y quiere más. Su plusmarca de ascensos será difícil de batir. Ahora es el segundo jugador en activo con más partidos, valoración y puntos en la LEB Oro, la segunda división española.

El cordobés, un ala pívot de 2'03, es el rey de los ascensos en España. Logró subir a la ACB con el Lucentum Alicante (99-00, 04-05 y 08-09), el Tizona Burgos (12-13, 13-14 y 14-15) y el Bilbao Basket (03-04). Con 39 años jugó la última temporada en el Forza Lleida de la LEB Oro, tras superar una grave lesión en su última campaña con el club burgalés. No fue una presencia residual en el grupo.  En el cuadro catalán promedió 9,5 puntos y 3,3 rebotes para obtener una media de valoración de 5,9 puntos.

Jorge García se inició en el Colegio Franciscanos, pasando después al Colegio Virgen del Carmen. Allí fue captado por la cantera del Real Madrid, con el que se proclamó campeón de España en categoría júnior. Tras un breve paso por el CB Marbella en la Liga EBA, volvió a casa con 19 años para enrolarse en el Cajasur, que acababa de ingresar en la LEB. Dos temporadas en Vista Alegre, especialmente una segunda a las órdenes del técnico estadounidense Frank Lawlor, le sirvieron para proyectarse: fue internacional sub 22 y entró en la órbita de la ACB. Pasó por el Alicante, Fuenlabrada, León, Bilbao, Navarra, Burgos y Lleida, labrándose una excelente reputación.

Nunca le faltó trabajo a este versátil cuatro que huye del efectismo y se centra en la productividad en la cancha. Su hoja de servicios es impactante: un año en EBA, dieciséis en la LEB Oro y cinco más en la ACB. Pasó por Marbella (95-96), Cajasur Córdoba (97-99), Lucentum Alicante (1998-2001, 08-10), León (2001-03, 10-11), Bilbao Basket (03-04), Fuenlabrada (04-08), Navarra (11-12), Burgos (12-15) y Lleida (15-16). Un auténtico hombre de hierro que no quiere entonar el adiós antes de decir su última palabra en la cancha. El próximo verano volverá a hacerse la misma pregunta y pueden apostar a que el cierre del círculo puede tener un episodio impactante.

Etiquetas
stats