Jordi Tur y un deseo incumplido

.

No ha sido una temporada fácil para nadie en el Córdoba. Ni para los que empezaron el curso en el Grupo IV de Segunda B, ni para los que vinieron como refuerzos meses después. Tampoco para los que se fueron a mitad de camino. En el segundo grupo se encuentra un futbolista que llegó avalado por numerosas voces como una incorporación necesaria, aunque lo cierto es que se marchará de vuelta a su destino de origen con la sensación de tarea incumplida. O, al menos, no ejecutada. Ese no es otro que Jordi Tur. El ibicenco aterrizó en la entidad a finales de enero como uno de los últimos fichajes de invierno. Su llegada, firmó en calidad de cedido por parte del Cádiz B, venía anticipada por parte del entonces director deportivo blanquiverde, Alfonso Serrano, ante la necesidad de contar con una pieza más en la medular. Y no una cualquiera.

De hecho, el vallisoletano justificó dicha operación con la idea de que Raúl Agné contara con un futbolista con buen manejo de balón y con capacidad de conectar la defensa con el ataque. Sin embargo, nada de eso se ha visto en los últimos meses, al menos sobre el césped, pues el joven centrocampista no ha contado con la oportunidad de debutar con la elástica cordobesista. “Sabía a donde venía, con la competitividad tan alta que hay en el medio del campo con Javi Flores, De las Cuevas…”, pero “no pude rechazar la oferta de venir a un club con las aspiraciones que tiene” el Córdoba. Eso contaba el propio futbolista el día de su presentación, en la que, por cierto, coincidió con Piovaccari, el refuerzo estrella de la entidad.

Pese a todo, la ilusión era máxima para un jugador que venía de ser pieza imprescindible en el filial amarillo. De hecho, hasta su llegada, Tur acumulaba un total de 20 partidos en la división de bronce, uno de ellos disputado en El Arcángel en la primera vuelta. Pero hasta ahí llegó su aparición. Las semanas fueron pasando y el jugador no encontraba el momento de su debut. Así, hasta el momento de la suspensión de la competición, el joven centrocampista sumaba tan solo cuatro convocatorias, en un total de seis partidos disputados desde su llegada.

La cancelación del campeonato no propició la pérdida de la motivación de un futbolista que, confinado en su hogar, contaba que “aquí me quedan cosas por hacer” y mostraba su ilusión de cara a los últimos diez encuentros por jugar. En aquel entonces, las esperanzas blanquiverdes de seguir en activo estaban intactas y, a nivel personal, Tur tenía además la motivación de contar con técnico nuevo, con lo que eso supone para los futbolistas con menos minutos. Aguardaba con optimismo su oportunidad. Una que finalmente no llegará, después de que la RFEF decretara que se jugará un play off exprés con los cuatro primeros de cada grupo, lo que deja fuera al Córdoba. Por tanto, una vez pase el mes de junio, el de Ibiza regresará a su club de origen con la sensación de sueño incumplido.

Etiquetas
stats