La hora de pasar a limpio los apuntes en la defensa

Rafa Gálvez, perseguido por Florin Andone | ÁLVARO CARMONA
Con el descarte de Héctor Rodas y las dudas sobre el estado de Domingo Cisma y Stankevicius, Oltra ajusta piezas de repuesto en una defensa experimental con vistas al partido en Girona

Hay buen humor en las sesiones de entrenamiento del Córdoba. No es para menos: el equipo va líder en solitario de Segunda. Pero también se respira inquietud. Especialmente en el cuadro técnico que lidera Oltra, para quien el campeonato 15-16 se está convirtiendo en una extraordinaria prueba de obstáculos. El valenciano está relanzando su imagen como entrenador después de dos años nefastos -Mallorca y Huelva- mientras sujeta las riendas de un plantel al que define, cada vez que tiene ocasión, como “compensado y polivalente”. Oltra es un hombre de club, sin duda. En el banquillo y delante de los micrófonos de los periodistas.

En la sesión de esta mañana en la Ciudad Deportiva se ha encontrado con Florin Andone, que se ha ejercitado a pleno pulmón. El rumano, por precaución -terminó dolorido el partido ante el Oviedo-, estuvo ausente el miércoles. Estará en Montilivi como estandarte de un equipo que le tiene como una referencia básica en el ataque. El goleador internacional está viviendo un momento dulce de su carrera profesional y para sacarlo del once habría que secuestrarle. También estuvo trabajando sin problemas el jerezano Pedro Ríos, que ha estado un par de jornadas lesionado. Su retorno es una buena ayuda, aunque Nando, que le suplió, ha protagonizado actuaciones muy solventes. Las dudas para Girona están en otro sitio: la defensa.

Héctor Rodas, lesionado el pasado domingo y sancionado además, no apareció hoy por la instalación del Camino Carbonell. Sí lo hicieron Domingo Cisma y Marius Stankevicius, pero su papel fue distinto al del resto de sus compañeros. Trabajaron específicamente bajo la supervisión del recuperador, Javi Poveda, y se marcharon antes al estadio. El lateral zurdo sevillano lleva ya dos semanas apartado de sus compañeros y su reaparición se antoja casi imposible. El alivio está en que Abel Moreno, su sustituto, despachó una actuación solvente en el día de su debut en Segunda. En el otro flanco, Stankevicius podría forzar para salir. Sería un servicio más en el orgulloso expediente del veterano internacional lituano, que al margen de su mayor o menos acierto se está vaciando en una posición que no es la suya.

“Me gustó el cuarteto que terminó en defensa”, dijo Oltra al final del Córdoba-Oviedo. Esa línea la componían Dalmau como lateral derecho y Abel Serrano en el lado izquierdo, con Deivid y Rafa Gálvez como centrales. ¿Se repetirá en Montilivi? ¿Podría entrar Luso de lateral o central? ¿Stanke al medio con Deivid? Todo son apuntes y especulaciones. Oltra lo pasará a limpio en las dos próximas sesiones de entrenamiento, las últimas antes de viajar a Girona. Y las dos serán a puerta cerrada.

Etiquetas
stats