“Hay compañeros que no tienen dinero para ir al supermercado”

Sarmiento en el duelo del Lucena con el Córdoba B. | ÁLVARO CARMONA
Antonio Sarmiento señala que "la situación es límite" en el Lucena por la falta de pagos a la plantilla, que seguirá adelante porque "es nuestro trabajo" | "Lo que pedimos es cobrar ya", expresa

El Lucena vive sus horas más bajas. Tanto a nivel deportivo como institucional, el club atraviesa la peor crisis de los últimos años. El equipo acumula diez jornadas sin ganar y ocupa la última posición de la tabla del Grupo IV de Segunda B, una trayectoria que el primer día del presente mes provocó la destitución de Juan Arsenal para que se hiciera cargo del banquillo Serafín Gil. Al mismo tiempo, la plantilla aún no ha cobrado las nóminas correspondientes a octubre y noviembre -la de diciembre marcha por ese camino-, lo cual comienza a afectar no sólo, como es lógico, al rendimiento del cuadro celeste, sino también al aspecto personal de los futbolistas. "Estamos mal, porque hemos aguantado, pero el dinero todavía no ha entrado. Llevamos tiempo sin cobrar y la situación es complicada. Incluso, ha habido compañeros que se han tenido que ir a vivir unos con otros porque no tienen dinero para comprar en el supermercado", explica Antonio Sarmiento acerca de las dificultades por las que atraviesa un vestuario del que es la voz más autorizada.

Debido a las circunstancias que se dan en estos momentos en la entidad lucentina, los jugadores optaron por no entrenar el pasado martes a modo de queja. Tampoco lo hicieron al día siguiente por decisión del entrenador, que entendía que "la motivación no era la idónea". "La situación es límite y la gente ahora mismo no tiene la cabeza puesta en su sitio", indica Sarmiento. El capitán de la escuadra celeste admite que "el tema económico está afectando al rendimiento del equipo", lo cual también pesa sobre los futbolistas. En ese sentido, el vestuario afronta el último encuentro del año, ante La Roda el sábado (18:30), con la intención de vencer para "por lo menos ir con un buen sabor de boca a las vacaciones". "Vamos a disputar el partido como siempre, porque es nuestro trabajo", apunta el veterano centrocampista. Pero, ¿habrá algún gesto de protesta del plantel en ese choque? "En principio, no", afirma.

Lo cierto es que la plantilla aracelitana desea que sus problemas encuentren solución lo antes posible, pues afecta más allá del césped: "Lo que pedimos es cobrar ya". Aun así, insiste Sarmiento en que el equipo no va a cesar en sus obligaciones, por mucho que resulte complicado seguir. "Entrenamos dentro de lo que podemos, porque es nuestro trabajo. Sabemos que tenemos que mejorar mucho en el tema deportivo y vamos a intentar ganar el sábado", declara. Sobre todo, porque "el club está por encima de cualquier persona, de futbolistas y dirigentes". Mientras, desde la entidad se reitera que "va a entrar el dinero". Al tiempo, el vicepresidente del conjunto lucentino, Javier Martí Asensio, mantendrá una reunión este jueves con un miembro de AFE para tratar el asunto y los jugadores volverán al trabajo en sesión vespertina.

Distinta es la cuestión con los árbitros, ya que el capitán celeste aclara que, según tiene entendido, los pagos "están al día". En los dos últimos partidos en el Ciudad de Lucena, los colegiados significaron en el acta que no habían cobrado, algo que parece sucedió con posterioridad, pues "te dan la posibilidad de hacerlo a través de una transferencia". Sea como fuere, Sarmiento expresa un deseo claro: "Espero que se solucione todo por el bien del club".

Etiquetas
stats