Entre el ‘gordo’ y una ‘pedrea’ esperanzadora

Los cordobesistas, tras eliminar al Málaga en La Rosaleda | LOF

Tras unos años de desencanto, la Copa del Rey vuelve a ser una competición mágica para el Córdoba. Quiere que lo sea todavía más. El conjunto blanquiverde aguarda para conocer a su nuevo rival en el torneo del K.O., en el cual está de nuevo envuelto en la pelea entre los mejores. Porque el cuadro califal regresa a los octavos de final de un campeonato en el que es el único equipo no perteneciente a Primera que sigue adelante. El club, desde su cúpula directiva -la nueva y la saliente- hasta la plantilla, espera saber cuál será el próximo adversario. Un nombre que saldrá del sorteo que se celebrará en torno a las 12:00 en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, sede de la Real Federación Española de Fútbol. Contendientes habrá de todos los niveles, desde los gigantes hasta los a priori más asequibles.

Una cuestión surge después de lograr la clasificación para octavos. ¿Es preferible un gordo o mejor una pedrea que abra la puerta a la esperanza de alcanzar los cuartos? Dada la dificultad de esta competición para los equipos que no militan en Primera es tónica habitual que estos deseen enfrentarse a un Real Madrid o un Barcelona cuando existe opción. Sin embargo, esa circunstancia no se da en esta ocasión en el Córdoba. Tanto Luis Miguel Carrión como los jugadores, con la ratificación del flamante nuevo presidente blanquiverde, Alejandro González, quieren un rival con el que competir la continuidad una eliminatoria más en el torneo. Y los hay, al menos sobre el papel. El conjunto blanquiverde va a compartir sorteo con el Real Madrid, el Barcelona, el Atlético, el Sevilla, el Villarreal, el Valencia, la Real Sociedad, el Deportivo, el Osasuna, el Éibar, la Unión Deportiva Las Palmas, el Athletic de Bilbao, el Celta, el Alavés y el Alcorcón, que dio la sorpresa anoche al doblegar al Espanyol en la tanda de penaltis. Los alfareros son, junto al Córdoba, los únicos supervivientes de la división de plata.

El Córdoba se reconcilió de manera definitiva con la Copa del Rey después de eliminar al Málaga. Este éxito blanquiverde supuso una crisis para los malaguistas, que abroncaron a su equipo después de caer por un global de 6-3 (2-0 y 3-4). La primera víctima fue el técnico, Juande Ramos, cuya dimisión se conoció a última hora de la tarde de ayer. El pase de ronda en ese doble encuentro andaluz fue en cierto modo una auténtica heroicidad. Primero, porque el blanquiverde es uno de los dos conjuntos de Segunda o inferior categoría en octavos. Y segundo, porque consiguió clasificarse con doble triunfo. Ésta fue la primera vez en la que los califales ganaron los dos choques ante un Primera en el torneo. Una competición ésta en la que cayó en su debut en las anteriores tres temporadas: la 2013-14, con Villa ante el Deportivo; en la 2014-15, con Djukic ante el Granada (en dieciseisavos al estar en Primera); y en la 2015-16, con Oltra ante el Lugo. De esta forma, recobra aquella filosofía reflejada en el lema La Copa mola que acompañó a la eliminación de la Real Sociedad y el encuentro con el Barcelona en la 2012-13, con Berges, y que fue la continuación de una bonita etapa en este campeonato. ¿Un gordo o una pedrea esperanzadora? Este viernes al mediodía se sabrá, pero lo cierto es que hay quien mira con deseo a cuartos, una ronda que pisó el cuadro cordobesista de la mano de Pepe Murcia en la campaña 2001-02.

Etiquetas
stats