“Algunos futbolistas no han sido todo lo profesionales que debieran”

Rafa Navarro, en un entrenamiento del Córdoba | MADERO CUBERO

Muy probablemente sea su último partido al frente del equipo. Su continuidad está muy en el aire después de no lograr el objetivo de la permanencia. Aun así, todo depende de la decisión que en próximas fechas tome el club. Lo cierto es que el encuentro ante el Deportivo (sábado, 20:30) sí supone el final de un ciclo: el del Córdoba en Segunda A. Por este motivo, el entrenador blanquiverde apela a dar todo sobre el campo para decir hasta pronto a la categoría con la cabeza medianamente alta. “Para ellos es el partido más importante del año. Para nosotros, terminar con la máxima dignidad posible. Sabemos el escudo que llevamos”, ha afirmado Rafa Navarro este viernes en la previa del choque de Riazor. “Es un partido difícil porque ellos se juegan toda la temporada”, ha añadido.

El preparador califal se ha mostrado rotundamente claro en esta ocasión. Tanto, que ha señalado uno de los males del equipo esta temporada. Éste es la falta de actitud de varios componentes del vestuario. “Están los que quieren estar. Está claro que alguno va con molestias, pero tienes que hacer una lista con los que realmente quieren ir a Riazor”, ha expresado el técnico sobre la convocatoria. “Es verdad que fuera se queda gente con lesiones. En casos, según los partes médicos no son grandes cosas, pero cada uno es libre”, ha continuado. Ha hecho referencia por tanto a situaciones de poco compromiso desde la plantilla, algo en lo que ha sido mucho más contundente sólo unos minutos después.

“Cuando las cosas no van como uno quiere, se suele sacar la peor cara de las personas. Me he llevado algún chasco, sí. Uno quiere que sean profesionales y algunos no han sido todo lo profesionales que debieran”, ha aseverado Rafa Navarro sobre sus jugadores. “Hay gente muy válida, 14 o 15 futbolistas que son profesionales. Por ellos lo daría todo. Pero algunos han dejado que desear. Eso queda en la conciencia de cada uno. Cuando las cosas van mal, van mal para todos y hay que ser un hombre para afrontarlo”, ha proseguido. En este sentido, ha querido nombrar a dos jugadores que para él sí han estado a la altura: “Hay gente como Quintanilla o De las Cuevas, que están lesionados y están jodidos porque sí querían estar”.

En este capítulo, ha habido mención propia a Kevin, quien desde el último duelo con el Osasuna no cuenta para el entrenador. Cuestionado acerca lo sucedido, ha indicado que “ha hecho un acto de indisciplina y está claro que no se pueden permitir ciertas actitudes”. “Se le han dado vacaciones para que piense que es un jugador recuperable”, ha zanjado. Todo esto ha tenido lugar después de confesar el desagrado con la experiencia en el banquillo del Córdoba. “Vine en unas condiciones complicadas y la situación se ha ido agravando con el paso de los partidos. No he disfrutado lo que esperaba, pero de los fracasos también se aprende”, ha señalado.

Por cierto, que el descenso resulta más doloroso si cabe por la baja puntuación que hubiera hecho posible la permanencia. “La salvación no ha estado muy cara, pero ha sido un año muy complicado. Yo llegué en una situación muy delicada. Tengo mi cuota de responsabilidad, claro está, pero no es lo mismo perder un partido en septiembre que con las cosas como estaban”, ha comentado. “Si hubiéramos hecho las cosas medianamente bien, el equipo se habría salvado”, ha concluido. Así, ahora espera sumar en Riazor y no ser colista: “Descendidos estamos, tenemos que intentar quedar por encima del Nàstic”. Esto es lo que ocupa al técnico hoy por hoy, pues prefiere no pensar en el futuro. “Tengo una reunión pendiente con el presidente y ya hablaremos de esto, ahora mismo no me preocupa”, ha dicho respecto de su continuidad o no.

Etiquetas
stats