El Córdoba Patrimonio, con el objetivo de afianzar su línea defensiva

Pablo del Moral, en un encuentro con el Córdoba Patrimonio

“Es un orgullo recalar en una entidad que va creciendo año tras año, superando cada temporada los objetivos propuestos”. Esas fueron las primeras palabras de Lucas Bolo como jugador del Córdoba Patrimonio de la Humanidad. Y no son una casualidad, puesto que el crecimiento del conjunto califal en los últimos años no está pasando desapercibido para nadie. Tras lograr el ascenso en la temporada 2018-19, los blanquiverdes han ido poco a poco aumentando sus exigencias y metas, y lográndolas para delirio de sus aficionados. Y ahora, tras lograr de manera holgada la salvación la pasada campaña, es el momento de ambicionar objetivos más amplios.

La llegada a la portería de Fabio ya es una declaración de intenciones por parte del club del Palacio Municipal de los Deportes de Vista Alegre. Un internacional absoluto con la selección española para una portería que se tratará de reforzar. En cambio, no se han quedado ahí los cambios ya que, un poco más adelante en la pista, la posición del cierre también ha sufrido cambios. Las salidas de Ricardo Mayor y de Caio César dejaron la situación de la posición en estado precario, con tan solo Pablo del Moral y Jesús Rodríguez como cierres en la plantilla. Sin embargo, la incorporación de Lucas Bolo, que puede actuar tanto de cierre como de ala, es sin duda un nuevo salto hacia adelante del equipo.

Y es que el argentino recala en la escuadra califal tras lograr el pasado tocar metal en Italia. Bolo se proclamó campeón tanto de la Serie A, como de la Copa de Italia y de la Supercopa. Un triplete donde el argentino fue protagonista, y que se vio aún más reforzado tras alzarse como campeón de la Copa América con el combinado nacional argentino. Con su llegada al Córdoba Patrimonio, Josan González se asegura experiencia y veteranía en un puesto clave para el equipo, que compartirá objetivo con el de la portería: cerrar la sangría defensiva y convertirse en uno de los equipos más rocosos de la liga.

Con amplia experiencia en la liga española -jugó en Santiago Futsal y en Peñíscola-, Bolo llega al Córdoba Patrimonio para disputarle un puesto a dos veteranos de la blanquiverde, Jesús Rodríguez y Pablo del Moral. El primero de ellos, enrolado con el equipo desde 2015, es el capitán del equipo y una de las referencias para toda la plantilla, mientras que Pablo del Moral, que llegó en el año 2019, ha logrado alzarse como uno de los jugadores con más calidad del equipo, siendo indiscutible para Josan González en la temporada pasada. De esta manera, con estos cuatro futbolistas, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad se asegura un cierre de garantías de cara a, precisamente, cerrar esa sangría defensiva vista en los últimos años.

Etiquetas
stats