Apoyado en la fiabilidad ante rivales directos

Jesulito, en el duelo con el Peñíscola en Vista Alegre

Una reacción necesaria en el mejor momento. La segunda temporada del Córdoba Patrimonio de la Humanidad en la máxima categoría del fútbol sala nacional comenzó de muy mala manera, empeorando sus registros de su debut en Primera División. Sin embargo, la planificación de la plantilla por parte de la dirección deportiva había sido muy buena, dando un paso hacia adelante en una campaña donde la Real Federación Española de Fútbol, debido a la Covid-19, había decidido que hubiera un equipo más que descendiese a Segunda más la creación de un play out donde el decimoquinto clasificado debía luchar con el perdedor de la final de play off por ascender para asegurarse un puesto en esta categoría. Por ello, la importancia de conseguir una regularidad en cuanto a resultados se refiere era imprescindible y esta tendencia negativa en las primeras jornadas fue crucial para un conjunto blanquiverde que reaccionó en la segunda vuelta de la competición, siendo un equipo fiable ante rivales directos.

Y es que la entidad dirigida por José García Román arrancó la competición regular recibiendo y cayendo ante un Burela FS (5-6) que fue superior a los blanquiverdes. Este resultado cayó como un auténtico jarro de agua fría para un Córdoba Patrimonio de la Humanidad que, en las primeras cuatro jornadas se enfrentó ante tres rivales directos, logrando tan solo dos empates frente a UMA Antequera (1-1) y Peñíscola FS (3-3). A pesar de vencer a clubes de categoría como FC Barcelona (3-1) o conseguir un punto ante Palma Futsal (2-2), los chicos dirigidos por Josan González seguían con su particular caída libre en los encuentros decisivos frente a equipos que peleaban por permanecer en Primera División, cayendo ante Ribera Navarra (2-3), Osasuna Magna Xota (3-2) y Jaén Paraíso Interior (1-3). Sin embargo, el empate cosechado ante Industrias Santa Coloma en el Palacio Municipal de los Deportes de Vista Alegre (2-2) sirvió para dar alas a unos califas que recibieron tres semanas después a un O Parrulo Ferrol que se deshizo en tierras cordobesas (6-2).

La segunda vuelta comenzó de manera fulgurante para un Córdoba Patrimonio de la Humanidad que doblegó cómodamente a un Peñíscola (2-0) que ya mostró la debilidad que le ha hecho bajar a la división de plata del fútbol sala español en la actualidad. Esta victoria hizo crecer a unos chicos dirigidos por Josan González que tuvieron un doble enfrentamiento lejos de tierras cordobesas y crucial para sus aspiraciones. Los blanquiverdes viajaban, primeramente, a Tudela para enfrentarse ante un Ribera Navarra que estaba inmerso en una racha ascendente, pero el potencial cordobés hizo que los visitantes se hiciesen con el partido (3-4) tras remontar un 2-1 por parte del cuadro local. Tras este triunfo, el plantel califa viajaba nuevamente hasta tierras gallegas para medirse frente a un Burela FS que también comenzaba a dar atisbos de un buen nivel, queriendo conseguir la salvación en Primera División. Gracias a esto, el encuentro fue muy igualado, con el conjunto local queriendo tomar la iniciativa, pero la insistencia del Córdoba Patrimonio le valió para conseguir un punto (2-2) que, a la postre, fue crucial para lograr la permanencia.

La parte final de la segunda etapa de la temporada fue aún mejor. La entidad dirigida por José García Román venció ampliamente al UMA Antequera en el Palacio Municipal de los Deportes de Vista Alegre (3-0), aunque el empate cosechado frente al Osasuna Magna Xota (2-2) y la posterior derrota inesperada ante O Parrulo Ferrol en el Pabellón de A Malata (4-3) hizo que los blanquiverdes debiesen conseguir puntos ante rivales que, a priori, son superiores con el fin de conseguir la salvación. De hecho, los triunfos logrados ante Fútbol Emotion Zaragoza (1-2) y Levante UD FS (6-3) más el empate cosechado frente a Viña Albali Valdepeñas (0-0) hicieron que los califas llegaran a la última jornada de la competición regular dependiendo de ellos mismos. Para ello, los pupilos de Josan González debían vencer a un Jaén Paraíso Interior que, contra todo pronóstico, podía caer al play out de perder ante el Córdoba Patrimonio de la Humanidad y que Burela FS ganase su encuentro ante el Palma Futsal. Sin embargo, los dos conjuntos andaluces lograron la salvación gracias al empate del plantel gallego ante el malloquín (4-4) y a pesar de que los blanquiverdes cerraron la temporada venciendo a los jienenses (2-3), salvándose una vez más merced al buen rendimiento ante sus rivales directos durante la segunda vuelta.

Etiquetas
Publicado el
12 de junio de 2021 - 05:30 h