Reto múltiple para el Córdoba Patrimonio

koseky, ante el Palma en Vista Alegre.

La tarea no es sencilla. Más bien, ocurre al contrario. Cierto es que en esta ocasión el complicado deber no sólo lo tiene el conjunto blanquiverde. Porque el resto de rivales directos por la permanencia también encaran choques de gran dificultad. En cualquier caso, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad sólo piensa en lograr una victoria que, de entrada, le permita abandonar el play out y avanzar, aunque sea muy ligeramente, en la clasificación. A ello va a acudir el sábado (14:00) Son Moix, donde se enfrenta a un Palma Futsal que es, nada más y nada menos, tercero del campeonato regular de Primera de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS). Quizá lo más curioso del objetivo planteado por el cuadro califal, aun con magnífica prudencia, supone el cumplimiento de hasta tres desafíos distintos.

Es un reto múltiple lo que afronta esta vez el equipo dirigido por Josan González. Claro está, cada uno estos son detalles más allá de la idea fundamental. No es otra ésta que la suma de tres puntos que concedan más oxígeno en la tabla de la considerada mejor liga del mundo. Con el añadido además de que tiene tres encuentros aplazados y dos de ellos son ante adversarios directos, como son Burela y BeSoccer UMA Antequera. Pero esta circunstancia es completamente secundaria hoy por hoy. Aquí lo importante es dar un aldabonazo donde quizá nadie espera que lo pueda hacer para escalar, más o menos, en la clasificación y, sobre todo, cobrar impulso anímico. La tarea, en efecto, es altamente compleja. Su rival acumula 43 puntos después de ceder apenas cuatro empates y perder sólo cinco partidos.

Por tanto, el deseo de conquistar Son Moix, una pista en que el cuadro califal ofreció una muy positiva imagen pero en la que cayó por 5-3 la temporada anterior, puede ser percibido como un sueño. Aunque de esto también se vive. Lo cierto es que al hecho mencionado se agregan otros dos no menos relevantes. El primero, que en este caso es el que más importa dentro de la prioridad que es ganar, responde a la ausencia de dinámicas de al menos dos victorias consecutivas. De hecho, la estadística es la mejor del conjunto blanquiverde desde su debut en la máxima categoría el pasado curso. Y sólo la consiguió una vez. Fue curiosamente en su estreno en la elite, cuando dio dos zarpazos inesperados por la inmensa mayoría de los aficionados de España. Arrancó con tres puntos ante Osasuna Magna en Vista Alegre (1-0) y después obtuvo otros tres en su visita al Levante (2-3). Este seis de seis se produjo, en relación al segundo de los duelos, el 20 de septiembre 2019.

Más de 15 meses, por tanto, transcurrieron ya desde que el Córdoba Patrimonio de la Humanidad, entonces dirigido por Miguel Ángel Martínez Maca, encadenó dos triunfos. Después, tras más de media temporada en la 2019-20 y también más de media en la 2020-21, la actual, el conjunto blanquiverde nunca fue capaz de generar una mínima racha positiva en este sentido. Esta campaña no estuvo lejos de hacerlo tras superar al Barça, ya que en el siguiente encuentro, en Peñíscola, gozó de un doble penalti en el último suspiro para romper el 3-3 que fue definitivo. Curiosamente, en la jornada posterior estuvo por delante en el marcador del Palma Futsal, que terminó por igualar (2-2). Un poco más adelante, tras vencer al Fútbol Emotion Zaragoza (2-0) pudo lograr esta doble victoria, si bien dejó escapar un 0-2 en la pista de Osasuna Magna. Cabe reseñar, que entre medias hubo un encuentro de Copa que acabó amargamente.

Sea como fuere, dar el aldabonazo a uno de los aspirantes a títulos y conseguir así su segundo triunfo consecutivo depende de otro factor relevante. De conseguirlo, también acabaría el Córdoba Patrimonio de la Humanidad con otra ilusión, que gira en torno al deseo primero y al anhelo segundo. Esto es volver a sumar de tres lejos del Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre. Básicamente porque después de 44 partidos en la máxima categoría el conjunto blanquiverde apenas supo imponerse como visitante en dos ocasiones. La primera fue precisamente la mencionada en Paterna en la segunda fecha del campeonato 2019-20. Para la segunda hubo que aguardar diez contiendas de la presente campaña y más de 14 meses. El equipo de Josan González recuperó la sonrisa en feudo ajeno al derrotar, no sin esfuerzo, al Real Betis Futsal (1-2) el 1 de diciembre de 2020. Ya es hora de repetir, sobre todo para sellar un reto múltiple que, a la postre, significa ganar terreno en la zona baja.

Etiquetas
Publicado el
10 de marzo de 2021 - 05:20 h
stats