Uno es siempre mejor que cero

Saura, en el duelo con Burela de la primera vuelta.

No es el resultado deseable pero tampoco es negativo. De hecho, es favorable con la perspectiva de la clasificación y del objetivo a largo plazo. Aunque también tiene cruz la moneda: la pérdida del gol average ante un rival directo por la permanencia. Sea como fuere, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad no encadena su tercera victoria al tiempo que, sin embargo, sí cierra un ciclo de tres partidos sin conocer la derrota. Dato éste que no deja de ser positivo para el equipo de Josan González. Más si cabe tras un duelo en que careciera de efectividad y por lo visto en la segunda mitad no hubiera resultado injusto, quizá, un marcador adverso. Pero el Burela tiene que conformarse con la igualada (2-2) después de perder su acierto anotador en el descanso. El caso es que uno es siempre mejor que cero y con esta idea deben quedarse los califales, que además mantienen distancias en la tabla.

De entrada, el preparador del Córdoba Patrimonio de la Humanidad optó por un cinco inicial diferente casi por completo al último. En realidad, sólo Prieto repitió respecto del duelo con el Ribera Navarra. Con todo, Josan González mantuvo la misma idea que en ese reciente encuentro y en los anteriores. Un planteamiento que le aportó notables resultados y con el que buscaban los blanquiverdes su tercer triunfo consecutivo, por vez primera, en la mejor liga del mundo. Así, el cuadro califal ejerció una presión muy intensa sobre el Burela pero guardó la posición a media pista. De esta forma impedía la fluidez en el juego del conjunto gallego y además gozaba de las primeras llegadas a la meta contraria. Precisamente por esta vía acumuló sus primeros disparos el equipo andaluz, que cerraba un favorable inicio de partido.

Los cordobeses acumularon aproximaciones, como por ejemplo un chut de Shimizu que se marchó alto. Fue unos instantes después, camino del minuto 4, cuando tuvo su primera opción el Burela. Los lucenses montaron una rápida contra que deparó un 3 contra 1 muy peligroso. Alfonso Prieto estuvo atento en su área para cubrir y acabar con el riesgo de gol. El guardameta madrileño respondió también muy acertadamente a un tiro de Iago Míguez. Aun así, la ocasión más clara hasta ese momento fue la que disfrutaron Zequi y Pablo del Moral. Pero el cierre no consiguió rematar para batir a Edu. Aunque parecía un duelo abierto en por las alternativas, lo cierto es que el cuadro califal mantenía una absoluta solvencia en su trabajo de presión y recuperación. Por cierto, el cancerbero local, Edu, hubo de actuar ante Ricardo y Alberto Saura en dos acciones muy cercanas en el crono para evitar el tanto blanquiverde.

Si bien era el Córdoba Patrimonio de la Humanidad el equipo que más méritos había hecho para cobrar ventaja en el electrónico, fue la escuadra gallega la que se adelantó merced a un gol de Pitero. El pívot sólo tuvo que empujar tras una buena combinación de sus compañeros. Pero la alegría del Burela duró menos de 30 segundos, ya que Jesulito se sacó un tanto de magnífica factura para igualar casi acto seguido. Mandó el cuero a la esquina de la red, por alto, tras ir al interior desde la izquierda. El tanteador de Vista Alegre –el pabellón de la localidad lucense– marcaba el minuto 9 y a partir de ahí el choque entró en una fase de ligeras imprecisiones. El caso es que Iago Míguez volvió a golpear a los blanquiverdes después de una rápida salida a la contra. Culminó con el 2-1 al rematar un pase de la muerte tras combinación de Matamaros con Álex Diz. Resultaba un tanto injusta la derrota.

Al descanso se llegó con el marcador en contra para el conjunto blanquiverde. Y fue una lástima porque Shimizu tuvo hasta dos ocasiones en cuestión de segundos para empatar otra vez. El nipón envió al palo cuando lo tenía todo a su favor para anotar. En la siguiente tampoco acertó a batir a Edu. Le correspondía al Córdoba Patrimonio de la Humanidad, por tanto, dar un paso más en la segunda parte. Sin embargo, en la reanudación apareció ligeramente mejor sobre la pista el Burela. Aun así, las opciones en ataque no terminaban de producirse como reales ni por parte de los gallegos ni por parte del equipo dirigido por Josan González. Hubo que esperar, de esta forma, hasta el 26, camino ya del 27, para contabilizar una oportunidad clara. La firmó David Pazos, que estuvo muy pero que muy cerca de establecer el 3-1.

Un poco después fue Pitero quien, de manera inesperada, mandó el balón por la línea de fondo ante la meta de Prieto. Definitivamente, la iniciativa en cuanto a jugadas en la vertiente ofensiva en el segundo acto la tenía el cuadro gallego. Mientras, los califales trataban de permanecer en calma para buscar la portería de Edu e igualar. Pero si en la primera mitad no gozaron de efectividad, en esta ocasión no conseguían generar en área rival. Sólo deparó la reanudación para el Córdoba Patrimonio de la Humanidad, hasta el minuto 31, un tiro desde media distancia de Jesulito para tratar de sorprender al cancerbero local. Su chut se fue alto. Más clara la tuvo Zequi casi en el 33. Un robo prosiguió con envió en largo para Zequi, que en mano a mano ante el portero no tuvo opción de remachar en condiciones favorables por un bote. El duelo entró de pronto en unos instantes eléctricos pues David Pazos rozó el 3-1 otra vez. La madera ayudó en esta ocasión al conjunto blanquiverde, que en la siguiente acción gozó de posibilidad de empate. Boyos sacó un fuerte tiro que despejó el cancerbero lucense. En el 35 fue Alfonso Prieto quien se erigió en protagonista con una doble parada enorme.

Matamoros se plantó solo en área visitante y el madrileño repelió. Pero el balón cayó en los pies de Iago Míguez, que no estuvo rápido. Todo lo contrario que el portero del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, que se rehízo para despejar de modo salvador. Cuando peor momento parecía atravesar el conjunto blanquiverde surgió uno de los de siempre, Zequi, para equilibrar el tanteador. El gaditano hizo buena una pérdida de los gallegos en una indefinición atrás y anotó el 2-2. Con el empate en el electrónico fue quizá el Burela el que más quiso deshacerlo, aunque sin mucho acierto. También es verdad que el equipo dirigido por Josan González hacía su trabajo y se sostenía a la perfección en el plano defensivo. En éstas, con 45 segundos en el crono, los dos entrenadores procuraron jugar sus últimas bazas mediante sendos tiempos muertos muy seguidos. Y fue el califal el que apostó más fuerte al utilizar esquema de cinco en el último medio minuto. Aunque el resultado no varió ya.

Etiquetas
Publicado el
24 de marzo de 2021 - 21:27 h
stats