La 'fórmula Mendi' como reactivo para el Córdoba

Mendi celebra su gol contra el Lugo. FOTO: MADERO CUBERO
El delantero avilesino, que alterna al filial con el primer equipo, encarna el hambre de progreso a golpe de goles clave

¿Y si sale Mendi? En tiempos de crisis, con el Córdoba metido en un bucle perverso y la amenaza real del descenso, se buscan soluciones de impacto inmediato. Sean quienes sean, se llamen como se llamen y vengan de donde vengan. Chapi Ferrer recupera para el próximo partido a Xisco Jiménez, el nueve de referencia desde que llegó en el verano. El balear, una vez cumplido un partido de sanción, estará disponible para ser alineado en El Molinón. Lleva ocho goles marcados en la Liga. Más que nadie en un equipo que no sobresale, precisamente, por su producción atacante (es el número 18 en un ranking de 22, con 33 tantos en 32 partidos). También parece estar recuperado, según se deduce de su participación en los entrenamientos, el delantero Arturo Rodríguez. Llegó de La Roda en el mercado invernal y anotó un gol el día del debut. También llegó del mismo club albaceteño, pero en verano y sin traspaso de por medio, un chaval de 20 años recién cumplidos con un expediente digno de un veterano trotamundos y una colección de duras experiencias como bagaje. Muchos aficionados miran a Mendi como posible solución al atasco. Nada es descartable.

Sergio Mendigutxía, nacido en Avilés en 1993, se ha especializado en firmar goles trascendentes en el filial cordobesista. En la pasada semana abrió el marcador en el duelo ante el Algeciras, que terminó con 2-0 para una formación blanquiverde que aspira al milagro de la salvación después de un inicio pésimo. Mendi se ganó el jornal en El Carpio después de haber intervenido unas horas antes con el primer equipo ante el Real Murcia, en un partido que terminó con 1-1 en El Arcángel. El delantero vive a caballo entre los dos representantes blanquiverdes y en ambos le piden la misma función, su especialidad: marcar goles. Villa le hizo debutar con el primer equipo en un amistoso contra el Atlético de Madrid y Mendi marcó. También lo hizo el día de su estreno en Segunda División, ante el Barcelona B en casa (1-2). Después marcó un gol que valió un punto ante el Lugo (1-1). Con dos tantos en 165 minutos de juego distribuidos en cinco partidos, los ratitos de Mendi han sido rentables.

Mendi pasó por la cantera del Athletic de Bilbao -estuvo cerca de debutar con el primer equipo, con el que entrenó a las órdenes de Marcelo Bielsa- y, tras un percance de salud -sufrió un síncope, del que ya está restablecido-, anda reconstruyendo su carrera con una demostración de voluntad excepcional. Fue saltando de un lado a otro para reencontrar su mejor nivel, el que le llevó a la selección española sub 19 en su día. Vistió la camiseta del Collado Villalba, el Amorebieta y La Roda, transitó por el equipo de parados de la AFE y estuvo probando en Polonia con el Widzew Lodz. Nunca abandonó. Es joven y quiere ser futbolista. Tiene hambre y está viendo puerta. El Córdoba viaja en la próxima jornada (domingo, 17:00) a Asturias, donde nació Mendi, un chico que encarna la efervescencia juvenil de un futbolista más ansioso por demostrar algo que por escudarse en el pasado. El filial también se juega los cuartos el próximo lunes (20:30) en el San Pablo de Écija. Los técnicos decidirán si va a un lado, a otro o a los dos. La cuestión es que el Córdoba busca gol y Mendi lo tiene.

Etiquetas
stats