La forja de un rebelde: de Minuto 90 a Córdoba CF Futsal

El germen del Córdoba CF Futsal.

Su historia es de esas que asombran. La de crecer sin esperarlo. La del deporte más sincero. Por pura diversión. En una época en la que el dinero prima quizá más que nunca para forjar equipos de leyenda, es destacable la aparición -de vez en cuando- de humildes ejemplos de estructuras basadas principalmente en la ilusión. José García Román, al igual que muchos otros, vio el talento del fútbol sala cordobés, un potencial en crecimiento, aunque sin un equipo local para retenerlo. No obstante, lo que le diferencia del resto, es que él fue el único que se atrevió a dar el paso al frente y crear un equipo con un sello indiscutible: el ADN provincial. Así surgió en la campaña 2013-14 el CD Minuto 90 (actual Córdoba CF Futsal). Primero con Rafa Chofles en el banquillo, al que sustituyó al siguiente año Antonio Arellano, y su nombre es el de un medio digital de deportes que fundó el presidente, García Román. Una entidad que puso de nuevo sobre el parqué de Vista Alegre el rugir del balón en materia de fútbol sala en categoría masculina.

Una ciudad huérfana de dicha disciplina, que anhelaba una estructura con la que identificarse, añorando los años dorados del Adecor. Eso sí, pese a que el éxito sería prácticamente inmediato, los focos mediáticos aún tardarían en llegar. Con unas gradas casi vacías en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre, aquel equipo consiguió deslumbrar primero en el Grupo 1 de la Primera Provincial Senior y al año siguiente en el Grupo 17 de Tercera División, logrando dos ascensos seguidos, el segundo con los mismos puntos (61) que el Aquasierra FS. Ya era equipo de Segunda División B. Por aquel entonces ya vestían la azulona del Itea Automatismos CD jugadores como los hermanos Manu y David Leal, Juanra, Cristóbal o Dani Aranda (actualmente en el Software Delsol Mengíbar, equipo con el que han pugnado los cordobeses por subir a Primera).

Jugadores forjados en maratones de pueblo y en ligas provinciales, dispuestos a disfrutar de su disciplina favorita representando al máximo exponente de su ciudad. Sin embargo, ninguno de ellos imaginaba lo que estaba aún por ocurrir. “Cuando llegamos a Segunda B dije que esto era un árbol que había crecido a lo alto y ahora había que echar el tronco, pero es que no me han dejado”, comentaba entre lágrimas su presidente García Román, apenas unos minutos después de eliminar al Betis en las semifinales del play off de ascenso a Primera División.

Y así, la progresión ha sido instantánea. El rendimiento no cesaba en su mejora, pues del quinto puesto en su primer curso en el Grupo 5 de la categoría de bronce, llegaría al año siguiente un meritorio segundo puesto, rozando con las yemas de los dedos el ascenso matemático a Segunda División. Esa oportunidad llegaría por la renuncia del Cerro Reyes y la incorporación del Córdoba CF al proyecto, lo que propició la necesidad de formar una plantilla de plata en apenas dos semanas. Maca sustituyó a Antonio García -que emprendió una aventura en Vietnam- en el banquillo y el grupo se formó con un brasileño y un nutrido plantel de cordobeses. Así se presentó el Itea Córdoba CF Futsal en Segunda, siendo el equipo con menor presupuesto, aunque ello no impidió que se erigiese como el conjunto revelación. Una vez más, quemando etapas de manera prematura.

De hecho, los blanquiverdes se quedaron a un triunfo de clasificarse para la fase de promoción en su estreno en categoría profesional, tras ceder en la última jornada ante el CD UMA Antequera, a la postre equipo de Primera. Ese alma rebelde quiere seguir soñando y, de momento, no hay nadie que consiga despertarlo. Después de una temporada sobresaliente, ahora sí con un plantel plenamente local, el Córdoba CF Futsal ha conquistado el sueño de alcanzar la élite. Inimaginable no hace tanto. Seis años años después de su debut en provincial. Y el bloque sigue casi intacto.

Etiquetas
stats